Visitas

viernes, 15 de febrero de 2013

Cuando el enemigo está en casa


Sevilla es en lo cofrade, todo. Es la ciudad cuna, la matriz de la manifestación religiosa por excelencia y el molde, cuño, troquel de la España semanasantera. Sevilla es el espejo en dónde mejor puede uno mirarse; pero cuando uno se echa en brazos de una ciudad foránea y ajena a costa de la suya propia, corre el riesgo de hundir su patria y desprestigiar lo suyo; cuando uno no toma la A-92 con el ánimo de mirar, observar, aprender y aprehender, para luego traerse esas experiencias positivas en forma de ejemplos que aplicar en la ciudad propia, corre el riesgo de ser actor principal de una hecatombe, concursante de un drama, asesino confeso de una muerte lenta y propiciada con alevosía.

Cuando uno contempla cómo algunas hermandades y cómo algunos colectivos están preparando viajes para el fabuloso y extraordinario Vía Crucis que con motivo del año de la fe será capaz de concitar en Sevilla 14 expresiones plásticas imposibles de emular, con el Señor del Gran Poder a la cabeza, lo primero que pensamos es que muchos de los que cogerán el autobús del viaje organizado serán testigos de algo histórico en lo cofrade, verán muestras y ejemplos que sin duda los marcará para bien y además de todo esto, podrán enriquecer su cultura y experiencia en este universo tan particular para luego revertir positivamente en Granada.

Cuando uno ve cómo, el mismísimo día que se celebra el PREGÓN OFICIAL DE GRANADA, nada menos que cinco colectivos, en concreto cinco Cofradías organizan viajes para Sevilla, ya no sabe uno cómo actuar. ¿Tan poco interesa no digo un acto cualquiera, sino el mismísimo pregón oficial de la ciudad? ¿Tan poco interés despierta el PREGÓN COFRADE MÁS ANTIGUO DEL MUNDO? ¿Tan poco atractivo tiene la “apertura oficial” de la Cuaresma granadina? ¿Tan escaso aliciente, tan mermado encanto, tan apocada sugestión concita nada menos que el aldabonazo de salid a lo cofrade en esta ciudad?

Pero no vayan a equivocarse; el problema no es el pregón, que el género guste o que la pregonera oficial (de campanillas, de excepción, buena como ella sola en estas lides) no interese... El problema es que estos mismos son los que organizan excursiones al uso para la Madrugá hispalense, son los mismos que promueven viajes cuando otras hermandades celebran su estación de penitencia y son a la postre los mismos que ningunean su Semana Santa y la dejan a los pies de los caballos.

He encontrado ofertas/citas/convocatorias para este domingo 17 de febrero de los Grupos Jóvenes, costaleros y (LO PEOR DE LO PEOR) las propias Hermandades de Favores, del Trabajo, del Cautivo y de la Entrada en Jerusalén. El mismo día que Granada arranca con todo esto de manera oficial, ellos le dan la espalda a Granada y a todo lo oficial. El mismo día que esto cobra vida con carta fundacional añadida, la Semana Santa granadina es tratada de este modo. Ya ha ocurrido otros años, que procesionando cinco hermandades algunos han montado su particular viaje a Sevilla. ¿Nos va a sorprender esto?

Pero lo peor no es eso, sino los medios de comunicación que les han hecho el juego y han publicitado los viajes en redes sociales, blogs, páginas webs o de otras maneras. ¿Han oído alguna vez el refrán que dice MANOS QUE NO DÁIS, QUÉ ESPERÁIS? Querrán los hermanos de Favores, del Trabajo, del Cautivo o de la Borriquilla (desconozco si alguna más) que los demás demos nota y difundamos sus actos; que acudamos a sus convocatorias; que apoyemos sus iniciativas, que saquemos el pecho por ellos, cuando son capaces de asestar una puñalada de este tipo al Pregón Oficial de Granada y con ello a su Semana Santa.

No sé si la Real Federación, como poco, llamará al orden a estos colectivos, les expondrá que no es de recibo, ni de lógica, ni de buenos ciudadanos y ya no digo de cofrades de ley, dinamitar lo nuestro. No sé si sentará precedentes y no sé cómo a más de uno no se le cae la cara de vergüenza, cacho a cacho, por querer lo suyo tampoco. Mucho antes que la inmensa mayoría de esta ciudad acudiera a Sevilla, yo ya veía sus Hermandades en la calle en la lejana Semana Santa de 1990, no me vengan con chorradas. Y sé que no podemos competir con aquello, pero mi madre no es fea, ni mi hijo mal estudiante. Y mi amor de cofrade granadino me impide concurrir en el delito de ALTA TRAICIÓN CAPILLITA como muchos haréis el próximo domingo, mientras la fiesta de la palabra viene a pregonar a Granada, Encarnación Ximénez de Cisneros pone décadas de experiencia y buen hacer en las tablas de “La Católica” y los que sí queremos esta tierra y podemos incluso darle lecciones de cultura hispalense a los mismísimos sevillanos, estamos, simplemente, donde tenemos que estar.

Pero tranquilos, que no habrá represalias. Porque en Cuaresma y como católicos, me comprometo a poner la otra mejilla; y yo sí iré a las convocatorias de la Borriquilla, del Cautivo, de Favores o del Trabajo. Yo sí que apoyaré y difundiré a éstas y a las otras Cofradías que delinquen contra Granada y en contra de lo cofrade granadino y yo sí me encargaré que en un medio de comunicación televisivo sigan estando con la misma fuerza que siempre, porque a mí sí me duele Granada, lo mío, lo de todos nosotros... A mí me duele y me doléis vosotros y no seré tan cicatero y miserable de cambiaros por otros de otra ciudad, no.

Eso sí, todo se perdona, todo se olvida, pero la historia es caprichosa... Y luego sale todo. Así que cada palo, que aguante su vela. Y Granada, como Roma, no paga traidores. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado David, las cosas se pueden decir más alto pero no más claro. Mi más sincera enhorabuena,leer las entradas de su blog es siempre un placer, especialmente aquellas en las que usted defiende todo lo bueno de nuestra tierra. Muchas gracias y sobre todo mucho ánimo en su encomiable labor.
PD: No lo digo con maldad , Dios me libre, pero el domingo se espera lluvia en Sevilla a partir de las dos de la tarde.

Un cofrade más dijo...

Estimado amigo:

Encantado de volver a saludarte después de algún tiempo.
Comparto, en parte, la reflexión que haces, aunque no estoy del todo de acuerdo.
La inmensa mayoría de estos viajes parten de los grupos jóvenes de las hermandades, con el fin de sacar algunos ingresos para financiar sus proyectos. Las juntas de gobierno, aquí, poco tienen que ver. Estoy seguro que el próximo domingo veremos a los hermanos mayores de las citadas cofradías en el pregón oficial, como tiene que ser, y no acompañando a un grupo de sus hermanos a Sevilla.
De todos modos, en su momento conté hasta ocho viajes. Así que a los cuatro que dices, hay que añadir Ferroviarios, Estrella y un par de cofradías más que ahora no recuerdo.
Créeme también que en muchos grupos jóvenes dicha idea no ha cuajado y sus 15 ó 20 miembros se han unido al viaje de otros... lo que quiere decir que una amplia mayoria de hermandades ha programado o, al menos lo intentó, similares viajes.
Seguramente no esté bien... pero tampoco lo veo "tan mal". En esta situación, permíteme que tenga una visión dual y no me decante por una postura concreta.

Un placer saludarte y leerte.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

¡Qué bueno el regreso, "un cofrade más"! Bienvenido de nuevo.

Lo organiza un Grupo Joven, sí... ¿Pero ha de contar con el beneplácito de una Junta o son independientes en sus funciones y no han de tener el permiso de los hermanos oficiales?

El consentimiento es otra manera de "implicación".

Yo no censuro, como se puede malinterpretar, a los que viajan por doquier, aprenden y disfrutan. Censuro que se haga apoyo institucional a viajes que merman las convocatorias de nuestra ciudad.

Soy de los que viaja. Pero no arrastraría de nadie y menos, quitaría gente a lo mío. Simplemente, no lo entiendo.

Además conste una cosa en acta: la Federación se compone de 32 hermandades, luego son las 32 hermandades las que de manera indirecta organizan el Pregón. Que alguna de ellas dé su consentimiento a la organización de otra actividad, es propia de un guionista de Benny&Hill.

Y a mi comentarista anónimo, un placer, de todo corazón.