Visitas

jueves, 2 de agosto de 2012

Ha pasado un ángel

 Mezcla de la tradición romana y de la cultura cristiana, la creencia popular decía que durante un velatorio,cuando los asistentes decían intencionada y accidentalmente el nombre del finado, éste podía pasar invisiblemente ante ellos. Por ende, herencia de ese culto ancestral a los difuntos, desde los idus familiares de Roma al día de loa Fieles Difuntos cristiano, hay en la expresión un origen de temor y mucho de respeto, pero nos ha llegado a nuestros días para cuando se produce un silencio incómodo en medio de una reunión o se corta una conversación súbitamente.

Lo cierto es que de esa fusión cultural de Occidente, mitad Antigüedad, mitad Catolicismo, nos viene dada. Porque si los romanos, que tenían vasijas en los Lares y los Manes, deidades menores que representaban la permanencia de los muertos en la vida diaria, decían el nombre de uno de sus difuntos, el resto guardaba un instante de silencio e inclinaba respetuosamente la cabeza. Y el cristianismo, entrelazó el sentido del ángel o personaje cercano a Dios con el difunto que tras la muerte, gozaba del privilegio de estar en presencia del Padre.

Así que hoy, fiesta de la Virgen de los Ángeles, qué mejor día que rememorar esta expresión y recordar de paso, a la Virgen centenaria del Barrio del Realejo, del Convento de Clarisas al que da nombre, y desde donde espera y aguarda las fiestas históricas que le procura su Hermandad y la procesión por el Barrio de los barrios de Granada. 

No hay comentarios: