Visitas

sábado, 17 de enero de 2015

Almería es de cine

Fragmento del Pregón del XXV Aniversario de la Coronación de Almería.
"Cuartetas de salutación":



 De nuevo vuelta a empezar
atusándome la voz
en este enero precoz
del salitre de la mar.

De la mar, la noche y día,
la fachada de tu falda
y la cancela esmeralda
de todo el mar de Almería.

De un “Portus Magnus” romano
y una mina salinera
y una bendita escollera
y un elíseo siempre a mano.

Que en el reino de los mares
siempre brillan las estrellas
para que atraquen sedares:
la flota de los omeyas.

En los feudos de “Pechina”
se levantan las murallas
de piedra de la “Almedina”
y de sal de la Musalla.

Y a la niña de Jairán
Almotacín le compone
todo aquello que emocione
a la esposa del sultán.

Vienen por ti los pendones
de León y de Castilla
y se estrellan en la orilla
de tus tres mil callejones.

Por los huesos de tus muros
“la más noble y más leal”
sólo pasa la moral
que se te cuela intramuros.

Genoveses y pisanos
te dieron blasón de historia
y escribieron la memoria
de los tercios castellanos.

Y entre iberos y ziríes
Almería se hizo puerto
del más honroso concierto
de las sedas nazaríes.

Vaya por la libertad
de su  color “colorado”.
Y va por cada soldado
y va por la Humanidad.

La novia del Andarax
tiene otro novio salado
¿Y quién no se ha enamorado
de ti, mi dama del mar?

En tus salobres costillas
nos sestea el Cable Inglés
y se parece a un ciprés
con cien mil escalerillas.

Musa que posa en un rito...
...¡Que Perceval te cincele
y te toque “Tomatito”
al par del “Niño Josele!”.

Ay si la Puerta Purchena
se quitara su aureola
y colocara en escena
la silla de Juan Lirola.

Y hueles a santidad
de beatísima mortaja
que te dejó en heredad
el bueno Diego Ventaja.

Creo que Gabriel anunciaba
catedrales de tres naves
que ponen ritmos suaves
a los pies de la Alcazaba.

Y como en ningún lugar,
niña de los siete mares,
por todos tus mil lugares
se nos desborda tu mar.

¡Cómo no, la más bendita!
la corona de este hogar;
te pido venia infinita:
Va por ti, VIRGEN DEL MAR.


No hay comentarios: