Visitas

miércoles, 2 de abril de 2014

Granada en la Catedral de México

El soberbio diseño de Siloe para la Catedral de Granada,
 convertido en el modelo imitado de Catedrales de medio Mundo

Las primeras catedrales de Hispanoamérica van a tener en los grandes proyectos españoles su referencia. Puebla de los Ángeles o México, las dos soberbias construcciones catedralicias del nuevo continente, nacen con los ojos puestos en la de Sevilla, sin embargo, al estar en obras y ejecución la Catedral de Granada, pronto ésta se convierte en el modelo escogido. Cuando en 1552 se solicita de España y del Consejo de Indias en concreto, la liberación de fondos para la erección de los suntuosos templos de las diócesis mejicanas, Siloe sigue trabajando (como lo hará hasta su muerte) en la Catedral granadina. Además, ha contado con el visto bueno y la aquiescencia del Emperador, que entiende desde 1528 que el proyecto de Diego de Siloe en Granada es el modelo “a lo moderno” que combina a la perfección la tradición hispana y los nuevos adelantos.

Dos son los arquitectos que se fijen en la forma renacentista de Siloe para sus obras: el vizcaíno Claudio de Arciniaga en Puebla de los Ángeles y el extremeño Francisco de Becerra en la de México. Todo lo granadino está allí: en los soportes que Siloe inventa a partir de Serlio, en las cubiertas que Vandelvira, discípulo en Granada de Siloe, patenta en Jaén, en la configuración espacial... pero aún queda la última de las influencias granadinas, la mayor, más sentimental y rotunda, dentro de la soberbia catedral capitalina de los mexicanos.

Hay una capilla que sirve de basamento de una de las torres campanario. Tres magníficos retablos churriguerescos y la condición de antigua sacristía de los canónigos la hizo especial, dotada y rica. Pero fue a raíz del deán, Francisco Moreno y Castro y a expensas de su hermano el Marqués de Valle Ameno, cuando se enriquece estética y artísticamente y empieza a recibir el nombre actual. Un 9 de septiembre de 1738, Alonso Francisco Moreno y Castro toma posesión como deán catedralicio y de inmediato, se fijó en este espacio sacro de la magna catedral de los mejicanos para descansar allí eternamente. Aquí precisamente, se conserva la pila de bautismo de San Felipe de Jesús, el primer santo mexicano.

Y se consagró con nuevo nombre, el mismo que conserva a día de hoy: Capilla de Nuestra Señora de las Angustias de Granada. Así, en 1738, haciendo referencia a la Patrona de la ciudad de la Alhambra, cuando todavía ni lo era pero cuya fuerza devocional no tenía ya explicación siquiera. ¿Cómo se puede explicar que a más de 9.000 kilómetros de distancia, la más suntuosa y predilecta de las capillas de la Catedral Primada de México se rinda y dedique a la Virgen de los granadinos?

La figura de Moreno Castro es la de un motrileño, bachiller en artes por la Universidad de Granada y con beca teóloga en el Colegio Imperial de San Miguel de Granada. Sus años de estudio, residencia y academicismo en la ciudad de la Alhambra fueron el acicate suficiente para que minara en él la imagen pietista de la Virgen de las Angustias. Consiguió las mayores dignidades eclesiásticas en la Primada de México, siendo el gobernador del Arzobispado. Además de escritor dedicado a asuntos históricos, en 1737 consigue que la Virgen de Guadalupe sea proclamada por Roma como Patrona de México, de manera que a un paisano le debe el pueblo hispanoamericano la devoción a su más internacional y arraigada advocación mariana.


Pero aún hoy, sigue dejándose notar la huella granadina incluso en lugares que distan más de 9.000 kilómetros de esta ciudad. Y es el arte y las cuestiones de fe las que proclaman esa prosapia histórica que un día fue tan importante. 

No hay comentarios: