Visitas

sábado, 20 de octubre de 2012

Juan Antonio Cebrián


Son cinco años con sus cinco noches sin escucharte ya, maestro, porque tuviste el mal pie de marcharte con 41 años de vellón, que es menos de lo que deberías haber vivido y todo un insulto para los tuyos y los que de una u otra forma nos inculcaste otra forma distinta de oír, sentir y vivir la radio. Fue hoy pero en el pretérito “imperfecto” de 2007, o sea, hace tal día cinco años, cuando tú, maestro Juan Antonio Cebrián, decidiste dejarnos en la orfandad más religiosa y ética que hemos sabido superar gracias a Bruno Cardeñosa y el espíritu latente de tu ingenio creativo, que mantiene el cómo y el por qué de ese programa único y maravilloso que hemos venido a llamar “La Rosa de los Vientos”.

Tienen muy pocos la capacidad de detener el tiempo como cuando echabas la voz al ruedo de las ondas y rompía el silencio de la noche esa genialidad que pariste bajo el nombre de “Pasajes de la Historia”. Y el ritmo dinámico del programa, el tacto a las hora de escoger las sintonías, el acierto de recursos sonoros, convertían noches insípidas en amenas lecciones, con “Versus”, “Materia reservada” o “El rincón del escribano”.

Cinco años ya, maestro, y lo bueno es que nadie muere del todo mientras su huella haya dejado indefectiblemente unido a alguien (y somos legión), el recuerdo más grato y más agradecido posible. Por todo, gracias, don Juan Antonio Cebrián. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

GRANDE MAESTRO CEBRIAN DESDE VALPARAISO CHILE
cesar