Visitas

jueves, 31 de mayo de 2012

Clint Eastwood

Estoy convencido que tal día como hoy, pero dentro de 20 años, estará encaramado en el Olimpo de los Dioses y elevado a la categoría de “inmortal”. Pero por el momento, el buscavidas de Clint, es el mismo que con 34 años graba en Almería “Por un puñado de dólares y se tiene que costear de su bolsillo el vestuario que luce, especialmente, el poncho que no se quitará en un par de películas posteriores.

El actor de Universal 76 dólares semanales. ¿Alguien se atreve a calcular lo que hoy día supondría? Pero entonces, no se había desatado como el genio incontestable que es hoy día. Y a las órdenes de Sergio Leone seguía siendo ese pistolero sin rival de un Oeste localizado en el sur de España, encarnando a “El rubio” en “El bueno, el feo y el malo”.

Pero ¿quién no conoce a Harry Callahan? Es posible que así no... ¿Y si les digo “Harry el sucio”? ¡Ahora sí! Pues corre 1976 y acabamos de descubrir al que ya no va a dejar de ser la imagen cinematográfica del tipo duro, del implacable, de alguien que es mejor tenerlo como amigo que como enemigo. Ya es Clint Eastwood en todos y cada uno de los registros que han hecho al personaje... ¿O ha sido el personaje el que ha hecho al actor?

En 1980 el género del Oeste no ha dejado de definirlo como actor. Lleva ya siete películas dirigidas y estrena “Bronco Billy”, un film sobre un pistolero teatral que en efecto, existió. Es de la película de la que más orgulloso se siente Clint Eastwood, a pesar de estar desposeída de todos los recursos definitorios de nuestro hombre. Al final de la película Bronco Billy se dirige al público (espectador) y se despide en castellano “Adiós, amigos”. Clint aseguró que sería la perfecta película para ser dirigida por Frank Capra si éste siguiera haciendo películas.

El nuevo John Wayne es un duro, un pistolero sin piedad... pero dentro de la ley. Encasillado como el machista de ideales totalitarios, acepta, al término de la trilogía de películas de Harry, dar un vuelco a su imagen cinéfila. A todo esto, Clint es escogido por el partido republicano, como alcalde de la pequeña localidad de la costa Californiana. Demasiado para Hollywood. Pero nuestro hombre es nuestro hombre. Aunque haga de lo que no sabe hacer.

Escritas ya en el archivo de los “títulos imprescindibles” de la filmoteca universal, “Un mundo perfecto”, “Los puentes de Madison”, o “Medianoche en el jardín del bien y del mal” resumen quién es este guionista, director, productor, actor y concertista de jazz. Sí, también es músico. Kevin Costner, Meryl Streep, Tommy Lee Jones, Donal Sutherland... ¡Sus compañeros de viaje! El que piense que quién nos ocupa no es capaz de pellizcar al más pintado, que sólo sabe moverse en el registro del matón barato a la manera de Steven Seaga y otros que omito, necesita revisar su condición de cinéfilo.

Y llega la que todavía sigue siendo la segunda película más taquillera de la historia del cine americano: “Space cowboy”; Clint Eastwood interpreta a Frank Corvin, un jubilado Coronel de las Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Acción, ritmo, regularidad, hilaridad en la trama y una historia fantástica más que aceptable catapultan más si cabe al actor.

Pero tendrá que venir el Clint que, a pesar de su ruda actitud, encierra un caballero de pies a cabeza. Un tipo bueno, si se rebusca en su corazón. Cuando en 2003 dirige “Mistic River” y gana cuatro Óscar, estaba claro que quedaba Clint para rato. ¿No han visto la capacidad Sean Peen, por ejemplo, en las calles de Boston? Algo sólo al alcance de Eastwood.

Cuatro Óscar, una veintena de premios, mejor película del año, sensación absoluta en las salas de cine... Sí, claro que sí. Es 2004 y se trata de “Million Dollar Baby”. Y sí, los duros también hacen llorar sin levantar el puño.

“Banderas de nuestros padres” o “Cartas desde Iwo Jima” son sus siguientes apuestas. Luego pretenden que traguemos a directorzuelos españoles. Después de ver estas dos apuestas de DON CLINT. ¡No compramos bazofia!

Y si nos quedaba algo por ver, llega y le monta un homenaje al coche de los sueños de millones de americanos. “El Gran Torino” se rodó en un mes, con actores noveles, con bajo presupuesto. Una historia sin revueltas, sin complicaciones, sin necesidad de haber estado en Harvard. Clint Eastwood haciendo de Clint Eastwood y una lección moral al final de la película. ¿Séptimo arte? A ver si alguien decide ya que escale puestos, por cosas como esta, sólo por un cine como el de “El gran Torino”.

¿Alguien tiene reproches de “Invictus”? ¿De “Más allá de la vida”? ¿Cabe más capacidad creativa, de dirección, de montaje, de guión o de interpretación? Ha habido mejores directores que él, claro... pero no actuaban, o no guionizaban. Y mejores actores, pero no dirigían, no producían. Y... Lo estamos esperando. Al duro, al sucio, al pistolero sin piedad pero capaz de aleccionar al más pintado. Estamos esperando en España su  Trouble with the Curve, pero mientras, lo único que deseamos es que los 80 años que está cumpliendo hoy, sean muchos, muchos más para que no nos vemos privado de alguien llamado a ser uno de los más grandes del CINE... Como grande es la voz que lo identifica en España: don Constantino Romero.

Felicidades, Clint. 

miércoles, 30 de mayo de 2012

Dolorosas de la escuela granadina.

Una joya escondida de Granada. Se trata de un busto de Dolorosa de la Clausura del Convento de Agustinas Recoletas del Corpus Christi. La foto impide de manera tajante atreverse con autorías. Lo que no cabe duda es que se trata de una pieza sacra muy avanzada para la datación que presenta: el siglo XVII. En efecto, parece que estuviéramos ante una Virgen neorrealista que tan en boga parece estar y cuyo estilo practican algunos imagineros contemporáneos reputados. Ésta del interior de la Magdalena es una joya que pregona a la perfección, la riqueza de esa “Granada Oculta” centenaria.

Otras, caso de la que se conservó en el Palacio de las Columnas de Granada, el que fue residencia aristócrata del Conde de Luque (descendiente del Gran Capitán) y hoy sirve a los propósitos de la Facultad de Traductores e Intérpretes de la Universidad de Granada, es igualmente peculiar. La pena estriba en que no sabemos de su paradero. Pero sí de su autoría: la escuela barroca granadina. 

Y al fin, esta maravillosa pieza. Está en la Capilla de los Dolores de la Catedral de Sevilla, donde aguarda la resurrección de la carne el Cardenal Marcelo Spínola. A mí me sigue pareciendo interesantísimo que nada menos que en el interior de la incomparable Catedral de Sevilla haya una dolorosa de la escuela granadina. Y a juzgar por sus trazos, de los talleres granadinos comandados por la dinastía de los Mena. Una verdadera genialidad artística que es poco fotografiada, poco difundida y celosamente "escondida". 

lunes, 28 de mayo de 2012

La Bandera de España

El 28 de mayo de 1785 escribía el Rey de España don Carlos III, de su puño y letra, en el Palacio de Aranjuez esto que sigue: “para evitar los inconvenientes y perjuicios que ha hecho ver la experiencia puede ocasionar la Bandera Nacional de que usa Mi Armada Naval y demás Embarcaciones Españolas, equivocándose a largas distancias ó con vientos calmosos con la de otras Naciones, he resuelto que en adelante usen mis Buques de guerra de Bandera dividida a lo largo en tres listas, de las cuales la alta y la baja sean encarnadas y del ancho cada una de la cuarta parte del total, y la de enmedio, amarilla, colocándose en ésta el Escudo de mis Reales Armas, reducido a los dos quarteles de Castilla y León, con la Corona Real encima”. Acababa de nacer la Bandera de España, que hoy está cumpliendo 227 años.

Hubo antes otras que identificaron al español, dueño del Mundo. La blanca con la cruz de San Andrés o de Borgoña que empezamos a usar con el Emperador Carlos, por ejemplo. Pero lo interesante es ver cómo, la Bandera española es la tercera más antigua del Mundo, antecediendo a la de países de importancia, trascendencia y peso internacional. Y pese a quien pese, identifica a toda esta Nación y gana en historia a la de otros países entre las que he querido reseñar los principales:

Alemania: su bandera fue diseñada hacia 1810 y utilizada por vez primera en 1848, en el trascurso histórico de la Confederación Germánica (1848-1866). No cabe duda que es, pues, menos antigua que la española.

Austria: fue diseñada por el Duque Federico II de Austria, último de la dinastía Babenberg, hacia el año 1230. Puede que estemos ante la bandera más antigua de un Estado.

Canadá: La primera vez que se usó fue en 1890, de manera extraoficial y como rasgo identificativo tras la consecución de la independencia en 1867, aunque se adoptó legalmente en 1965. Es menos antigua que la española.

China: El primer diseño para la República China se llevó a cabo el 4 de julio de 1949 siendo plenamente definida y presentada oficialmente en la Plaza de Tiananmen de Pekín el 1 de octubre de 1949, en el instante en que se daba por fundada la actual China. La más antigua que conocemos es la que usó la Dinastía Qing entre 1862 y 1890, luego, la bandera china, es menos antigua que la española.

Estados Unidos de América: fue aprobada tal y como hoy la conocemos el 14 de junio de 1777. Lo cierto es que ha sido modificada sobre el diseño original 26 veces, tantas como las estrellas que por cada Estado, se han ido sumando. Luego, hasta su diseño y configuración definitiva, teniendo en cuenta que provenía de la enseña con la que el Reino Inglés signó sus posesiones americanas, la bandera estadounidense sería, menos antigua que la española.

Francia: El 12 de junio de 1789, la Asamblea Nacional, en el trascurso de la Revolución Francesa, adoptaría los colores y formas de la bandera de los franceses que entró en vigor el 15 de febrero de 1794, siendo, por tanto, menos antigua que la española.

Grecia: La primera bandera griega nació en 1828 y era azul con una cruz blanca en el centro. La actual era usada por la Marina Mercante griega desde el siglo XIX y adoptada como bandera nacional en 1969, siendo menos antigua que la española.

Holanda: Con el regreso del exilio del Príncipe de Orange (la actual dinastía reinante) en el año 1815, nacería la actual bandera de los Países Bajos, siendo menos antigua que la española.

Inglaterra: si tenemos en cuenta que nace de lo que fue el Reino de Inglaterra que existió hasta 1707, cuando se le unió Escocia y que de 1801 a 1922 incoporó a Irlanda para legalmente constituir hoy dos naciones independientes aunque relacionadas, la historia de su Bandera, ya de por sí, nos sobra. Pero con todo, es menos antigua que la española.

Italia: Tiene su origen en un estandarte con esos mismos colores entregado por Napoleón en noviembre de 1796 a un cuerpo de voluntarios de la Legión Lombarda que se incorporaron al ejército francés. El 7 de enero de 1797 fue usada por vez primera la actual bandera, para identificar a una región del Milanesado. Es evidentemente, menos antigua que la española.

Japón: Se identifica con el disco solar y la creencia de que el emperador proviene de la diosa Amaterasu. Lo cierto es que el disco rojo del centro ha venido a usarse en los pabellones imperiales japoneses desde al menos el año 607, pero con colores diversos, como algunos grabados nos reflejan. Especialmente, el negro. No será hasta 1854 cuando se use en los barcos imperiales, aprobándose como símbolo patrio con la restauración del trono imperial el 27 de febrero de 1870 y legalmente, el 13 de agosto de 1999. A pesar de su historia, lo cierto es que es menos antigua que la española.

México: El 2 de noviembre de 1821, al terminar el movimiento de Independencia, la Junta Provisional Gubernativa ordenó el empleo de un escudo que incluía un águila con la corona imperial, parada sobre un nopal con la bandera tricolor que hoy conocemos. No hacía falta precisarlo, pero a todas luces estaba claro que es menos antigua que la española.

Paraguay: el 15 de mayo de 1811 se convertía en el primer país americano que se independizaba de España, luego he querido traerlo aquí para conocer cuándo tuvo su propia bandera, que en efecto, sería a raíz del Congreso General Extraordinario del Parlamento nacional, el 25 de noviembre de 1842, siendo menos antigua que la española.

Rusia: tras haberse comprobado que no fue el Zar Pedro el Grande tras una visita a Holanda quién creara en 1695 la bandera, lo cierto es que en 1705 se empieza a usar la que hoy conocemos. No es menos cierto que lleva en vigor desde la caída del comunismo. Su historia es compleja, porque se usó entre 1705 y 1917, aunque se pretendió implantar otra negra, amarilla y blanca entre 1858 y 1883 que no llegó a calar. Fue sustituida por la comunista en 1917 y recuperada en 1991, luego aunque es más antigua que la española, ha estado menos tiempo en vigor.

Vaticano: La primera bandera de los Estados Pontificios fue creada en 1808 durante el Pontificado de Pío VII. La conformación actual deriva de esta, que quedó definida en 1929 tras el Tratado de Letrán. Es menos antigua que la española

sábado, 26 de mayo de 2012

La Carroza Sacramental de Granada

A partir del segundo domingo de Pascua fue frecuente (antes por supuesto de la condenable purga litúrgica del Concilio Vaticano II) que se administrara el sacramento de la comunión a los enfermos con el boato y el decoro que merece la figura de Su Divina Majestad, al tiempo que se hicieron populares, muy populares, las procesiones de impedidos o la administración de la Sagrada Comunión a los enfermos en peligro de muerte, originando así la práctica del “Viático” o traslado de Cuerpo de Cristo por el sacerdote, de la manera honrosa y honrada que merece el centro de la devoción del católico: la presencia real de Cristo.

En fechas próximas a la festividad del Corpus Christi las procesiones sacramentales de las Parroquias convivirían con ahínco, con estas otras que si en principio serían mucho más modestas, mantuvieron a partir del siglo XVIII un auge estético que las llevaría a ser verdaderas recreaciones sacro-teatrales de impagable lección catequética para la sociedad dieciochesca española. El sacerdote portaba el copón bajo palio; el paño de hombros recubría el “recipiente” en señal de respeto (como el palio o dosel) y un cortejo escueto pero estético precedía a Su Divina Majestad camino de las casas de enfermos que solicitaron en la Parroquia la presencia de Cristo en una de sus especies. Aún hoy Marchena (Sevilla), conserva de manera impagable este cortejo sacramental que ha tomado tintes procesionales, sin necesidad de Custodia alguna que lo identifique.

El Concilio de Trento se encargó de que el arte, de ahora en adelante, se pusiera al servicio de la fe. A través del lenguaje que despediría la suntuosidad de las artes plásticas, se pondría de manifiesto la importancia de los misterios y trasuntos de nuestra fe católica, partiendo por supuesto de la celebración de la Eucaristía como eje central de la devoción y por tanto, incidiendo en el culto a Jesús Sacramentado. Es así como nace una nueva pieza destinada a realzar al Santísimo Sacramento y usada para estas procesiones de Viático o de comunión para los enfermos, que no es otra que la silla de mano decorada en sus paneles externos con pinturas alusivas a la Eucaristía.

Conserva Granada dos de estas. Fueron realizadas durante el reinado de Felipe IV y se incluyen de una manera poco edificante en el cortejo sacramental del Jueves de Corpus, que siempre ha sido y será fiesta en la ciudad. Pasan los días flanqueando la entrada a la Capilla Real, donde descansan los cuatro primeros monarcas de España, en el edificio llamado de la Lonja anexo al conjunto catedralicio y a la Real Capilla de los Reyes Católicos. Creen muchos, erróneamente, que estamos ante sillas de mano que usaron en su día los Reyes Católicos, o que al menos hacen referencia al ímpetu real puesto en la celebración de la Fiesta del Corpus Christi. Otros, piensan que se trata de las sillas ejecutadas para la visita que el Rey Planeta (Felipe IV) cursó a Granada en 1621. Pero lo cierto es que son parte del rico patrimonio sacramental que la Hermandad del Sagrario fue construyendo con los siglos, destinada a acoger al presbítero que llevaría el Viático a los enfermos, para realce de Su Divina Majestad y como discurso plástico al gusto barroco. Hoy, son llevados por libreas a la “federica”, confundiendo por tanto al espectador sobre su posible uso y destino primitivo. Y por supuesto, tocándose con el bicornio de la época los que la portan, creo que de manera reprobable en tanto en un cortejo sacramental como este, deberían prescindir del elemento que tocas sus cabezas. ¡Ellos y el resto de figurantes históricos!

Pero de la silla de mano evolucionamos hacia un cuidado mucho más efectista y más impactante, sirviéndose de los grandes carruajes regios de la época como modelo para incorporar a los cortejos del Viático y procesiones de impedidos la pieza que en la foto de arriba nos recuerda la efemérides que está motivando esta entrada: hablamos por supuesto de la inclusión de la carroza sacramental.

Empieza a usarse a partir del segundo cuarto del siglo XVIII y  hay que detenerse especialmente en la “Gacetilla Curiosa” que el Padre Lachica publica el 20 de mayo de 1765. Sabrán sobradamente, que esta publicación, a manera de semanario, fueron el gran vehículo de comunicación en información de la Granada de la época. El autor nos dice: En la Iglesia Parroquial de San Ildefonso de esta ciudad, se ha establecido un nuevo culto para la administración de los santísimos sacramentos a los feligreses. Éste es la construcción de un coche sumamente costoso y magnífico… Esta alhaja gozará de privilegios de sagrario. En ella se administrará a toda hora el Viático. Y para que tenga obra tan útil la debida permanencia el nuevo coche, y otro que hay para la reserva…”

Y fue estrenado tal día como hoy, un 26 de mayo pero de hace 247 años. Fue ese 26 de mayo de 1765 cuando salía a las calles de Granada, cumpliendo con los enfermos de la colación de San Ildefonso, en el bajo Albaicín, donde se ponía en las calles esta carroza que como vemos, ¡TENÍA EL MISMO SIGNIFICADO QUE UN SAGRARIO!

Tal vez sea mucho más interesante saber que las únicas sillas de mano eucaríticas reales, esto es, hechas con destino al culto sacramental y no adaptadas posteriormente para ello, sean las dos de la Capilla Real de Granada. Una es del siglo XVII. La otra, con cubierta de cristal, es una pieza de mediados del siglo XVIII. Una tercera la conserva hoy día el famoso Museo de la Sociedad Española de Nueva York, esto, la Hispanic Society.

Pero llegado el siglo XVIII el boato estético que se pone de manifiesto va a ser aún mayor. Más que para el Viático (es decir, la comunión que se lleva a un moribundo) se usaban para llevar con solemnidad la Eucaristía a los enfermos, en tiempo pascual, es decir las llamadas procesiones de impedidos, a las que en ocasiones se les denomina también viáticos de forma incorrecta. El Conde de Foxá en su novela “Madrid, de Corte a checa”, narra como en la capital los madrileños llamaban "Dios grande" o "Dios chico" a la procesión de impedidos. El "Dios grande" era cuando el Palacio Real mandaba una carroza para llevar el Santísimo Sacramento a los enfermos. Y de la época es la suntuosa carroza de la foto de arriba, del Palacio de Oriente de Madrid, pero sin alusiones eucarísticas alguna, de suerte que será la de Granada una vez más pionera en el empleo de estos elementos relacionados con la fiesta de Jesús Sacramentado.

La pieza de Granada es extraordinariamente singular. A la calidad de su acabado hay que sumar que se trata de una de las pocas carrozas sacramentales creadas ex profeso para las procesiones litúrgicas (recordemos que las sacramentales sí se consideran procesiones litúrgicas) y la administración del sacramento. ¡Y hoy cumpliendo además, 247 años!

Es famosa igualmente la de la Parroquial de Calahorra en Logroño, que felizmente se ha restaurado y forma parte del cortejo del Corpus de la capital riojana, algo que nos da que pensar en torno a la posibilidad de dotar de un mayor sentido litúrgico e histórico a nuestro corpus, incluyendo la fabulosa pieza que se conserva en la primera capilla del lado del Evangelio de la Iglesia albaicinera de San Ildefonso, donde se bautizara el inmortal Alonso Cano.

En desuso ya la práctica del Viático y la mismísima comunión para los enfermos, hasta no ha mucho (como demuestra la foto de arriba, de hacia 1960, en la ciudad de Valencia) la carroza sacramental transitó por el Orbe Católico, especialmente España, Italia y Portugal. En concreto Nápoles, por influencia española, se destacó en el empleo de los “coches eucarísticos”. Pero no todas las reformas son a mejor, como en tantas y tantas ocasiones, el Concilio Vaticano II nos ha demostrado. Hoy, no es tarde para recuperar de la historia y el patrimonio granadino esta singular pieza, que actuó de sagrario en su día.

¡Razón de más para verla el Jueves de Corpus! ¡Pero sin lacayos tocados con bicornio, por Jesús Sacramentado!

viernes, 25 de mayo de 2012

Las Ermitas de la Virgen del Rocío

Hablan de continuo de la relación entre la Virgen y Alfonso X, sin documentos que mantengan y pongan de manifiesto que el hijo de San Fernando hubiera mantenido alguna manifestación devocional para con la Imagen del Rocío. Más aún, sigue sorprendiendo cómo datan de entre 1295 a 1300 la primitiva ermita, insistiendo por supuesto en el deseo del monarca “Sabio” de levantar una ermita en el coto de caza que venía usando, cuando para esa fecha ya había muerto el rey (en concreto, en 1284) y tal vez se haya confundido a posta uno y otro Alfonso, con 70 años de diferencia entre uno y otro.

De la obra original conservamos la descripción del pueblo de Almonte, que en 1582 la define como modesta ermita de tejado a dos aguas, de diez varas de longitud. La vara equivale a 83 centímetros, luego estamos ante una construcción de poco más de ocho metros de largo (bastante modesta, desde luego) con un pequeño compás a su entrada, a manera de los nártex clásicos, tal y como aparece en la imagen de arriba, el documento más antiguo al respecto de una Ermita en la Aldea. Por lo que nos lleva a pensar que la datación de la misma, podría perfectamente retrasarse a fines del siglo XIV, en el llamado periodo de 1357 (después de la afección de la Peste y del Terremoto, que da origen a la mayoría de las construcciones de la Archidiócesis de Sevilla).

El terremoto de 1755 con epicentro en Lisboa, arruina la Ermita. Se construirá una nueva que termina bendiciéndose en 1760 y que acogía un soberbio retablo barroco de Cayetano de Acosta.

La absoluta e incontestable sencillez de esta segunda ermita que estará entre 1760 y 1963 en uso, da paso a una reforma practicada en 1940 consistente en cubrir la fachada de trabajos cerámicos.

Dos retablos cerámicos flanqueaban la entrada narrando la historia de la aparición al pastor de Villamanrique y la proclamación del patronazgo sobre Almonte.

Pero será en 1961 cuando se decida construir la Iglesia que una romería en auge y expansión como esta merecía. El 31 de julio de 1961 se acordó levantar un nuevo Templo que sería distinguido con el rango de Santuario.

El 16 de junio de 1963 la Virgen abandona la Ermita que es derruida. Durante ese tiempo, estuvo recibiendo culto en una sencilla y modesta edificación del albañil almonteño Isabelino Montes. Y la obra iba a buen puerto.

Así, en 1969 se consagraba el Santuario. Soberbias dimensiones y trazos efectistas. Y Sevilla presente. Porque aunque le duela a algunos, sin Sevilla y los sevillanos, no existiría el culto al Rocío. O no al menos con la imparable fuerza que hoy tiene. Nació gracias a un sevillano en 1587; se coronó la Virgen gracias a un sevillano, el canónigo Francisco Muñoz y Pavón. Sevilla aporta el 40 % de las hermandades filiales y la fama universal merced a la fuerza de transmisión de su Hermandad de Triana. Y la solería la filial trianera, la cruz que remata el conjunto es una copia de la del Barrio de Santa Cruz de Sevilla y el actual Retablo, que como todo el patrimonio de la Virgen, fue hecho en Sevilla, sigue como modelo el Retablo de la Virgen de Aguas Santas de la Parroquia del Salvador, la sevillana Parroquia del Salvador.

Luego, de Almonte, “almonteño, déjamela tocar” y otros disparates, no... Sirvan las líneas para desmontar una presunta antigüedad, y recordar que sin Sevilla, sería una romería más de un pueblo más de Andalucía. Y no la eclosión devocional que hace que hablemos del fenómeno mariano más importante, o de los más importantes del Mundo.