Visitas

domingo, 16 de diciembre de 2012

Galerías Lafayette


Habían pasado 42 años de la apertura de Le Bon Marchè y corriendo 1894, dos antiguos empleados de la primera tienda contemporánea, del primera gran almacén del Mundo, abrían en el carrusel de Haussmman, a un tiro de piedra de la Ópera Garnier, (el palacio operístico parisino), Galerías Lafayette, que andando el tiempo se convertiría en el más exclusivo, elegante y refinado establecimiento comercial de París, cuando no de Europa entera.

Su proximidad a la Ópera, a la estación de Saint-Lazare y el cuidado estético tan admirable con el que los dos primos Theòphile y Alphonse Baden montaron este negocio, hicieron que pronto se convirtiera en uno de los predilectos de la burguesía parisina. Pasando los años, Las Galerías Lafayette reciben diariamente más de 55.000 visitantes, o lo que es lo mismo, más de 20 millones de personas pasan por ella al año. Constituyen la mayor superficie comercial del mundo occidental pasando a ser el principal gran almacén europeo por cifra de negocios.

Pero si por algo está este año de aniversario es porque su cúpula, quizás la más espectacular composición artística en el interior de un comercio, cumple 100 años. Se trata de un trabajo colectivo, por Ferdinand Chanut para concluir con la realización de las nuevas Galerías en 1912. Con una altura de 33 metros, la cúpula, de estilo neobizantino, es un conjunto de vidrieras coloreadas sostenidas por una armadura metálica floral.

Los 70 metros cuadrados de superficie de la tienda original se quedaron pronto pequeños. En 1905 empezaron a adquirirse los locales circundantes y al fin, hacia la Avenida Mogador, abrió sus puertas un nuevo edificio el sábado 19 de octubre de 1912. Ese mismo día, los parisinos pudieron contemplar, coronando la séptima planta de la construcción, la hermosísima y fabulosa cúpula del que puede ser el centro comercial más bonito del Mundo.

Entre Chanel, Armani, Guchi o Louis Vuitton, la tienda ofrece una distribución pensada para pudientes bolsillos y admiradores del lujo. Lafayette es sinónimo de elegancia, de una fastuosa opulencia que no deja a nadie indiferente. Por algo más de 20 millones de personas lo visitan.

Es muy recomendable en una ciudad que no cobran por respirar de milagro, que el visitante se dirija hacia la séptima planta, la terraza-café-ópera de Galerías Lafayette. Allí tendrá unas vistas indiscutibles de París, de la cúpula de la Ópera y del conjunto ordenado y perfecto del urbanismo parisino, obra del que le da nombre al Bulevar donde se cumplen 100 de una decoración elegantísima... el señor prefecto (alcalde) Georges Haussmman, ideólogo e inventor del urbanismo más imitado y más repetido en el mundo, el de la capital francesa. 

No hay comentarios: