Visitas

martes, 21 de mayo de 2013

José Mourinho


El refranero español debería imprimirse y exportar al Mundo entero como el mejor libro de autoayuda, como el mejor documento profético de la Historia. Una de sus entradas sería: “lo que mal empieza mal acaba” y con ésta, resumir estos tres años donde los madridistas hemos vivido callados y estupefactos la degradación de la “marca” Real Madrid hasta la extenuación. Porque si en las declaraciones posteriores a la derrota de la final de la Copa del Rey el responsable técnico de la plantilla en un ejercicio de verismo calificaba “su temporada” 2012/2013 de FRACASO, se le olvidaba además que a niveles de opinión pública, nunca antes el club que ha querido hacernos ver que defendía, ha quedado tan maltrecho. Desde la llegada del luso, el fútbol español se ha vivido de otra manera, eso es cierto: de la rivalidad, quizás excesiva en ciertas ocasiones, hemos pasado a un odio visceral en estado puro y duro, unido a cuestiones que dejarán mella difícil de sanar en la entidad de Concha Espina, en la Selección Española, en la figura de profesionales deportivos intachables, en las relaciones con otros clubes y en definitiva, en el clima que ha de regir en el deporte, vulnerado, pisado y arruinado.

Es una realidad. Ayer tarde,  José Mourinho dejaba oficialmente de ser entrenador del Real Madrid tras un drama más allá de lo deportivo que él mismo ha alimentado y que jamás ha querido parar. Se va él, no lo echa la institución blanca, aun cuando a lo largo de su historia, ésta jamás ha sido tan condescendiente como con el técnico de Setúbal. Y como se va él, de nuevo el refranero español para explicar todo bien claro: “a enemigo que huye, puente de plata”. Porque el que abandona el barco es él y sólo él, el que deja al Real Madrid en circunstancias deportivas decepcionantes, en un clima de tensión preocupante y demostrando que todas las cifras y datos que avalaban su “calidad” no han sido más que eso, cifras, es el luso que desgraciadamente, hemos padecido.

Nunca antes el madridismo ha tenido como principal enemigo al madridismo. Como si no bastara el odio despertado por sus actitudes que en cualquier tribunal de justicia serían consideradas como “falta”, como si no bastara con decenas de declaraciones en las que los árbitros, los rivales, la afición, la plantilla, los trabajadores de los clubes encargados del mantenimiento del césped, la UEFA o como remate del despropósito y absurdo, hasta UNICEF, conspiraban contra él, se va haciendo que una legión de aficionados que poco respeto tienen por 111 años de historia se enzarcen en discusiones viscerales contra otra buena parte de madridistas que nunca lo defendimos pero hasta el día último de su cuota de participación el Madrid, no hemos querido decir nada por prudencia, por elegancia y por no caer en lo que él mismo ha despertado: fútbol en base a la degradación del honor, del buen gusto y de la educación. Como ya no tiene nada que ver con el Real Madrid, los buenos aficionados a la elástica blanca estallamos de júbilo y consideramos que es hora de romper nuestro silencio. Y además, de denunciar que ni esto ha sido el Real Madrid, ni esto ha de volver a verse en el deporte español... So pena de querer parecernos al fanatismo de países en vías de desarrollo.

DESPRECIO AL MADRID

Que nadie olvide que es él el que se va. Nunca antes nadie gozó de tanto poder desaprovechado, de tanta libertad de movimientos y de tantos aparatos y vehículos oficiales de comunicación para usar a su antojo al Madrid. Nunca nadie como Mourinho ha recibido tanto calor devuelto simple y llanamente en mediocridad futbolística, resultadista y mal educada. Se ha reído de la presidencia, a la que ha usado a su antojo. Ha de tener muy presente esto Florentino Pérez si el 16 de junio resulta de nuevo elegido, maltrecho y tocado por dejar que alguien que nunca comulgó con un centenario pasado y un centenario modo de ver el deporte, haga de la institución merengue su trampolín particular. Mourinho sólo ha pensado en sí mismo. No le ha importado el éxito si no es porque le beneficiaba particularmente y se marcha sin conseguir nada de lo que se propuso y dejando en el mismo estado que antes de su llegada al equipo.
 
