Visitas

lunes, 15 de abril de 2013

Goya al desnudo


No existe aún una herramienta mecánica que nos permita puntuar al arte y a los artistas con el objeto de crear una lista de los mejores y los peores; dependiendo del gusto personal y de otros aspectos subjetivos, cada uno tiene su propio podio particular. Lo que es innegable que el más revolucionario, adelantado, influyente y dotado de cuántos pintores ha habido, murió tal día como hoy hace 185 años, a los 82 años de edad. Es, qué duda cabía, el aragonés don Francisco de Goya.

Fue el primero que se atrevió a realizar un desnudo femenino en dónde no aparecía una diosa mitológica, sino una simple mujer, anónima y reverente, con el pubis perfectamente visible. Se adelantó a Manet como poco, 70 años, cuando éste pintaba a una prostituta, “Olimpia” pero además no mostraba la zona genital de la misma. Luego en 1793 (aproximadamente) la modernidad de Goya era como poco, aplastante.

Detalle de Doña María Josefa, la hermana del Rey... 
¡No ahorró un ápice de veracidad!

Fue el más revolucionario, crítico e irónico de los pintores. Cuando termina “La familia de Carlos IV” en 1800, ese retrato colectivo de la Casa Real española, ha conseguido mofarse en su cara del Rey, la Reina, ridiculizar al Príncipe de Asturias y colar a una falsa princesa que aún no existía porque Fernando VII no tenía pretendiente. Sublime y magistral, posiblemente la mejor y más fecunda obra pictórica de todo el arte español, y además, puede ser considerada la madre del impresionismo, pues se advierte ya la característica pincelada de ese estilo que todos dicen que nació en 1844 con una obra de Turner, cuando medio siglo antes, ya lo estaba haciendo Goya. Ridiculiza a Carlos IV, se ríe del físico de la tirana María Luisa de Parma y hace un tratamiento psicológico de los personajes, agrupándolos y dejando en el centro a quiénes a él interesa, que se convierte en la caricatura mejor disfrazada de la Historia del Arte.


Fue el primero que pintó en un cuadro no a los vencedores, sino a los vencidos. Se trata de la obra ejecutada en 1814, “Los fusilamientos del 3 de mayo”. Con esto, se adelanta nada menos que al realismo pictórico, que siempre hemos dicho que nació en 1855 con el cuadro de Gustave Courbet “El estudio del pintor”. Falso, ya Goya había introducido las características del realismo y la carga de denuncia social en sus cartones para tapices y en este mismo cuadro, con toda la energía y crudeza que conocemos.

Y al fin, se adelantó 90 años al expresionismo y todo un siglo al surrealismo cuando creó la serie de “Pinturas negras” entre 1819 y 1823, una colección de 14 obras murales al óleo seco aún hoy inclasificable pero que escenifican de manera irrisoria los murales palatinos (Velázquez en el Casón del Buen Retiro) para hablar de la muerte, la vejez del hombre, la decadencia sexual, la liberación de la mujer (¡¡¡sí, hace nada menos que casi doscientos años!!!) en “Judith y Holofernes”, tratándose de una interpretación psicoanalítica, la castración por parte de la mujer, al hombre poderoso y maduro.

"El Pelele es una maravillosa alegoría de cómo el pueblo es usado a su antojo por el poder" (1791)

Goya coló en el Palacio Real la verdad de la sociedad española de la época. Los Reyes querían escenas edulcoradas y bucólicas, pero obtuvieron un trasfondo que su falta de cultura no apreció pero hoy es innegable, caso de “El pelele”. Además, demostró su patriotismo, revolucionó el lenguaje artístico, se enfrentó a los estamentos sociales y al poder y fue el abuelo, el padre y el ejecutor, de estilos artísticos que “supuestamente”, nacieron 60, 80 o cien años después que él.

No, por desgracia no existe una máquina que pueda de manera inteligente y fiable decirnos cuál es el mejor pintor de la Historia. Pero en España, desde luego, no nos hace falta a pesar de los Velázquez, Cano, Murillo, Zurbarán, Ribera, Greco o Dalí. Se llama don Francisco de Goya y Lucientes y murió, tal día como hoy, de hace 185 años en el exilio francés. 



No hay comentarios: