Visitas

domingo, 23 de junio de 2013

Himno de Granada

El 30 de julio de 1900 nacía en Toledo Emilio Cebrián Ruiz, que al aprobar las oposiciones de Director de la Banda de Música de Jaén se convertirá en el compositor más aclamado para lo cofrade de su época. Autor de Nuestro Padre Jesús, de donde proviene el Himno de Jaén (1935) o de Macarena, marcha de entre las clásicas (1943), un accidente lo precipita desde un balcón, falleciendo de manera fortuita y trágica el 3 de octubre de 1943. Pero antes, le dio tiempo a dedicarle media docena de composiciones a Granada, entre ellas, Churumbelerías (1934) o “Una noche en Granada (1937), complicado poema musical de tres partes y efectismo sin igual.

En 1932 el famoso compositor Agustín Lara escribía para el cantante Pedro Vargas, el “tenor de las Américas”, Granada. Fue grabada por vez primera en 1944 y convertida en Himno de la ciudad, pero no fue el único himno que la ciudad tuvo. Corría el año 1934 y el director de la Banda Republicana, antes de Alabarderos, Don Emilio Vega, que había sido maestro de Cebrián, le solicitó una composición para su Banda con la que interpretar un cántico a la capital de la Alhambra. Así fue como el Himno de Cebrián con letra Luís Sánchez Díaz Guerra que viene a decir:

Bravo y gentil, a espadas cristianas,
rindió Boabdil tus llaves arcanas.
Es tu Albaicín, venero gitano,
bello jazmín que aroma tu altar.
Tu armiño y sol, tu Sierra Nevada,
flor encantada, baluarte de ardor,
cármenes mil, luceros de plata,
de tu pensil, mil nidos en flor

Estribillo:

Divina Granada, la de los árabes llorada,
vergel de belleza, joya del arte y la nobleza.
Divina Granada, rosa cañí de Andalucía,
palillos, guitarras, tu aire perfuman de alegría.
Eres harén de encanto gitano,
tu “Vela” es orgullo español,

¡Divina Granada, orgullo español!




Juzguen ustedes cuál gusta más.

1 comentario:

José Miguel Moreno Sabio dijo...

Una pequeña matización a esta excelente entrada, David.
El himno de Jaén no proviene de la marcha Ntro. Padre Jesús, sino que Cebrián, autor de ambas composiciones, utilizó el tema del trío de himno como contrapunto del tema del trío de la marcha. Además, si te fijas te darás cuenta de que el material musical de la introducción de la marcha proviene del tema de la introducción del himno sometido a un proceso transformativo técnicamente conocido como "variación". Este motivo aparece desarrollado de manera bastante parecida tanto en la primera parte del himno como en la correspondiente parte de la marcha. Si se conoce el himno bien, al oír la marcha se comprende porqué apostilla Cebrián en el encabezamiento de la partitura de la misma "sobre motivos andaluces" (lo que le falta decir es que son motivos propios).
Saludos.