LOS RESULTADOS

Si alguien avala su trayectoria en base a haber disputado tres semifinales de la Liga de Campeones, ni conoce el pasado del Real Madrid ni jamás ha visto al pretendido equipo de sus amores. En un club como este, llegar a una semifinal no puede jamás ser sinónimo de triunfo. Primero, porque lo ha hecho en 21 ocasiones de la máxima competición europea, luego 18 veces antes que Mourinho el Real Madrid había logrado tan pretendido éxito. Si me justifican que el papel europeo del Madrid antes del luso era penoso, he de decirles que precisamente por eso se destituían a los entrenadores, por incapaces, estando al frente de las mejores plantillas del Mundo. Ha sido el caso de Mourinho, que ha gobernado siempre, una de las 4 mejores, sino más, no sabiendo explotar como mínimo, el subcampeonato. Pero si a resultados nos agarramos, entonces hemos de recordar que ha disputado en estos 3 años 11 títulos, de los que ha ganado 3. Estadísticamente, un equipo como éste capaz de ganar el 27 % de lo jugado, es simplemente, UNA DERROTA, UN FRACASO, UN ESTRÉPITO.

La confirmación de todo esto no ha sido más que las propias semifinales de la Liga de Campeones; los partidos de ida regurgitaron al Real Madrid. El primer año, el Barcelona ganó con una diferencia de 3 a 1. El segundo año, puede que se hicieran las cosas mejor, pero al cabo en este, el partido en Dortmund sognificó la segunda mayor derrota en Europa del Madrid, y la más abultada desde hacía 24 años (abril de 1989). Esto nos hace pensar que Mourinho no ha sido tan bueno como nos creemos.

Pero hablemos de la rivalidad eterna con el Barcelona, el equipo que dicen algunos, ha quedado igualado, cuando no superado por el Madrid. Los datos están para algo. En la primera temporada, el Madrid perdió en dos ocasiones, empató en otras dos y ganó en la prórroga y raquíticamente por un gol. El resultado de ese año fue 9 goles del Barcelona frente a 3 del Madrid. Y un contundente 5-0 que nos pintó la cara. No parece una gran mejora, habida cuenta que el año anterior con Pellegrini, fue un 3-0 a favor de los catalanes. El segundo año, fueron tres derrotas, dos empates y una victoria. En el cómputo final, el Barcelona marcó 13 goles y el Madrid 10 goles, luego no sé dónde ha visto la gente que se frenara al equipo culé. El tercer y último año, se ha dado la vuelta relativamente. De los seis enfrentamientos de la temporada presente, el Real Madrid ha ganado en tres ocasiones, se ha empatado dos veces y se ha perdido una, con un resultado total de 12 goles del Madrid y 9 del Barcelona, o lo que es lo mismo, en estos tres años, tras 17 enfrentamientos con el máximo rival, el Barcelona ha ganado 6 veces y le ha metido 31 goles; el Real Madrid ha ganado 5 veces y le ha metido 25 goles. Y al cabo, 6 empates. Luego las cifras hablan... No ha parado al Barça. Y no lo ha parado porque el Barcelona en estos tres años ha ganado 11 títulos frente a los 3 del Real Madrid.

Es más, tras 14 años de derrotas, tras 26 partidos sin conocer la victoria, José Mourinho puede estar tranquilo: se lleva en su haber quedar convertido como el primer entrenador de una larga lista, derrotado por el otro rival histórico, que no era más que eso, histórico, hasta que desde el 17 de mayo de 2013 ha puesto el contador a cero y tuteado al madridismo: el Atlético.

Pero, ¿y la liga? El primer año metió los mismos goles que el equipo dirigido por Pellegrini, pero haciendo 4 puntos menos. El segundo año, considerado de los récords, cuando termine la actual competición, puede ser igualada por ese presunto Barcelona que ha conseguido igualar (no sé yo con los datos en la mano de qué manera) y en este año, anda con unos registros bajísimos, con muchos más goles encajados que en los últimos cuatro años y muchos más que en la temporada dirigida por Fabio Capello, el Madrid menos goleado de los últimos años. ¡Conste en acta!

LOS JUGADORES

No hay nada en el mundo como tirar de resultados, como mostrar la verdad... Y la verdad deja mal parado al luso. Al principio, había que darle un toque, estimular, llamar la atención a Iker. Y como todo el mundo sabe, Antonio Adán era el portero llamado a “sustituir, a reemplazar” al mejor arquero de todos los tiempos en España y el que cinco veces seguida lo ha sido del Mundo. ¿Alguien cree eso? Pero vayamos a más: los resultados de Iker durante la primera vuelta, han sido de 1,03 encajados por partido. Los de Diego López, hasta la fecha, de 1,4 goles por partido. El Madrid, hasta ahora, ha recibido esta temporada 19 goles a balón parado. Diez de ellos, ya, los ha encajado Diego López con menos partidos que Iker Casillas; luego, viendo las estadísticas, ni Adán, ni Diego, ni... ¿Cómo es posible que el entrenador pidiera en 2011 el Balón de Oro para su portero y hace unas semanas dijera que lo hubiera sustituido al final de la temporada 2011? ¿Mintió entonces o ahora?

¿Y el caso Pepe? El 7 de mayo hablaba de un jugador superado, un jugador que hablaba desde la impotencia, desde el fracaso... Aumentaba su edad, lo dejaba en mal lugar y lo desprestigiaba deportivamente hablando. En la final de la Copa del Rey, prefirió dejarlo fuera de toda convocatoria y dejar que Albiol tropezara y propiciara la derrota. Pero hasta el día que Pepe habló, fue titular indiscutible, sino como central, en el mediocentro defensivo. Daba igual, Pepe jugaba sí o sí, por su experiencia, por su capacidad física y por el condicionante de jugador “agresivo”. Fue hablar, y como una fina capa de aire, se evaporó todas sus excelencias. Ya hemos visto las mentiras de las decisiones tácticas de Mourinho con Casillas y con Pepe y nos da qué pensar. O no, digamos claro que lo que ha hecho es ridiculizar al mejor madridista de los últimos años y hacer que muchos madridistas hoy, crean que es un chivato, un soplón, un desestabilizador del Real Madrid.

EL ERROR EN  LOS FICHAJES

Hagan memoria: Adebayor, con unos resultados goleadores que ni la peor temporada de Higuaín o de Benzema se le acerca. Sigamos con Sahin; con Altintop, que aunque llegó gratis, fue incorporado sin pudor y hasta alineado como titular frente a un Barcelona que ganó 3-1. Pero Coentrao no ha dado el resultado escogido, Khedira es uno en Alemania, y queda desaprovechado en el Madrid. Özil juega mucho por las bandas, y cuando lo hace por el centro se resuelve como el gran creador que esperaba el equipo blanco. El fiasco de Essien ha de ser explicado, porque no tiene capacidad ni para la segunda española (la final de la Copa del Rey 2013 lo deja claro) y el fichaje de Carvalho, ya mayor, ya sin la rapidez y efectividad que requería su posición, ha de ser cuestionada. De Ángel di Maria, la historia del Guadiana, apareciendo y desapareciendo... Así que 150 millones de euros en fichajes después, el Madrid hoy se quedaría con Özil... Porque nadie olvide que Varane está en el Madrid por Zidane. ¿Special One? 

LA MALA EDUCACIÓN.

Primero le tocó el turno a Gregorio Manzano, pero con Pedro León tocó el cielo. Se puede decir de muchas maneras que el entrenador no comulga con un jugador, pero ridiculizar al entonces mediocentro del Madrid fue excesivo. No contentos con eso, a Benzema lo llamó gato y minó su capacidad como delantero centro (habiendo formas de explicar que no es el “killer” deseado), pero todo ello para que viniera Adebayor... ¡El disparate que ni a Woody Allen se le hubiera ocurrido! Turno para Valdano, para el tristemente desaparecido Manolo Preciado que dijo de él que “era un canalla, un mal compañero”. uego la UEFA, Guardiola, los papeles con los errores arbitrales (ni Barcelona ni Real Madrid deberían hablar de árbitros en la vida, porque otros equipos les pueden recordar las ayudas). Después, UNICEF, luego, la multa de la UEFA, la agresión a Tito, el disgusto porque Casillas pusiera paz y educación con Xabi Hernández, el desprecio al Málaga Club de Fútbol, los enfrentamientos con Texeira Vitienes o Clos Gómez a los que esperó en los aparcamientos de los estadios, no acudir a la gala de entrega de premios del Balón de Oro, despreciar nada menos que al Rey don Juan Carlos en el Palco del Bernabéu y faltar al respeto al Mono Burgos. Un maleducado que a veces ha rayado en la ilegalidad, (las multas, sanciones y castigos lo demuestran) es un individuo incívico, bárbaro y descortés, pero en el deporte además un malísimo ejemplo.

Y que nadie olvide las descalificaciones a Toril, el poco empeño en la cantera y cómo ha hecho que Zinedine Zidane, uno de los mejores futbolistas de la historia y un símbolo del madridismo, no pudiera ejercer su labor encomendada en el staff técnico del Madrid.

POR SU VIOLENCIA Y AGRESIVIDAD

Pelotazos, golpes, estallidos de furia, gestos obscenos. Todo perdonable, por qué no, hasta que agredió físicamente a Tito Vilanova. El que quiera calificar eso, que lo haga, yo siento vergüenza. A ese espectáculo alegal, amoral y delictivo, se le suma el de la rueda de prensa en Valdevebas con Antón Meana. El periodista de Radio Marca fue agredido verbalmente, incoado, acosado, intimidado y zarandeado por Mourinho y los suyos. Nada más que apuntar.

ADIÓS AL FIN

Los datos hablan. Ha fracasado. Se le fichó para mejorar, para ofrecer resultados. Y ha ganado el 27 % de los títulos en juego, frente al Barça ha acabado derrotado por 31 goles y 6 victorias y no ha devuelto ninguna gloria europea, empezando por el fiasco de la Décima. Cuando hablamos de fútbol, habida cuenta que en estos tres años ha tenido una de las tres mejores plantillas del Mundo, nos deja simplemente estupefactos. Como símbolo del equipo, tras los escándalos, la violencia y falta de educación, ha empañado la imagen del Club y avivado viejos odios como nunca antes se habían visto. Como entrenador, apabullado por Vicente del Bosque, que en los mismos años y con una plantilla sin tanto efectismo fue semifinalista más veces, ganó el doble de títulos y de ellos, dos Ligas de Campeones. Como persona, muy cuestionable. Su dedo ha señalado el camino de la violencia y de la desintegración. Ha dividido al madridismo, ha roto el vestuario, ha desacreditado a la directiva y ha abandonado el barco. Porque en los naufragios, los primeros en irse son las ratas. Y el naufragio blanco es total.

Los pesos pesados, los mejores jugadores y los valores (hasta económicos) del club, no lo quieren, empezando por Cristiano Ronaldo. Ha sido el entrenador mejor pagado del Mundo, para ganar una liga cuyo récord va a ser igualado, una copa del Rey y una Súper Copa de España. Y como el caballo de Atila, por donde ha pisado, tardará en crecer la hierba.

LA PROFECÍA

Ya os oigo a muchos, si no se llega a semifinales en 2014. Quizás recéis hasta para ello; para que no se hagan las mismas cosas y se pierda lo más posible. A diferencia de esos mediocres, los que desde que tenemos uso de razón hemos sido madridistas, nos duele el club, el equipo y lo que representa. Y sin entrar a valorar señoríos, valores y éticas (que ganando todo ha tenido el Barcelona y lo perdió en el primer partido perdido), ha quedado maltrecho hasta la letra del Himno. Mientras, los enemigos se retuercen de risa, los madridistas nos peleamos entre nosotros, los hipócritas esperan que se fracase para seguir aplaudiendo al dios de la violencia y la mala educación y las camisetas del Chelsea se venderán más que las blancas de Chamartín... Pero el Real Madrid, que es el único equipo que no tiene pasado porque nació grande y lo va a ser de nuevo, olvidará estos terroríficos tres años y todo lo que han supuesto y volverá a encantar a los que no son madridistas sino mourinhistas. Y los perdonaremos, de verdad. Aunque no olvidaremos el daño que nos hizo su dios y ellos mismos. 

No hay comentarios: