Visitas

jueves, 8 de noviembre de 2012

El kilómetro cero


El doctor en Geografía Javier Colomo Ugarte realizó en 2008 un profundo, concienzudo y entretenido estudio para determinar con precisión absoluta cuál era el centro de la Península Ibérica, además de dónde estaría el centro exacto de la España peninsular, llegando a la conclusión de que el centro de la Península Ibérica se halla en el lugar de coordenadas:

Longitud:          -4,239180º = -4º 14’ 21”
Latitud:            40,240010º = 40º 14’ 24”

Este punto corresponde a un lugar situado en pleno campo, a unos 4,5 km al oeste de Méntrida (provincia de Toledo, aunque casi en el límite de la de Madrid), y 30 km de la capital de España. Sin embargo, quizás sea el término municipal de Maqueda (también de la provincia de Toledo) el centro de la Península Ibérica, y si atendemos a su nombre, proveniente del árabe ("Maqqada"), significaría “estable”, “firme”, o “fijo”. Otros opinaron que el verdadero origen del término significaría “plaza fuerte”, “estratégica”, “astutamente construida”.

Como vemos, el origen de algunas toponimias no está desencaminado, incluso para los balbucientes conocimientos geográficos que romanos y árabes pudieran haber tenido hace decenas de siglos. Es el caso de Pinto, la población madrileña que etimológicamente se quiere justificar con su origen latino, punctus, tal vez del vocablo punctum, es decir, punto, que vendría a expresar el “punto central de la Hispania romana”. Lo que parece que queda claro es que el centro neurálgico peninsular está alejado del que había venido a ser considerado el punto tradicional, el Cerro de los Ángeles, en el término municipal de Getafe (Madrid).

Los minuciosos y casi quirúrgicos estudios del doctor Colomo Ugarte (cuadro de arriba) señalaron también el que ha de ser entendido como el centro de España, con la inclusión de las Islas Baleares, determinando que se trata de Cebreros, en Ávila, a muy poca distancia del famoso conjunto escultórico ejecutado dos siglos antes de Cristo de los “Toros de Guisando”, con todo un excepcional pasado incluso más atractivo que su origen celta.

En los Toros de Guisando el rey de Castilla Enrique IV reconoció a su hermanastra Isabel como Princesa de Asturias, es decir, desde este momento y gracias a la futura Reina Isabel I, nacería España. Los toros deben su nombre al cerro de Guisando, a espaldas del arroyo que es frontera natural entre las regiones de Castilla y León y Madrid.

Todo esto, al menos a mí, me trae a la cabeza varias ideas: por qué de Madrid capital de España, el origen etimológico de varias poblaciones españolas, qué intentarían representar los cuatro famosos toros de 2.200 años de antigüedad... Y a fin de cuentas, cómo conociendo la historia, puede entenderse el presente y construir un futuro mejor.

Centro de la Península Ibérica: a 50 kilómetros al sudoeste del kilómetro cero (Puerta del Sol de Madrid), en la provincia de Madrid lindando con la de Toledo.

Centro de la España Peninsular: a unos 7 kilómetros de Villa del Prado, un pueblo de 6.500 habitantes en la cuenca del Alberche, en la Región de Madrid. 

No hay comentarios: