Visitas

domingo, 5 de octubre de 2014

Y HEROICA


Si algo le faltaba a la España de aquella guerra civil que fueron las campañas carlistas, que agravaban la crisis de la pérdida de las colonias americanas y que a su vez, habían golpeado tras la Invasión Francesa, en 1840 sube al poder Espartero, que aprovechando la tímida regencia de la viuda del rey (en minúscula, que era Fernando VII) y la minoría de edad de la discutida Isabel II, se hace con un control de España que sin ambages, podemos catalogar de dictadura. El General Espartero impone una censura sobre los diarios e impresos de la época, pone en venta los bienes nacionales, concede una amnistía sin precedentes y termina su catastrófica gestión, destituyendo a los ministros y al presidente que actuaba en su nombre, como si él mismo fuera un rey, para al fin, disolver las cortes. Aquella dictadura militar fue contestada por tres ciudades del sur, tres pueblos que por este orden, decidieron que ya era hora de dar por concluida la regencia despótica del militar y que Isabel II fuera la Reina de todos los españoles. Fueron, de la primera a la última, Málaga, Granada y Sevilla, con apenas días de diferencia entre unas y otras.

Pendón de Castilla regalado por los Reyes Católicos. 

Entre el 25 y 26 de mayo de 1843, los granadinos se despiertan al grito de LIBERTAD. Este último día, la Capilla Real de Granada presta el Pendón de Castilla a los sublevados, que, desde la Torre de la Vela, reproduciendo la escena de un 2 de enero de 1492, gritan a favor de la Reina y de España. Los gritos de “muera Espartero” se propagan a velocidades insospechadas; pronto, una nube de polvo se acerca a la ciudad. Proviene de ¡14.000 soldados! que sitian la ciudad, la cercan y están dispuestos a entrar a sangre por las calles de Granada. El propio Espartero, desde el Palacio del Cuzco de Víznar, o Palacio de Verano del Arzobispo, manda el ataque. Enfrente, Granada, con palos, piedras y en contra de la dictadura. Y la ciudad bloqueada, como si se estuviera reviviendo su Toma, 351 años después.


Acuden demócratas e isabelinos de Málaga, de Motril y de otras partes a socorrer Granada. Los militares que encabezan la sublevación, leales a Isabel II, se hacen fuertes en la Alhambra y los 10.000 soldados de caballería y 4.000 de infantería que cercan de manera dramática las calles granadinas y especialmente el regio recinto de los Palacios de la Alhambra, no consiguen el asalto a la Torre de la Vela. Allí, en todo lo alto de la fortaleza nazarita, el Pendón que dieron y ofrecieron los Reyes Católicos a Granada, ondea majestuoso y soberbio.

Sevilla se levanta sublevada y hastiada de la dictadura. Los soldados se repliegan y van abandonando plazas, calles y viviendas usurpadas a la fuerza. Antes de que termine mayo, la libertad, la legalidad, la legitimidad y por ello, Isabel II y España, han ganado. ¡¡¡Y ha ganado Granada!!! El 23 de julio, es derrocado el tirano y sube al trono, la jovencísima Reina. En agosto, el egregio e histórico pendón es devuelto a la Capilla Real que lo custodiaba y en la Catedral, se celebra una Solemne Misa por España, por Isabel II, Y POR GRANADA.

Primer escudo de Granada, del siglo XV, conservado en el Museo del Ayuntamiento. 
Sala de Comisiones. 

Aquella gesta llegó a oídos de media España. El 14 de agosto, cuando aún no hacía ni tres semanas que Isabel II y el nuevo Gobierno se habían hecho cargo de la Nación, se publica un Real Decreto que textualmente decía: “Deseando el Gobierno inmortalizar aquellos sucesos gloriosos y recomendarlos a la admiración de las generaciones venideras, ha decretado lo siguiente:

*La ciudad de Granada añadirá a sus antiguos títulos el de HEROICA.
*En el escudo coronado de sus armas se esculpirá el símbolo de la Torre de la Vela y el Pendón de Castilla enarbolado.

El Pergamino de la Concesión. 
Foto de Antonio María Claret, 

A día de hoy, muchos pensarán que aquello es asunto baladí, que a fin de cuentas significó añadirle a nuestro escudo un cuartel más y que la nueva condecoración hizo de Granada la segunda ciudad española con mayor número de títulos de toda España. El 5 de octubre de 1843, por tanto, tal día como hoy hace 171 años, llega a Granada el primer regalo personal de la Reina Isabel II, que aparte de estos reconocimientos fundamentales, quiere agradecerle a la ciudad de la Alhambra su fidelidad y de su peculio ofrece un cuadro con el nuevo escudo granadino en oro. Meses después, un 18 de diciembre, firma de su puño y letra una carta que refrenda los títulos, indica cómo queda el nuevo escudo, que estos regalos así como la carta manuscrita de Su Majestad se expusieron en la Calle Mayor de Madrid para que la Villa y Corte conociera de primera mano el valor de los granadinos y así, manda enmarcar en un soberbio y lujoso cuadro esta nota que vino a ser conocida como el “pergamino de concesión”.


Escudo actual, con el nuevo cuartel: la TORRE DE LA VELA, símbolo de la resistencia de Granada
y emblema de la victoria frente al tirano. 

Granada era Muy Noble, era Muy Leal, era Nombrada (y en el Mundo entero), era Celebérrima, era Grande... y desde 1843, HEROICA. Para que nadie olvidara que un día los granadinos, cercados, medio prisioneros de un ejército despótico, resistieron y le hicieron frente al tirano. Así que el hecho me parece de una importancia vital, por aquello de que tal vez, Granada debe de vez en cuando volver a reproducir aquellos hechos y levantarse a favor de la verdadera y legítima España y en contra del tirano. 

No hay comentarios: