Visitas

sábado, 2 de febrero de 2013

Baza en peligro


Descubrí Baza, camino ya de 7 años, de la mano de Antonio Vallejo y de un pregón para el que busqué y rebusqué con el resultado sorprendente para alguien que desconocía casi todo de la ciudad, que la historia y un pasado prolijo se daban la mano en la vieja Basti, la antigua y dilatada cuna de los iberos, el cruce de caminos de las culturas más determinantes en la sociedad Occidental y una de las mimadas de la Corona de Granada.

Es ilusoriamente embriagadora, hoy precisamente que estoy aquí. La imponente colegiata y toda su decoración exterior renacentista, el barroco timorato y delicado de la portada de la Merced, el armario, ¡ese armario! rococó como no los tiene ni el Palacio Real de Madrid, el nudo, el dédalo, el laberinto judaico del Barrio de Santiago y la fabulosa torsión de la capilla de los Dolores...

Pero sin embargo me desayuno con un listado de bienes patrimoniales en una lista roja, un catálogo de edificios reconocidamente valiosos en serio peligro y amenaza. La provincia de Granada arroja 13, de los que 10 son de Baza. Los que siguen:

La Alcazaba

Conjunto defensivo de gran extensión que empezó la dinastía zirí (Casa Real granadina) y que se acabó en tiempos cristianos, datándose pues entre los siglos XI y XVI. La principal agresión sufrida son las construcciones que se han adosado al conjunto, permitidas por el propio Ayuntamiento. La torre del homenaje se desmoronó hace unos años y el proyecto de restauración no parece el adecuado.

Palacio Episcopal

Inmueble de traza barroca iniciado en 1787 con simpleza estructural y ausencia de decoración, en donde destaca los vanos del piso superior, alojados bajo el cornisón curvo que a manera de guardapolvos, se convierte en un alero barroco. El interior sufre el paso de los años, pero su abandono responde a la conservación inadecuada que arroja.

San Jerónimo.

Un Monasterio e Iglesia de 1502 fundado y promovido por el tío del Rey Fernando el Católico da idea del inmueble histórico al que nos acercamos. En San Jerónimo de Baza, el gótico, el mudéjar y el gusto herreriano hacen que el millar de metros cuadrados de su superficie nos pueda al menos permitir hacernos una idea de su esplendor pretérito. La Asociación Baza Histórica hablaba hace unos años de “una década de mentiras” tras las repetidas promesas de intervención de todo tipo de administraciones. No pinta bien la cosa, y como en tantas otras ocasiones, sería bueno que recordáramos que San Jerónimo empezó a morirse arquitectónicamente hablando, en el mismo instante en que los monjes fueron obligados a abandonar su Convento. Otro ejemplo palpable de para qué sirvió la Desamortización.

Palacio de los Enríquez

Puede que sea el único edificio de su género en el sur de España. A caballo entre la quinta romana y la arquitectura solariega de su época, es una construcción adosada al concepto de recreo que empezó a construirse en 1506. Hace un año el Ayuntamiento de Baza presumía de la adquisición del mismo (titularidad municipal) recuperaba uno de los bastiones del patrimonio bastetano para sus habitantes. Empezaba el proceso de licitación del edificio, pero me hago una pregunta concreta: ¿cómo recuperar torres, aleros, armaduras, solerías y partes enteras desaparecidas? ¿Cómo consentir que un inmueble de valor cultural como este haya llegado al punto de dejadez tal?

Si quieres seguir enojándote, suma a la lista la Estación, San Antón, los Palacios de los Marqueses de Cadimo y del Infantado, las torres de las murallas... Baza merece más consideración. Baza es una ciudad que no puede permitirse estas pérdidas. Baza, no merece este trato.

Ojalá en breve pueda escribir todo lo contrario.

No hay comentarios: