Visitas

lunes, 29 de octubre de 2012

La Guerra de Marruecos


El ejército del sultanato de Marruecos venía atacando tanto los muros de las ciudades de Melilla como los de Ceuta desde al menos 1840. Estas ciudades eran de España antes, mucho antes de la creación de Marruecos, del que podemos hablar como país, tal y como lo conocemos, a partir de la dinastía alauita (la misma que hoy sigue en el trono marroquí) y tal vez a partir de 1770, cuando definitivamente conquistan ciudades en manos portuguesas que determinan el territorio marroquí tal y como es hoy. Es decir, mientras que Melilla es española desde 1497 y Ceuta es española desde 1580, Marruecos, como país, no existió hasta 1766, por lo que es prácticamente imposible que haya algún tipo de reclamación y menos, que es lo que ahora nos interesa, que los marroquíes intentaran anexionarse Ceuta y Melilla en la época que nos ocupa y de la que hoy se cumplen años. 

Sea como fuere, España precisaba de una acción que dejara claro la soberanía de las ciudades de Ceuta y Melilla, pero especialmente que devolviera la tranquilidad a los habitantes de estas dos plazas, asfixiados y amenazados de continuo y que habían sido testigos de los ataques de 1840, 1844, 1845, 1848, 1854 y 1859, éste último el detonante definitivo de la conocida como Guerra de África, Guerras de Marruecos o Primeras Guerras Africanistas de España. Sea como fuere, un 29 de octubre de 1859, una bandera española es quemada en los muros de la frontera de Ceuta con Marruecos y desata la operación militar que estaba aprobada por el Congreso desde el 22 de octubre. Esta intervención militar contaba con el visto bueno de los Gobiernos de Francia y de Inglaterra.

El General Leopoldo O`Donnell.

La Guerra duró hasta el 26 de abril de 1860 participando 40.000 soldados españoles que recibieron 4.100 bajas, frente a 140.000 soldados marroquíes que recibieron 6.000 bajas. Ese mismo 26 de abril de 1860 se firma el Tratado de Wad-Ras, en el que se estipularon los siguientes acuerdos:

*España será poseedora de Ceuta y Melilla a perpetuidad.
*Cesarían los ataques e incursiones a Ceuta y a Melilla.
*Las Islas Chafarinas pasaban a ser de España, para el control del Mediterráneo.
*El sultanato de Marruecos acordaba pagar una indemnización de 100 millones de pesetas.
Tetuán quedaba en manos españolas hasta que se cumpliera el acuerdo.

Iglesia de la Virgen de las Victorias del Barrio de Tetuán de Madrid.

A finales de abril de 1860, los soldados españoles regresan a casa y pisan la Península. La idea del Gobierno de Isabel II es homenajear a los héroes de África como es debido, por lo que miles de soldados acampan a las afueras de Madrid, en un descampado que les servirá hasta que concluyan los preparativos para el homenaje, entre los que está una entrada triunfal en la capital, el levantamiento de arcos de triunfo de flores y guirnaldas y una revista y parada militar con la Reina en la presidencia. Pero, por motivos económicos, nunca sucedió. Los militares aguardaron meses enteros, atrayendo en torno a ese improvisado campamento a comerciantes y a trabajadores que con sus distintos oficios, fomentaron un establecimiento que pasó de ser provisional a oficial, de forma que nacería el barrio de Tetuán de Madrid, cuyo nombre completo, a raíz del episodio histórico que estamos narrando, fue el de Tetuán de las Victorias.

La Calle Tetuán de Sevilla. 

Muchas ciudades se hicieron eco de esta exitosa empresa militar española, como se puede comprobar en el nomenclátor de ciudades del abolengo del sevillano. En su centro histórico, la calle Tetuán es recuerdo imborrable de esta conquista y victoria militar sobre Marruecos.

Fernando VII arrodillado ante la Virgen de las Angustias de Granada.

Y al fin, Granada, el 6 de noviembre de 1859, ya iniciada la Guerra que contamos y este episodio que sucedió justo hace hoy 153 años, se reunió en torno a la Virgen de las Angustias. La convocatoria partió del Ayuntamiento, siendo apoyado por parte del Arzobispado y de la Capitanía General. Consistió en una Misa de petición dentro de la Iglesia (todavía no era Basílica) de las Virgen de las Angustias, ante la que se rogó que los soldados españoles tuvieran un feliz final y regresaran salvos de la campaña militar. En todo caso, la que es Patrona de Granada, parece que estuvo atenta al ruego de los granadinos e intercedió por los soldados de España.

Triunfo del Ejército Español en Marruecos.

Y así es cómo, hace hoy 153 años, en desagravio por quemar una bandera española, los marroquíes aceptaron que Ceuta, Melilla y las islas e islotes frente a sus costas serían a perpetuidad de España, y como la historia está como lección y dice el pueblo que las modas siempre vuelven, a lo mejor es buen momento para recordarle a más de uno, Catalán o marroquí, que hoy como ayer, las tropas españolas y la Virgen de las Angustias están deseando entrar en acción, las primeras haciendo lo suyo y ELLA, en lo suyo también.
Angustias, Patrona de Granada.

No hay comentarios: