Visitas

viernes, 7 de septiembre de 2012

¿Junta de Andalucía o Naciones Unidas?


Andalucía... el sur de la Península Ibérica y la región más meridional del continente europeo, la frontera con África. Una lengua de tierra de casi 90.000 kilómetros cuadrados que ha sabido sibilinamente ningunear y empujar al ostracismo a la mitad de su territorio y la casi mitad de sus ciudadanos, pero que no tiene reparo alguno en otorgar  subvenciones con el dinero de todos los andaluces a los países más recónditos del Planeta. A priori, negar ayuda y asistencia a algún ciudadano sea del lugar que sea, ni es ético ni moral. Cuando esa ayuda transformada en dinero, sale de una región que tiene en suerte ser la más pobre, la que más paro tiene y la que peores datos educativos ofrece, DE TODA EUROPA, la cosa tiene como menos, poca gracia.

Andalucía, por miles de motivos que ahora no nos ocupan, se ha encargado en abrir la brecha ya incurable entre los andaluces del este y los del oeste. Si ya de por sí ser caritativos con los de fuera y no con los de dentro, como prioridad insalvable, es necio y poco moral, una región que supera el millón de parados y con más de 300.000 ciudadanos que tienen que ser atendidos por los comedores y centros de auxilio de la Iglesia Católica para poder comer, no puede bajo ningún concepto lanzarse a cooperar y ayudar con nadie de ninguna parte del Mundo. Si además algunas de estas ayudas son del estilo de las que ponemos a continuación, la ineficacia e inmoralidad de los gobernantes andaluces debería además reabrir un debate inmediato: ¿cómo es posible que tras tres décadas de autonomía, la situación socio-económica andaluza sea peor y se haya fragmentado más el territorio?

A veces, cosas como estas te dejan claro que no todos los pueblos saben gobernarse y que el Estado de las Autonomías asestó el golpe más fiero a la dignidad y a la razón. Ojalá pronto (como granadino y como contribuyente asqueado) el esperpento parlamentario y administrativo que somete a mi Granada y que obvia sus hambrientos y necesitados para atender a los de Guinea, El Salvador, Costa Rica, Senegal, Bolivia y muy especialmente, el régimen dictatorial de Marruecos, acabe de UNA VEZ POR TODAS... Pero claro, si el que nace lechón muere cochino, con semejante ideólogo qué podíamos esperar... He aquí algunas lindezas:

Subvenciones culturales en Marruecos de los últimos cuatro años, 15 millones de euros, en concepto, entre otros de: “Edición de la Revista Culturas”, “Programa al-Mutamid” (Teatro en el Mediterráneo), “Constitución del foro de juristas hispano-marroquíes”, “Festival de laúd árabe de Tetuán”, proyecto “Estrechar III: MUJERES EMPRESARIAS EN EL DESARROLLO ECONÓMICO DEL ESTRECHO” o la subvención anual cercana a los 4 millones de euros que recibe la Fundación Tres Culturas, cuyos fines son la realización de actividades e iniciativas para conseguir un desarrollo económico y social sostenible y equilibrado y el fomento de un mayor conocimiento y comprensión de las diferentes culturas, religiones y pueblos del Mediterráneo".

Mejora de los servicios sociales básicos en el Norte de Marruecos, con especial atención a las mujeres y niñas, 2.002.517 euros.

Contribución al logro de la soberanía alimentaria en las provincias de Maputo y Gaza, en Mozambique, 2.000.983 euros.

“Flamenco de Orilla a Orilla”, cursos para españoles y marroquíes, 1,3 millones de euros.

Reducción de las desigualdades de género: facilitando el ejercicio de la ciudadanía plena de las mujeres en El Salvador y Guatemala, 1.138.239 euros.

Programa de apoyo educativo al niño y niña andino con enfoque intercultural bilingüe en Huancavelica, 1.050.000 euros.

Reducción de la mortalidad materno infantil y promoción de la salud sexual y reproductiva en Burkina Faso, 1.047.840 euros.

Punto de Información del Flamenco en Fez, Marruecos...

Mujeres y jóvenes con capacidades, ejerciendo su ciudadanía en todos los ámbitos de su vida en los departamentos de Matagalpa y Jinotega de Nicaragua, 857.119 euros.

Erradicación de la violencia contra las mujeres desde la actoría de organizaciones en Ecuador y Bolivia, 800.000 euros.

Mejora de las capacidades organizativas y de incidencia política del movimiento sindical en Costa Rica, 424.999 euros.

Información en la Coordinadora de Centrales Sindicales Andinas, para Bolivia, 399.999 euros.

Chocolate artesanal y ecoturismo en la Provincia de la Plata de la República Dominicana, 242.211 euros.

Ayuda para el proyecto “Incorporación de la equidad a la acción sindical en salud laboral en Centroamérica. El caso de las máquinas y las bananeras”. Con destino a El Salvador, 229.154 euros.

Fortalecimiento de las estructuras de las centrales pertenecientes a la coordinación de centrales sindicales andinas para la afiliación y la cotización, 220.369 euros.

Curso de experto en salud sexual destinado a Senegal, 206.492 euros.

Mejora de la capacidad productiva de champiñones en Chefchauen, Marruecos: 154.503 euros

Dotación de equipamiento y fortalecimiento de las capacidades docentes de la organización sindical Unión Marroquí del Trabajo en Nador, 146.320 euros.

Ayuda a “La cooperación internacional para el desarrollo: un reto sindical. Campaña de sensibilización para la defensa de los derechos laborales y sindicales en los países del sur”, con 109.998 euros

Reforzamiento de las capacidades de defensa de los derechos de las mujeres trabajadoras de Guinea Bissau, 97.726 euros).

Fortalecimiento orgánico para la defensa de derechos laborales en el sector alimentos, bebidas y afines en Perú, 53.516 euros.

En total, la protección del champiñón marroquí, el chocolate dominicano, la proyección sindical en Hispanoamérica, el idioma quechua... supone más de60 millones de euros andaluces. Y todo ello, con el 34 % de paro y el 35 % de los andaluces bajo el umbral de la pobreza. ¿No es para intervenir militarmente el Palacio de San Telmo y el Hospital de las Cinco Llagas?

2 comentarios:

Santi dijo...

Coincido en lo que dices, pero habría que matizar mucho sobre cooperación al desarrollo (que personalmente reformulaba de pitón a rabo).
Sobre calidad educativa discrepo. Tras Andalucía están La Mancha y Extremadura, que ni participan del estudio de nivel educativo...

Lo que refleja ésto es, por una parte, el despilfarro porque lo que es de todos no es de nadie (Ministra PSOE dixit) y, por otro, la poca eficiencia en la administración de los revursos humanos y materiales de los gestores de la Administración.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Estimado amigo: en todos los lados "cuecen habas" (añádelo a tú serie).
Aquí en Navarra, comunidad foral y con régimen fiscal diferente, el gobierno tenía destinada una partida para entradas a los toros, futbol, teatro y auditorio por importe de 60.000 euros. Los parlamentarios, trabajadores y familiares de la cámara, cuentan con asistencia dental ilimitada y gastos ópticos (gafas y cristales incluidos). El parlamento cuenta con 50 miembros para una población de 600 mil habitantes.
Siendo una comunidad en la que está una de las mejores universidades, se empeñaron en hacer una pública con un campus en Pamplona y otro en Tudela que es un pueblo como Almuñecar en invierno.
Te recuerdo que hace poco las elecciones en Andalucía no otorgaron la confianza al PP. Supongo que los votantes prefieren este despilfarro a otra opción.
Un saludo,
Emilio Linares