Visitas

domingo, 13 de abril de 2014

Fragmento del Pregón de la Entrada en Jerusalén de Guadix, 2014

Gloria a Dios en las alturas
donde la altura es escena
loada cabalgadura
del Mirador Magdalena.

Ay alfoz de San Miguel,
Mirador del Almorejo
a la sombra de tu tilo
Dios es luna y es espejo.

Y el Fardes hacia el final
es frontera bendecida
del bautismo en el Jordán
de la promesa cumplida.

Marcad las Cuatro Veredas
y dejad que las ascienda.
Las cuestas son arboledas
forjadas por la leyenda.

Voy camino a San Miguel.
Dios espera en el Sagrario
y en el divino escenario
de sus calles a tropel.

No me pierdo en el camino
que la fe sirve de mapa;
mas si acaso, en el oído
me dirige un buen vecino
de pico, copa y de capa.

Traigo a Dios en estallido,
en cada verso y renglón
y acompaña mi camino
Pedro Antonio de Alarcón.

Abridme Arcángel Miguel
que soy de la aristocracia
por ser otro hijo fiel
de Nuestra Madre de Gracia

Y llego entre los blasones
del Palacio Peñaflor;
bajo urbanas impresiones
del pincel de un buen pintor.

Estallan predicadores
en mudéjares sillares
“Domini canis” de amores
al de Guzmán encontrares.

Un legionario del Cielo
y un santo predicador
y el sagrado ministerio
de defender al Señor.

Voy a Ti, Rey verdadero
Espera, por caridad
y aguarda con la humildad
de ese jumento platero.

Ligero soy de equipaje.
Traigo sólo tu verdad
empapado en el mensaje
que no me quiero callar.

Rey del Amor, que ya llego.
Monarca de Paz, ¡presente!
Entra en mi pecho caliente
que os necesito y anhelo.

Soberana tu verdad...
Cruza mi puerta y conquista
con tu regencia inmortal
mi angulosa alma de arista.

Majestad, abre tu puerta
que este mi pueblo os espera.
Mi Guadix  tiene ya abierta
sus devociones primeras.

Y vente y éntrate en él.
Grande, santo y principal;
olivo, palma y laurel
para tu Entrada Triunfal.
Que no le basta año a año
tu caminar soberano.
Guadix es todo un rebaño
que bala y gime en cristiano.

Por eso entra y no salgas;
nunca jamás lo abandones
que aquí hallarás las razones
por las mismas que cabalgas.

Todo Guadix es pregón.
Tu Hermandad, voto sincero.
San Miguel el corazón
y este barrio el pregonero.

(Cuatro semanas mi salgue).
Y ya las horas contamos
para que Dios nos cabalgue
otro Domingo de Ramos.

El Niño aquel de Belén
se acerca. Yo sé que abrís.
Que no entra en Jerusalén
sino a su Casa: Guadix.

No hay comentarios: