Visitas

jueves, 3 de abril de 2014

El primer libro de Granada

El alemán Johann Gensfleisch llevaba más de diez años trabajando en su máquina. Lo único que deseaba era igualar a aquellos chinos que llevaban casi 500 años haciendo libros de manera rápida, barata y eficiente. Sería la mejor manera de esperar una vida mejor que la que le espera como orfebre del Sacro Imperio. Tal será así, que hasta ha cambiado su apellido por el de Gutenberg. Y así, diez años después, a base de sufrimiento, esfuerzo y pericia, consigue en 1450 hacer la primera impresión europea de la historia, el conocido como  “Misal de Constanza”. Siete años después llega un Salterio, la “Biblia de 42 líneas” y así hasta catapultarlo al Olimpo de la fama. Gutenberg, hace 564 años,  nos dejó la más importante de las contribuciones de la Humanidad.

La imprenta, es un ejército de 26 soldados de plomo con el que se puede conquistar el Mundo. Nunca antes se había oído una verdad tan rotunda y una frase tan expresiva que dijo el propio Gutenberf. La cultura ya estaba al alcance de la mano, y el pueblo que la aprovechase sería mejor. Y es aquí donde aparece nuestra Granada, una de las primeras ciudades españolas en contar con un taller de impresión y especialistas capaces de producir libros. Junto con Sevilla, protagonizarán nada menos que en el siglo XV, la revolución de la cultura nacida en la población de Maguncia.

Johann Parix, instalaba la primera imprenta española en un pueblo de Segovia llamado Aguilafuente; de allí salió el primer libro español imprimido: onde "El Sinodal de Aguilafuente”, un libro litúrgico que vio la luz en 1472. No pasarán muchos años para que el primer arzobispo de Granada tras la Reconquista, Fray Hernando de Talavera, envíe buscar a dos impresores alemanes que habían instalado en la ciudad de Sevilla el revolucionario invento. Y así, desde finales de 1493, 4 impresores alemanes se afanaron en componer un libro bajo encargo de Fray Hernando de Talavera, entonces confesor de la reina Isabel, que vería la luz en 1496.

Portada de Vita Christi, primer libro editado en Granada

Se trataba del primer libro impreso granadino. El “Vita Christi”,  del fraile Francisco Jiménez, fue bautizado oficialmente el 3 de Abril de 1496, hecho a base de 47 cuadernos en pliegos, o lo que es lo mismo, 378 hojas de folio. Granada acababa de entrar en una nueva era que se traduce como cultura, desarrollo y prosperidad. Gracias a la imprenta, el Mundo es hoy lo que es.

Prólogo de "Vita Christi", primer libro editado en Granada

Aquel mítico libro impulsó la llegada de impresores a Granada, como Juan Valera de Salamanca (estuvo en activo desde 1504 a 1508, Andrés de Burgos y otros que dejaron paso a la primera imprenta netamente granadina, creada nada menos que por Sancho y Sebastián de Nebrija, hijos del mítico y legendario gramático Antonio de Nebrija, que dio las reglas de la Lengua Española. Desde 1534 y hasta 1555 y luego con el nieto del gran Nebrija, es decir, Elio Antonio de Nebrija, hasta 1589, la imprenta de Granada se convertía en una de las referencias de España y fiel contribuidora a que la cultura campara por los días, los pueblos y así hasta llegar a nosotros. Sin todo el saber imprimido en los millones de libros, la Humanidad nunca  hubiera sido la misma. Y en una ciudad como Granada, la cultura es casi parte del paisanaje.


Una efeméride importantísima: 518 años del primer libro impreso granadino

No hay comentarios: