Visitas

martes, 26 de febrero de 2013

Las Cofradías contadas


La verdad es que escribo esta entrada con cierto hastío, porque se ha convertido ya en un clásico de la cuaresma de La Alacena...  El problema es que se nos vuelve clásico porque el debate que la origina también; en efecto, toca hablar de los medios de comunicación que abren un espacio en su programación para el mundo cofrade, lo desprestigiados que están estos programas entre los cofrades granadinos y las críticas sin pudor que reciben, porque sí y porque no, ojo. Yo no voy a seguir defendiendo a capa y espada que el mero hecho de abrir una ventana en la radio, en la tele, en la prensa, para este mundo nuestro, significa ya una conquista. No voy a hacer un alegato sobre lo importante (aunque no todos se den cuenta) que es “visualizarse”, ahora que está tan de moda el término. Y no voy, Dios no lo quiera, a sacar el pecho por nadie, porque no hace falta, simplemente. Hoy, para variar, lo que quiero es ponerles un ejemplo que nos ha sucedido justo una semana.

Se ponen en contacto con el equipo de La Zambrana unos “gestores” de una radio local. Nos ofrecen unas retransmisiones en directo para Semana Santa, desde cuatro de la tarde a la última de las Hermandades del día, los ocho días de la semana. Y nos dicen que tendríamos que pagarles 1.600 euros más IVA, corriendo nosotros con el personal que ha de realizar este trabajo, mientras que los medios técnicos poco más o menos que son del paleolítico. Bien, he aquí las cuentas que servidor ha hecho.

A los dos mil euritos que cuesta trabajar (porque ahora la moda es pagar por trabajar), se une el sostenimiento de un equipo formado, como muy poco, por seis personas. Hay que tener en cuenta que serían en torno a 90 horas de trabajo, cinco hermandades diarias. Pocas personas me parecen, si se quiere hacer algo digno, pero en fin. Sigamos... Por 90 horas, ¿qué pagamos a un colaborador? Vamos a ser poco generosos y consideremos que alguien profesional, formado académicamente como para retransmitir con solvencia una salida, una Cofradía en un concreto punto, quiera, (que es mucho suponer), acepte la ridícula cifra de cinco euros la hora. ¡Menos que una señora de la limpieza sin la nacionalidad española, con todos, todos mis respetos! A esto, hay que sumar unos seguros sociales por mil cuestiones: el primero porque es ley, el segundo porque si te cogen, la multa es de aúpa. Y el tercero porque si a alguien le pasa algo y por ello debe dejar su habitual trabajo o soportar unos gastos inesperados, o el responsable o él mismo, lo va a lamentar. Así que esos seguros sociales vienen a suponer, 8 días, 90 horas, como poco, 150 euros. Es decir, cada colaborador puede suponer para el equipo de trabajo, un gasto de 600 euros, fíjense qué ridiculez para un doctor en Historia del Arte, por ejemplo; pero “cosas vieres, Sancho”: Bien, bien, hablamos de 3.600 euros en gratificaciones, a las que se suman 2.000 que hay que soltar, POR TRABAJAR.

¿Algún otro gasto? Hombre, líneas microfónicas (instalación y coste de mantenimiento de las mismas) y alguna que otra inversión en parte técnica haría falta. Redondeo: 6.000 euros. ¿Alguien cree que a lo largo de una semana se puede sacar esa cantidad en publicidad? Si alguien lo piensa, desconoce por completo cómo está el mundo este en Granada; y ya no hablo de la trayectoria del medio de comunicación como aval para rentabilizar la publicidad, porque me daría igual hacer frente a esa cantidad en un medio líder de audiencia que en el protagonista (secreto pero el que la lleva la entiende) de este ejemplo.

Bien... ¿Quién retransmite entonces? Pues hombre, si yo le digo al genial, único, extraordinario y soberbio Juan Antonio Sánchez López, (pongamos por ejemplo) posiblemente el mejor historiador del arte que pueda hablar de temas sacros que se pegue 90 horas en Semana Santa, con su titularidad universitaria, doctorado, cátedra y demás, por 450 euros, lo más seguro es que me mande a la mierda. Si le pido a un chavalito con muy buena voluntad, que se pegue esas y más horas en la calle, pero sin verbo, dicción, capacidad resolutiva y otros, me lo hace. ¡Y gratis!

Pero vayamos también al meollo de la cuestión: la comparación con medios de otras ciudades. No quiero ni ofender ni señalar; pero oigan, pongamos como símil el fútbol. ¿Se imaginan a Antonio Esteva, o a Carlos Martínez retransmitiendo el Vandalia frente al Polopos Fútbol Club? ¿Creen que la intensidad, espectáculo y recursos que pueden poner en práctica será la misma que hablando de Cristiano o de Messi? Luego, ¿será lo mismo contar cómo el paso de palio de la Macarena, con Carmen de Salteras detrás, su cuadrilla costalera debajo y recortada en la imponente mole plateresca de San Francisco es igual que contar...? [omito comparaciones para no herir susceptibilidades]

La pregonera, dijo con un acierto pleno que la “Semana Santa de Granada será lo que nosotros queramos que sea”. Pues sí, como los medios de comunicación, en los que los colaboradores, redactores, informadores. comunicadores o cuentacosas, difícilmente cobran, luego se tiene que prescindir de la gente más válida que por cuatro pesetas (porque el ejemplo que vengo poniendo de 450 euros, es un camelo mío, y es que la realidad en la mayoría de los medios, es otra y otra cuantía mucho menor) rechazan la oferta de pegarse toda una Semana Santa de sacrificios para tan pequeña rentabilidad. Y si a eso le sumamos la legión de críticos que consideran que el malo de la película es el medio, sin duda, gente con posibles, garantías y calidades, dicen no al primer segundo.

Y conste y quede claro que no he hablado que los medios de comunicación granadinos no son más que el reflejo de la Semana Santa. Por ejemplo, tú que me estás leyendo ahora? ¿Consideras que todas las Vírgenes van bien vestidas? ¿Todos los palios son de calidad y mérito? ¿Las cuadrillas costaleras con tino y sabiendo hacer lo que deben en cada chicotá? ¿Acertamos con la flor de todos y cada uno de los pasos? ¿Procesionamos verdaderas joyas del arte que conmueven e inspiran devoción por su belleza arrolladora? Entonces, si has respondido que sí a esto, tenemos medios de comunicación GENIALES. Si has respondido que no, piensa que el mismísimo Matías Prats padre, Dios lo tenga en su Gloria, podía hacer las joyas comunicativas que hizo porque retransmitía las corridas de Luís Miguel Dominguín y de don Antonio Ordóñez. Pero que si hubiera tenido que contar lo que veía de la faena de “Carnicerito de Carataunas”, hubiera pasado más hambre que Carpanta en Somalia.

El problema es que siempre es bueno que haya niños chicos para echarles la culpa, y emisarios para matarlos. Pero el día que sigamos perdiendo sistemáticamente programas cofrades y nadie cuele en la sociedad la trascendencia de la Semana Santa, nadie hable de nuestras excelencias, nadie dé cuenta de nuestras convocatorias... alguien entonces dirá: ¡Qué pena! Y yo responderé copiando a la pregonera oficial: “tenemos lo que queremos tener”.

Así que a Ser Cofrade (Cadena Ser), Granada Cofrade (TG7), Cruz de Guía (Cadena Cope), El Llamador de Granada (Canal Sur Radio), Semana Santa de Granada (Diario Ideal), Semana Santa de Granada (Granada Digital) y permítanme la inmodestia, La Zambrana (Cúbika TV), gracias por cobrar menos que el director de vestuario de Tarzán de los monos, aguantar como campeones el chaparrón, batirse el cobre con lo que hay y no cerrar la puerta y bajar la persiana, que dan ganas de eso y demás.

P.D. Desconozco la autoría, fuentes y propietarios intelectuales de las fotos que empleo para ilustrar la entrada. Si alguien se molesta por su uso, le voy pidiendo disculpas hasta Melilla y le pido hágame saber los datos para incluirlos en la misma y si quiere, hacerle un pregón. 

No hay comentarios: