Visitas

jueves, 21 de noviembre de 2013

Pablo Heras-Casado

Estaba predestinado para la música, no en balde nació hace hoy 36 años en la Víspera de la Fiesta de la patrona de los músicos, Santa Cecilia. Desde entonces, y tras 18 años de incansable dedicación al mundo orquestal, el granadino Pablo Heras es uno de los más reputados directores de orquesta en el Mundo y forma parte de una muy selecta nómina de directores españoles que triunfan en la geografía universal con una batuta como herramienta.

Desgranar su currículo es ardua tarea; estamos ante alguien que con 17 años había fundado Capella Exaudi, el grupo dedicado a los grandes barrocos españoles; poco después, funda la Orquesta Barroca de Granada, sin haber cumplido los 30 años gana el Concurso Internacional de Directores organizado por el Festival de Lucerna y desde entonces, ha sido llamado para ponerse al frente de las más importantes Orquestas del Mundo en los más emblemáticos escenarios.

Desde aquel debut en la Iglesia de San Ildefonso de Granada, pasando por sus estudios de Historia del Arte en la Universidad de Granada, la dirección de la Ciudad de Granada o su cargo como asistente de la Ópera de París, ha actuado en Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, Holanda o Suiza entre otros, y dirigido a la “Canadian Opera Company”, la “Orquesta del Festival de Lucerna”, la “Orquesta Barroca de Friburgo”, la “Ópera de Los Ángeles”, la de Chicago, la Orquesta real del Concertgebouw de Ámsterdam y se convirtió hace dos años en el Director Titular de la Orquesta St Luke´s de Nueva York. Para colmo, ha tenido el inmenso placer de dirigir a una de las tre mejores orquestas del Mundo, la Filarmónica de Berlín.

Es el adalid del nuevo director de orquesta, el arquetipo de profesional que tras logros impensables para la mayoría, reconoce que ha de seguir trabajando para crecer y todo ello, teniendo en cuenta que hace hoy 10 días debutaba en el Metropolitan de Nueva York al frente de su orquesta con Rigoletto de Verdi, que a lo largo de 8 actuaciones dejará sus cualidades ante el fiel público neoyorkino, que ya sabe de su hacer en el Carnegie Hall donde normalmente se celebra la temporada de conciertos de la orquesta que dirige.

El Diario El País lo catalogó uno de los 100 personajes del año. Pero además de haberse escrito de él que se convertirá en el mejor director de orquesta español de todos los tiempos, si no lo es ya, lo mejor de todo es que cada hueco que posee lo emplea en regresar a Granada, a su casa del Albaicín y en decir en Manhattan, donde trabaja, ensaya y demuestra los méritos musicales que atesora, que es granadino, haciendo patria chica que de manera escueta le devolvió su tierra con la Medalla de Honor de la Fundación Rodríguez Acosta, la máxima distinción de la ciudad, la Medalla de Oro y el cargo simbólico pero justo de "Embajador de Honor de Granada".


Pablo Heras Casado cumple hoy 36 años y a los amantes del arte y la cultura se nos llena la boca apelando a su trayectoria, mezcla de un orgullo de paisano y de admirador de los que triunfan en el Mundo con su esfuerzo y su trabajo. 

No hay comentarios: