Visitas

martes, 18 de diciembre de 2012

Lotería de Navidad


Grabado de 1799.

Se cumplen hoy doscientos años del primer sorteo que celebró España con motivo de la Navidad y como muchos comprobarán, fue un 18 de diciembre y no el 22 que ha quedado ya en la memoria colectiva por la ilusión que genera. Aunque lo cierto es que diciembre ha debido ser siempre propicio, por aquello de ser el mes de la Natividad, para originar ilusiones desmedidas en los españoles. Sólo así se entiende que el primero de los sorteos que celebramos en esta Nación fuera un 10 de diciembre, pero de 1763. En concreto, le debemos a Carlos III que introdujera una nueva modalidad de recaudar impuestos. Y es que por mucho que echemos a volar nuestros sueños, la lotería entró en nuestros días para llenar las arcas de un erario público que desde los sueños imperiales, han estado siempre en crisis.

Grabado de 1856

Carlos III no sólo fue el “inventor de Madrid”, o al menos el constructor de la ciudad-capital que merecía el Reino de España, sino el renovador y modernizador del Estado. Desde su Nápoles reinal (no creo que haga falta decir que era español nacido en Aranjuez, pero por herencia materna convertido en rey de un pequeño estado italiano antes de serlo de España) se atrevió a introducir mejoras que lo han catapultado a la consideración de uno de los mejores monarcas de la hispánica monarquía y una de esas introducciones destinadas a rescatar la hacienda pública que este país, ha pisado tanto.

Grabado de 1866.

Esta primera lotería que está a punto de cumplir 250 años sería nuestra actual “Primitiva”. Tal vez algunos se hayan preguntado muchas veces por qué el curioso nombre de “primitiva” y es que aquel lejano 10 de diciembre de 1763, cuando el Estado autoriza a que se lleve a cabo la idea del Marqués de Esquilache que ha sancionado el Rey Carlos III, acababa de nacer el primer sorteo español, convirtiéndose, de recibo, en el primitivo o primero de los que hoy tenemos. De ahí el nombre. Aquella ocasión tuvo un sistema parecido al actual, con un sistema muy similar al actual, recaudándose 187.500 reales, de los cuales el 75% se destinó a premios y el resto fue para el Estado y recibiendo el nombre de "Lotería por Números". El sorteo de Lotería Primitiva continuó celebrándose hasta que el Gobierno lo suprimió en el año 1862, permaneciendo por espacio de más de un siglo sin celebrarse, hasta su recuperación en el año 1985 que recibió el nombre de Primitiva para destacar su antigüedad, originalidad y preeminencia sobre los otros sorteos.

Grabado de 1873

En 1811 España se reducía a Cádiz y a la Isla de León, el gaditano San Fernando. Resistía frente al francés con el bullicio y la sonrisa de sus inexpugnables baluartes mientras los galos se deshacían en bombas que caían en el suelo de Cádiz derretidas y rizadas. Las gaditanas se hacían tirabuzones con ellos y enseñaban los restos de sus “peligrosas” bombas a los franceses que estallaban en ira. Cádiz era España, la única España libre y en pie de guerra frente a Napoleón, mientras los guerrilleros iban minando a los ejércitos imperiales y los grandes de España y nuestros reyes se escondían en Francia al abrigo y bajo la protección de sus dueños y señores, los franceses... Hubiera sido la oportunidad, tras la victoria, de ajustarles las cuentas a más de un Duque y un Rey. Ya lo dijo el Empecinado cuando Fernando VII se atrevió a reírse de él mientras le presentaba a “Grandes de España” de su Consejo personal. “¡Seguro que no los conoces!”. El castellano, el héroe, le dijo: “¡No Majestad, ninguno vi defendiendo a España frente al francés!”.

Pues ya saben ustedes. Estamos en medio de la Guerra de la Independencia, España doblegada y la poca autoridad que nos queda para organizar la resistencia y echar al invasor está en Cádiz... Ciriaco González Carvajal es un sevillano con cargos de responsabilidad políticas que en ese momento ocupa el cargo provisional (como toda la España provisional que luchaba por echar a Napoleón) de Secretario de Estado y de Ultramar. Entonces, asfixiado por deudas y a sabiendas que se necesitaba dinero de todas partes posibles para seguir financiando la Guerra de Independencia y reconstruir la Nación, formula una idea: “aumentar los ingresos del erario público sin quebranto para los contribuyentes”... es decir, crear una lotería. La idea se aprueba y el 4 de marzo de 1812 se celebra el primer sorteo de la Lotería Nacional, que para distinguirla de la Lotería de Números que existía desde 1763, se conocerá como Lotería Moderna. ¡Claro! La primitiva y la moderna...

La Lotería Moderna o Sorteo Nacional

En 1812 se había vencido. España era libre de nuevo, tenía Constitución, José I Bonaparte se iba con un botín sustancioso pero bien lejos y tocaba reconstruir el país. Cualquier ingreso que ayudara a su sostén iba a ser mejor que bien recibido. El resto de impuestos, habría que descartarlos habida cuenta de la cantidad de fallecidos y de desahuciados. Reconstruir el erario público y muy especialmente el conjunto del funcionamiento estatal se hacía complicado. Pero estaba más que contrastada la eficacia de la Lotería Nacional, que desde el mes de marzo y con su venta semanal, estaba ingresando cantidades más que aceptables a las cuentas de la Nación. Fue entonces cuando se planteó la celebración de un sorteo extraordinario para las fechas navideñas que vino a hacerse un 18 de diciembre de hace justo, justo, 200 años.

Primer billete del Sorteo de Navidad de la Lotería Nacional.

Aquella celebración contó con un billete que llevaba impreso para su reconocimiento el título de “Prósperos de Premios”. Costaba cada billete 40 reales y el ganador podía llevarse la cantidad elevada y sustanciosa de 8.000 pesos. Ya saben que a día de hoy, la herencia española sigue intacta en lo monetario puesto que da nombre a la moneda de ocho países que entonces formaban parte de España y como ésta, tenían como moneda de curso legal al peso. Argentinos, chilenos, colombianos, cubanos, dominicanos, filipinos, mejicanos y uruguayos, pagan y cobran en pesos, como en pesos cobraron los acertantes del primer sorteo navideño de hace hoy 200 años.

Grabado de 1875

Pasaron los años y el ganador tomó una costumbre y un  gesto de alegría irrefrenable que derivó en una práctica licenciosa y sorprendente. El agraciado renovaba su casa, tapaba agujeros y manifestaba su alegría desprendiéndose de todo lo viejo, inservible e inútil que atesoraba en el hogar y del que se podría deshacer ahora que había ganado el “Sorteo Nacional” o el de la Lotería Primitiva. ECHABA LA CASA POR LA VENTANA, como ya tratamos en su día en esta Alacena. 

La fecha para la celebración de este sorteo varió del 18 de diciembre primigenio al 23 de diciembre que funcionó durante décadas, como antesala (deseada y esperada) de la Navidad y la gran celebración de Nochebuena. Será a raíz de la primera de las retransmisiones por televisión de este sorteo, que tuvo lugar el 22 de diciembre de 1957, cuando se inmortalice el día como el de la lotería navideña. Han pasado muchas vicisitudes y mil episodios trascendentales para España y los españoles, pero lo cierto es que hoy como hace 200 años, todos sueñan con la ilusión de un pellizco que les procure más esperanzas... Eso os deseo a todos. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Dicen que la lotería es una forma de recaudar impuestos a los que no saben matemáticas.

Un saludo,

Emilio