Visitas

martes, 4 de septiembre de 2012

Rebeca

Dice nuestro Diccionario que se trata de Chaqueta femenina de punto, sin cuello, abrochada por delante, y cuyo primer botón está, por lo general, a la altura de la garganta. Lo que a lo mejor muchos desconocen es que le llamamos a esa prenda femenina tal que así, después de haber visto los españoles el estreno de la película REBECA, dirigida por Alfred Hitchcock y basada en una novela de Daphne du Marier. La escritora había nacido en 1907  y su gran éxito fue “Rebeca”, escrita en 1937 y que pronto encandiló al gran mago del suspense Hichcock quién la adaptó para llevarla a escena. Daphne, fue también la que escribió “Los pájaros” que igualmente adquirió Alfred para inmortalizar por siempre.

Rebeca fue grabada en 1940 y estrenada en España entre 1941 y 1942. Fue nominada a 9 Óscar de los que ganó el de mejor película y mejor fotografía y con Laurence Olivier y Joan Fontaine como protagonistas, se convirtió en todo un éxito. Cuenta la historia de Maximilian De Winter, un aristócrata inglés que ha perdido a su esposa, Rebeca De Winter, fallecida en extrañas circunstancias al hallarla muerta junto a la costa. Para reponerse, decide refugiarse en Montecarlo donde conoce a una joven que trabaja como dama de compañía. Los dos se enamoran y se casan rápidamente y se van a vivir a la vieja casa familiar de los de Winter... Pero la joven esposa se da cuenta que la huella (y la sombra) de la anterior esposa, sigue demasiado presente en la casa, en el servicio, en el pensamiento de su marido...

La prenda que Joan Fontaine usa, sorprendió a los españoles. Nunca habían visto algo parecido. Nunca un tipo de abrigo así. Hoy sirve a hombre y mujer, pero entonces femenino. Y en efecto, empezó a acuñarse el término Rebeca para denominarlo, aunque Rebeca, como saben no sale en todo el largometraje porque está muerta. Así que gracias a Hitchcock tenemos un tipo de moda con más de 70 a las espaldas. Ahora, eso sí, quizás por su inglesa influencia, a mí de siempre me encantó oír a los castizos de Granada (y de Motril), hablar de “saquito” en vez de jersey, o de otras tantas formas que recuerdan que este país, si algo tiene, es riqueza lingüística.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Saquito. Chamarra. Babuchas...

Muy didácticas esta serie de entradas...aunque no den mucho juego a comentarios siempre son interesantísimas.

Santi