Visitas

domingo, 19 de agosto de 2012

Groucho Marx

Cuesta pensar que haya personas que se puedan morir. Más si prácticamente, tus recuerdos cinéfilos infantiles pasan por esa imagen suya tan particular y tan característica, tan única, creada a golpe de una vida de ingenio que es tan harto conocida, que lo único importante ahora es rendir homenaje al genio incombustible que nos dejó hace hoy 35 años y que ha venido a constituir una de las excepciones por las que todavía merece la pena tener fe en la humanidad. Por eso, tal vez lo más elocuente que se puede decir sobre él, sea lo que él mismo nos dejó, en esa colección inagotable de maestría y humor fino que hasta hoy nadie nunca ha podido repetir, que para muchos, es una compilación de sus frases célebres y que estoy convencido, es el corpus perfecto para vivir feliz y haciendo feliz a los demás:

“Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no les conozco muy bien”.

“Nunca olvido una cara pero con la suya voy a hacer una excepción”.

“Es usted la mujer más bella que he visto en mi vida, lo cual no dice mucho en su favor”

“Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros”.

“El matrimonio es la principal causa de divorcio”.

“He tenido una noche absolutamente maravillosa. Pero no ha sido ésta”.

“La humanidad, partiendo de la nada y con su sólo esfuerzo, ha llegado a alcanzar las más altas cotas de miseria”.

“He disfrutado mucho con esta obra de teatro, especialmente en el descanso”.

Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo.

“La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.

“Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna”…

"Bebo para hacer interesantes a las demás personas".

"Es mejor permanecer callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente."

"La próxima vez que lo vea, recuérdeme no saludarlo."

"Si sigues cumpliendo años, acabarás muriéndote. Besos, Groucho." (Felicitación de Groucho a un amigo).


Lo que sí es cierto es que Groucho no hubiera sido nadie sin otro verdadero monstruo de la interpretación, un  pionero sin precedentes, el que inspiró cuando no, hizo posible que los Hermanos Marx tuvieran la posibilidad de hacernos reír mientras filmaban inolvidables películas para la Metro. Porque el humor casi ridículo, surrealista e inclasificable que Groucho llevó a las pantallas, se lo había visto antes al enormísimo Buster Keaton, relegado a guionista de "Un día en las carreras" o "Una noche en la ópera", entre tantas. Al final de sus días, fue el casi dios Billy Wilder el que lo rescató para hacer un pequeño papel en "Sunset Boulevard", o como la conocemos en España: "El crepúsculo de los dioses". En efecto, Groucho es un 40 %, Goucho. Tal vez un 30 %, Buster Keaton y un último 30 %, es el disfraz inmortal de Charles Chaplin. Ahora bien, hay que ser muy genio para resumir tanta excelencia y exprimirla como original, y eso sólo lo supo hacer el GRAN HERMANO MARX.

Y al fin, desmentir la atribución que le otorgan en relación a su epitafio: es mentira, su lápida no dice: PERDONEN QUE NO ME LEVANTE. Aunque si a alguien se le pudo ocurrir, sin duda, habría de ser el más inteligente de cuantos personajes ha dado el cine, Julius Henry Marx, Groucho para el Mundo. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estas tambien son suyas.
* "Inteligencia militar son dos términos contradictorios".
* "Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro"
* "Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer".
Un abrazo, hermano.
Alex Aroca.