Visitas

jueves, 14 de noviembre de 2013

Louise Brooks, el mito del cine mudo

Fue posiblemente la actriz más inteligente y personal del cine mudo, icono del cine culto, la que introdujo el look femenino por excelencia de la época y que ha vuelto una y mil veces de moda, la que elevó a la categoría de mito los diseños de Chanel y la que juega con la imagen casi andrógina de moda unisex. El peinado Brooks (flequillo recto, melena lacia, puntas hacia adentro...) aparece y reaparece gracias a ella y además cargado del sentido que la actriz le dio: acabó con la imagen de la actriz de ropa ligera y la revistió de intelectualidad y elegancia. Los años 20 del pasado siglo tuvieron en la gran pantalla, un nombre dominante: Louise Brooks, que nació en un ambiente cultivado en el que su padre llegó a reunir tal cantidad de libros en su casa de catorce habitaciones, que los cimientos de la biblioteca se vinieron abajo.

Entre rodaje y rodaje leía; leía en casa, en el trabajo y en la cama... leía y leía mil veces y era la estudiante perfecta en la clase y el temor de los vecinos en la calle, haciendo gala de una rebeldía propia de un chico. No olvidemos que estamos en una sociedad de hace 100 años. Fue precoz hasta en los asuntos sexuales: se enamoró con 14 años de un adulto casado, al que en su biografía denominó “corruptor sexual de su juventud”. Pero su trayectoria sexual empezó a los 9 años, provocando a un pintor que reparaba las paredes del domicilio familiar.

A los 15 años se la disputaban las compañías de espectáculos. Era irresistiblemente guapa y con un carácter fuerte. Su intelectualidad  cohibía a los compañeros de actuación, a los autores y a los pretendientes. Vivía en el barrio bohemio de Nueva York y empezó a ser conocida como “La Orquídea Negra”. Con 15 años podía dar clases de sexualidad y reprochaba la doble moral de la sociedad americana. En su primer viaje por Europa bailó un charlestón que conmocionó los cafés parisinos y le supuso una amistad gigantesca con Marlene Dietrich. Con su vasta cultura era el temor de los críticos, especialmente los literarios. A los 18 años publicó una crítica en el New York Times que agitó la prensa de la época. Los colaboradores habituales temieron perder su trabajo y la rivalidad no tardó en estallar. Mientras, Louise Brooks disfrutaba de fiestas bañadas en alcohol, la compañía de la bohemia intelectual más progresista y las conversaciones sesudas impropias de una mujer de 1925.

Y ese año conoció al único hombre que consiguió apabullarla: Charles Chaplin, con el que se encerró en una suite del lujoso Hotel Ambassador dos meses junto con otras parejas, consagrándose a interminables orgías, sesiones de piano y actuaciones improvisadas. Los productores no se atrevían a decir públicamente nada de su “liberación sexual” pero sí explotaban comercialmente su tendencia liberal. Acuñaron como reclamo de las películas el término “eso”. Se referían al sexo, de manera que Louis Brooks se convertía en la primera sex symbol del cine. En Hollywood nadie podía retarla intelectualmente hablando y fue así como enamoró al director Georg Pabst, que la escogió entre 1.600 aspirantes para que encarnara a Lulú en “La Caja de Pandora” Destronó a Marlene Dietrich y encarnó a la amante adúltera, la mujer liberada que corrompía la moral alemana del II Imperio y se reía del género masculino. Le tocó hacer luego “Diario de una chica perdida”, con escenas impensables para el año 1929. Por primera vez en la historia, se trataba de forma abierta temas como el lesbianismo, sin olvidar una crítica social que el público no captó.


Tras su periodo europeo algo le hace cambiar... se convierte al catolicismo, es inspiración para la figura gráfica de una dominatrix (ValentinaI), su vida es llevada a la prensa en una tira cómica, dos de 24 sus películas se consideran obras maestras del séptimo arte y se inmortaliza como la más genial de las actrices mudas de la historia. Moriría sin conseguir superar la adicción al alcohol, a los 78 años; pero nació tal día como hoy, hace 108 años, la bellísima e irresistible Louise Brooks. 

No hay comentarios: