Visitas

domingo, 27 de julio de 2014

Me suena a español

"La abdicación del Emperador Carlos". Tapiz flamenco de Reyniers y Leydams. 

Se cumplen hoy 450 años de la muerte de Fernando. Hermano del emperador Carlos I de España, fue el primer miembro de la Casa Real de los Austria nacido en suelo español, en Alcalá de Henares para ser más concretos. Su hermano le dejó el título imperial y conservó para España los territorios, no fue mal canje. Su vida azarosa, un matrimonio que le dispensó 15 hijos y las continuas luchas contra los otomanos granjearon su vida. Era la voz de Carlos de España en las Dietas y reuniones a las que no podía asistir el poderoso monarca hispano; pero casi al fin de sus días, al menos durante sus últimos 5 años, consiguió que su hermano le concediera el título imperial. Su sobrino, el futuro rey de España Felipe II, se avino a las decisiones paternas. Fernando fue un emperador español en Viena que dio origen a una archiconocida frase que aún hoy, se sigue repitiendo.

Los españoles solemos decir cuando no entendemos algo, que “nos suena a chino”. Quizás porque su alfabeto, su particular pronunciación y la poco frecuente presencia de la cultura china en nuestro país, hasta hace relativamente poco, nos sugería algo indescifrable, complicado y raro. Pero no somos los únicos que apelamos a otras culturas e idiomas haciendo referencia a algo incomprensible. Sin ir más lejos, países centroeuropeos suelen decir, en los mismos términos que nosotros con el chino: “Das kommt mir spanisch vor”.

El Emperador Carlos presidiendo una de las sesiones de la dieta, contra Lutero.

La frase significa literalmente “esto me suena a español”. Y no es que la dificultad de nuestro idioma asuste a los pueblos germanos, puesto que el origen de la expresión tiene que ver con la historia, con nuestros primeros Reyes de la Casa de Austria (los hermanos Carlos y Fernando) y con lo que sucedió en la primera Dieta de Worms, la reunión de los príncipes electores del Sacro Imperio Romano Germánico presidida por el emperador Carlos I de España, y V de Alemania. Pero precisamente lo que se le criticaba en nuestro país cuando en 1517 llega para hacerse cargo de la herencia de sus abuelos, es lo que se le va a achacar en la ciudad de Worms: costumbres “españolas”.


"Alegoría de la Abdicación del Emperador Carlos". 
Frans Francken el Joven, ca 1620.

A Fernando, el hermano de nuestro Emperador y que hoy recordamos en el 450 aniversario de su muerte, la cosa se le puso más negra si cabe que a Carlos, porque su catolicismo sin tacha y la imposición de tradiciones y prácticas aprendidas en Alcalá de Henares, lo tacharon de incomprensible e inescrutable. Los vieneses solían decir que la corte estaba llena de españoles o de altos funcionarios con usos españoles (todavía hoy Viena tiene muchas huellas españolas, desde la Escuela Ecuestre a su famoso parque Prater, que toma el nombre del Prado madrileño) y aquello, ininteligible a la germánica forma de la corte de Hofburg, terminó por patentar la expresión “me suena a español”, como algo incomprensible.

Retrato del Emperador Fernando, el primer Habsburgo español.

A día de hoy, la frase se repite en República Checa, en Eslovaquia o en Alemania; y no es más que esa fobia a lo español que acuñamos, en nuestra condición de primera potencia... Más aún, en nuestra condición de gobernar Occidente pero de sentar además en otros tronos, nada menos que en el del Sacro Imperio, a un español de pura cepa, un hijo de Alcalá de Henares.


Alegorías hispánicas en el Palacio Troja de Praga. 

Como curiosidad, nos basamos en un informe que en 2009 el Foreign Office (dicho de otra manera, el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido) publicó tras las sucesivas preguntas e investigaciones que llevó a cabo a lo largo de todo un año a sus diplomáticos, embajadores y funcionarios. Lo que le interesaba al Foreing Office era dilucidar cuál era el idioma que más dificultad le costaba aprender a un inglés-parlante. El resultado, fue que era el euskera, por delante del húngaro, el chino y el polaco. El más fácil, el español. 

No hay comentarios: