Visitas

lunes, 4 de noviembre de 2013

Emilio Herrera, el Verne Español

Fue en la castiza calle de San Isidro, en el Barrio de San Antón donde nació el precursor de los viajes espaciales, el revolucionario de la aviación mundial y el padre del traje espacial. Fue en Granada donde vio la luz un militar de principios intachables y enormemente servicial, ingenioso, precursor y sobretodo, fiel y honorable. Fue este granadino el que hizo uno de los primeros vuelos del Mundo, el que pilotó desde España a América un zeppeling, el que conocía y trataba a Einstein o el que viajaba invitado por Academias y Universidades de medio Mundo, dejando claro su altísimo talento y su formación sobresaliente. Fue don Emilio, un preclaro español y un preclaro granadino que sin embargo, se le recuerda con una tibieza digna de enojo.

Junto a Alfredo Kindelán realizó un año antes que los hermanos Wright, una exhibición aeronáutica. Atraviesa el Estrecho en 1914, crea la primera escuela de pilotos en 1915,  funda en 1918 la primera  línea aérea transoceánica, se convierte en el primer hombre que realiza la circunnavegación aérea del Mundo, recorre en un dirigible más de 3 millones de kilómetros en 1919 y es uno de los fundadores y primer director de la  Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos, además de crear en 1935 el Laboratorio Aéreo de Cuatro Vientos, patentar un sistema de doble proyección geográfica y un flexicalculador para resolver funciones matemáticas e integrales elípticas y oponerse en 1945 al uso de la bomba atómica.

Distinguido por el Rey Alfonso XIII, cuando estalló la República acompañó al monarca al exilio y le pidió permiso para seguir trabajando en España y por España, aunque fuera una República, que le concedió el Rey. Un gesto de honor y patriotismo digno de estudiarse en los colegios. En 1936, inventaba el traje espacial; prueba de ello es que en 1969 la NASA, le hacía entrega a un colaborador suyo de una piedra lunar traída expresamente por Neil Amstrong en reconocimiento por su aportación. Pero la historia de su negativa a participar con la NASA es quizás hasta más romántica, idealista y honoraria: cuando los norteamericanos le ofrecieron a Herrera trabajar para su programa espacial con un cheque sin limitaciones en ceros, él pidió que una bandera española ondeara en la Luna, pero le dijeron que sólo ondearía la de Estados Unidos". Y el ilustrísimo granadino don Emilio Herrera, rechazó la oferta.

Católico inquebrantable y monárquico convencido, sin embargo fue fiel a la República, ostentando incluso la presidencia de la II República en el exilio. Murió en el exilio en 1967, pero regresaría a su patria, chica y grande, donde descansa desde no ha tanto en el Cementerio de su Granada natal, el precursor, el que predijo 33 años antes que un hombre podía andar a más de 30.000 metros de la atmósfera terrestre y el que contribuyó a que la aviación sea lo que es.



¡EL JULIO VERNE ESPAÑOL! ¡EL JULIO VERNE DE GRANADA!

No hay comentarios: