Visitas

martes, 19 de febrero de 2013

La Expiración de Granada


En la Isla de León, que conocemos por San Fernando (Cádiz) se estaba constituyendo una Cofradía con el objeto de venerar el momento en que Cristo expiró el último hálito de vida. Los cofrades gaditanos requerían unas reglas ya existentes en las que basarse para empujar la fundación de su proyecto, rechazándose modelos sevillanos y volviendo los ojos a una ciudad excesivamente distante de San Fernando, más para finales del siglo XVIII, que habrán adivinado, se trataba de Granada. En efecto, se escogió como modelo de reglas y constituciones las antiguas y pretéritas de la Venerable Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración, establecida en la Parroquia de San Gil, de Granada y que el erudito Antonio Padial considera de la primera mitad del siglo XIX. Para basarse en el modelo granadino, los pro-cofrades gaditanos comisionaron a José Román Morillas, ya que había sido vecino de dicha ciudad

En el primer cabildo general de los hermanos de San Fernando, lo que quedó claro aquel 20 de marzo de 1796, es que había que escribirle a la Cofradía granadina para agradecerles las diligentes cesiones de Reglas, los consejos y confortaciones a la hora de fundar la nueva Corporación. Se remitió una carta dirigida a la Ilustre y Venerable Hermandad del Cristo de la Expiración de Granada, haciéndole saber que en efecto la Autoridad Eclesiástica había permitido la fundación, que disponían en tan sorprendente tiempo de un buen número de cofrades y rogaba a los hermanos granadinos que consideraran como una hermandad filial, pues se sentían hijos “cofrades” suyos. Pero sobre todo, les interesaba por el carácter filial, disfrutar de las gracias, privilegios, favores y sufragios con que la granadina se hallaba enriquecida.

El Crucificado de la Expiración granadino pasó a la sacristía de Santa Ana cuando la Iglesia de San Gil sea derruida definitivamente en 1868. Allí continua, genial obra del maestro Alonso de Mena, fechado en la década de los 20 del siglo XVII, como de esa época puede ser considerada la Cofradía. Es un ejemplo más de que esta ciudad, ha dado más de lo que muchos piensan y ha dicho en lo cofrade, más de lo que muchos creen. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buenas

Me gustaría saber que ha quedado de esa hermandad de la Expiración de San Gil. Solo queda el Cristo en Santa Ana??? Es visitable???

Gracias y saludos