Visitas

lunes, 12 de noviembre de 2012

El Primer Parlamento de la Historia en el Mundo


En una España indolente como la nuestra, hace falta recordar una y mil veces que nuestra Nación ha sido pionera hasta la saciedad en aportaciones a la Humanidad, cruciales y definitivas. Es el caso del parlamentarismo, de la opción de regir un Estado/Nación mediante la voluntad formal del pueblo, de sus habitantes, que nada menos nació hace ahora 894 en suelo español, en concreto, en el antiguo Reino de León. Cortes Generales, las Dietas, la Duma, los Estados Generales, los Parlamentos... En definitiva, el órgano elegido para que funcione un país, nació en España.

Algunos apuntaban a antiguas instituciones que no obedecen al espíritu del Parlamentarismo, caso del Senado de Roma, donde la reunión de los representantes de los patricios, le daban la imagen de un “cuerpo consultivo” o en su defecto, una institución que no gobernaba para todos. Otros han querido adelantarse a las Cortes de León de 1118 y poner al Alpingi de Islandia como el primer parlamento en el Mundo. Sería en el año 930 cuando se reúne por vez primera, y a pesar de todo ello, no es otra cosa que un CONSEJO DE ANCIANOS, de manera que no podemos hablar de Parlamento tal y como en León nace.

El Rey Alfonso IX de León llama a las Cortes del reino. A la Basílica de San Isidoro, acuden por orden regia la nobleza leonesa, los representantes de la Iglesia, representantes de las ciudades del Reino (acudieron los burgos de León, Astorga, Benavente, Ciudad Rodrigo, Ledesma, Oviedo, Salamanca, Toro, Zamora...) y lo más importante: representación del pueblo llano. Aquella primavera de 1118, hace la friolera de casi 900 años, León acogía las primeras Cortes del Mundo con representación del pueblo llano, sirviendo de modelo a todos los países europeos.

En estas Cortes Leonesas se debatirán por primera vez en la historia temas tan importantes como la inviolabilidad del domicilio, la del correo, la necesidad de convocar Cortes para declarar la guerra o firmar la paz, así como garantizándose una gran cantidad de derechos tanto individuales como colectivos, limitándose así los abusos de poder de nobles y rey, sentando las bases para la futura democracia.

Fue el Rey Alfonso IX el fundador de la Universidad de Salamanca y creador de la ciudad de La Coruña entre otros. Era heredero de una historia centenaria, pues el Reino de León es el heredero del Imperio Visigodo que unificó la Península Ibérica y que cimentó a España como tal. León ha vivido acontecimientos trascendentales como el del año 1077, cuando el Papa bendecía el reino para que desde entonces fuera un Imperio. Los Reyes acudían a San Isidoro para coronarse como “Emperadores de España” por privilegio papal. Aunque quizás llene más de orgullo si cabe, saber que cuando en 1098 es aprobado el escudo heráldico del reino, que hoy día forma parte del Escudo de España, acabamos de contemplar nada menos que EL NACIMIENTO DEL ESCUDO de un país más antiguo de Europa.

Las Cortes de León fueron convocadas varias veces más, como ejemplo de representatividad de todos los poderes y como modelo que luego siguieron los parlamentos de Inglaterra, los de Francia y los de todo el Mundo. Por eso cuando oigan decir a alguno que los países europeos nos llevan años de experiencia democrática, de parlamentarismo y de puesta en funcionamiento de organismos para el favorecimiento del pueblo, ríase y recuerde que en la España de hace nueve siglos, nació todo esto. 

1 comentario:

Saturnino José dijo...

Cuando aún habían redaños para defender lo que correspondía y los poderosos hacían bien en atender lo que se les decía.