Visitas

domingo, 28 de abril de 2013

Espera un momento


Fue Roma la que dividió el día en 24 horas. O en dos mitades exactas, ya que cada día se fragmentaba en dos partes de doce horas, cada una para la mañana y para la noche. El día empezaba por tanto cuando salía el sol, recibiendo el nombre de HORA PRIMA lo que para nosotros sería las 7 de la mañana. Y acababa con la puesta del sol, a eso de las seis de la tarde, si bien las horas eran variables, condicionadas al periodo del año, o lo que es lo mismo, si el día era más corto o más largo, habida cuenta que en verano el día durará más que la noche, y la noche se prolongará más que el día en invierno.

Esta confusión, al menos este agravante a la hora de dividir con éxito el tiempo, se solventó con un añadido a cada hora. Es decir, las horas no duraban 60 minutos. Por ejemplo, a partir del 21 de Junio, cuando los días son más largos, las horas romanas tenían el equivalente a 1 hora con 16 minutos de nuestra escala temporal. El 21 de Diciembre, cuando las noches pasaban a alargarse, las horas del día pasarían a tener el equivalente a 44 minutos actuales. Pero no además, esto no significaba que a lo largo de todo el verano, la hora durase exactamente 76 minutos, ni que durante el invierno su duración se estipulara en 44 minutos, sino que mientras más se acercara el verano más se iba alargando el día y mientras más se iba acercando el invierno más se acortaba el día, de forma que el 21 de marzo y el 21 de septiembre, los dos equinoccios, la hora romana, duraba exactamente, 60 minutos. ¡Un alarde para el ciudadano!

Invierno
Hora
Desde
Hasta
I. prima
7:33
8:17
II. secunda
8:17
9:02
III. tertia
9:02
9:46
IV. quarta
9:46
10:31
V. quinta
10:31
11:15
VI sexta
11:15
12:00
VII. septima
12:00
12:44
VIII. octava
12:44
13:29
IX nona
13:29
14:13
X. decima
14:13
14:58
XI. undecima
14:58
15:42
XII duodecima
15:42
16:27
Verano
Hora
Desde
Hasta
I. prima
4:27
5:42
II. secunda
5:42
6:58
III. tertia
6:58
8:13
IV. quarta
8:13
9:29
V. quinta
9:29
10:44
VI sexta
10:44
12:00
VII. septima
12:00
13:15
VIII. octava
13:15
14:31
IX nona
14:31
15:46
X. decima
15:46
17:02
XI. undecima
17:02
18:17
XII duodecima
18:17
19:33


Últimamente, algunas páginas dicen que un momento, en Roma, duraba 90 segundos o un minuto y medio nuestro, si lo prefieren, alegando que los romanos dividían  en 40 momentos cada hora. Pero acabamos de ver que el “uso horario” del Imperio no era tan sencillo como nos esperábamos, de modo que es completamente falso que UN MOMENTO, durara 40 segundos. Una buena estrategia para algunos que no es real, ya que en el caso de los 76 minutos que duraba un día completo en la Roma del verano, ¿había 50,66 momentos por hora? Y en el invierno, donde algunos días la hora alcanzaba unos tristes 44 minutos, ¿el momento que duraba, 29, 33 momentos por hora?

Bueno, no seamos tan severos con aquellos que leen una mentira por Internet y la repiten, porque lo cierto es que los romanos dividían cada hora en 40 espacios de tiempo, ya que ellos no tenían el concepto del segundo asimilado. Así las cosas, para complacer a los que de manera jocosa quieren saber cuánto dura un momento, digamos que ateniéndonos al calendario de aquellos que lo inventaron, los romanos, cada hora tenía 40 tempus (40 momentos), por lo que varía entre 114 segundos (1 minuto y 54 segundos) y los 66 segundos (1 minuto y 6 segundos). Eso es lo que realmente dura un TEMPUS, un momento y no los 90 segundos o minuto y medio que falsamente dicen algunos (excepción hecha del 21 de marzo y del 21 de septiembre, que sí duraría eso).

Así que cuando oigas que alguien te pide que esperes un momento, recuerda que entre poco más de un minuto y siempre menos de dos minutos, ha de acabar esa “pausa”. O bien puedes entretenerte averiguando por el día que sea, cuánto duraría la hora en Roma y calculando con precisión, lo que dura el momento. Pero nunca olvides que:

TEMPUS FUGIT.

No hay comentarios: