Visitas

jueves, 6 de diciembre de 2012

Pirámides


Keops, Kefrén y Micerinos

Los amigos de las conspiraciones secretas, los que siempre dan por hecho la presencia de espíritus o alienígenas suelen creer a pies juntillas en las explicaciones más enrevesadas y más difíciles a la hora de dar sentido a algo concreto; son los mismos que en vez de aplicar la lógica imperante, prefieren tejer la más complicada y embarrada teoría para llegar a conclusiones que luego, defienden desde perspectivas pseudo convincentes. Forman parte del colectivo que cree que la Magdalena se quedó preñada de Cristo, que en el Área 51 de Estados Unidos hay experimentos con cadáveres de marcianos y que las pirámides, obviamente, no están hechas por egipcios, sino por seres extraterrestres que triplican nuestra inteligencia. En algo sí les tengo que dar la razón, y es en ese tercio de inteligencia con respecto a otros seres. Porque en efecto, ellos son, como poco, tres veces menos coherentes que cualquier otro individuo bípedo de este Planeta.

Chichén Itzá

Pirámides hay en Egipto, en Méjico y en Camboya. Que en puntos distantes del Planeta existan construcciones basadas en el triángulo isósceles, causa una descomunal sorpresa en los amigos de lo esotérico, en los telespectadores más combativos de Cuarto Milenio... ¿Cómo es posible que las civilizaciones de la Antigüedad construyeran arquitecturas con este parecido geométrico sin conocerse, sin saber una de otra? Y rápidamente intentan justificar la coincidencia argumentando que es una referencia clara de “otros mundos”, algo construido por habitantes del Planeta X que con la elección de esta forma estética quisieron abrir un canal de comunicación interplanetaria, cuando no, quieren dar las explicaciones más absurdas. ¡Y RESULTA QUE TODO ESTO ES MUCHO MÁS FÁCIL!

Vamos al modelo original, al primitivo, al auténtico... Muchos estarán pensando, ¿cuál es ese? La madre naturaleza, queridos lectores, la madre naturaleza. La misma que cuando se formaron las montañas por eclosiones de placas tectónicas hace millones de años, hizo brotar picos y cordilleras con una acusada forma triangular; la base, ancha, hasta llegar a un pico o vértice. Piensen en los dos ejemplos siguientes: Sierra Nevada o un volcán. en el caso del techo de la Península Ibérica, en el caso del sistema montañoso (y Parque Nacional y Estación de Esquí) granadino, el pico de ese triángulo, de esa pirámide, es el Veleta (su vértice verdadero el Mulhacén); vayan a un volcán ahora:

En la imagen de arriba les he dejado el Momotombo, en Nicaragua, una perfecta pirámide compuesta por miles de años de depósito de lava que le ha dado esta forma, sólida e inquebrantable. De no adquirir esta geometría, la erosión, los terremotos o el viento, la irían destruyendo. Pero no, el nicaragüense volcán Momotombo de la foto de arriba, perfecta pirámide, tiene decenas de miles de años y no lo hizo un extraterrestre, ni el hombre... Es simplemente, una forma geométrica perfecta. Vamos ahora a la naturaleza: las jorobas de algunos animales (como los dromedarios en el África egipcia o las vicuñas en la América precolombina), nos vuelven a dejar claro que la forma no fue elegida al azar, sino convencidos de su estabilidad e inalterabilidad con los años.

Antoine-Yves Goguet (1820) según las explicaciones de Herodoto

Bien; Zoser fue la primera. Tiene casi 4.700 años y es de adobe. Su construcción fue un experimento acertado. Bloques de piedra ya cortados se llevaban hasta el lugar, previamente preparado para la construcción (cimientos, cámara funeraria subterránea...).Barcazas gigantes llevaban los materiales; una vez descargados, los bloques se iban colocando mediante trineos; el famoso historiador y geógrado griego Heródoto (484 antes de Cristo/ 425 antes de Cristo), explica cómo vio hacer alguna y nos dice que construían gradas de distinta altura y los bloques de piedra subían desde la primera a la última grada ayudándose por ingenios, o brazos móviles que salvaban las alturas, como se siguió haciendo hasta el momento de construir las catedrales góticas, 2.000 años después.

Otra de las maneras era usando rampas de arena, rectilíneas, que aumentaba de altura y anchura según crecía la pirámide. Luego observaron que era más cómodo realizar múltiples rampas que eran construidas sobre cada hilada de piedras y permitían acceder al siguiente nivel, por lo que la gran dificultad era colocar los últimos bloques de cada nivel.

Otra curiosidad es que junto a algunas famosas pirámides egipcias, se han encontrado impresionantes cantidades de huesos de vaca, como darles de comer a miles de hombres durante casi un siglo. Otras excavaciones también han dejado al descubierto miles de raspas de pescado, de especies ordinarias y comunes del Nilo. Eso sí, la teoría de cientos, miles de esclavos como mano de obra es una farsa del cine americano. En efecto, como sí se puede constatar por papiros de la época, los trabajadores de las pirámides gozaban de un trato especial y una admiración por su osada labor y desempeño en tareas destinadas a la grandeza de dioses y faraones.

Lo cuenta Heródoto. Restos arqueológicos lo demuestran. Sabemos que adoptan la forma de la naturaleza... ¡PUES TODAVÍA QUEDAN LOS QUE PIENSAN QUE LOS ABUELOS DE ET, HICIERON NUESTRAS PIRÁMIDES!

P.D. Keops, la más grande (170 metros de altura) costó hacerla 26 años; se calcula que cada 6 minutos se colocaba un bloque de piedra que variaba entre 1 y 2 metros cúbicos. Su construcción, a la vez, empleó a más de 3.000 hombres. Mover por tanto, con ingenios y rampas, entre 3.000 personas, 2 metros cúbicos de piedra caliza, tampoco es extraterrestre, ¿no creen?

No hay comentarios: