Visitas

sábado, 4 de agosto de 2012

Gibraltar Español

Hoy se cumplen 308 años que Gibraltar está en manos inglesas. Bajo ningún concepto alguien puede poner en tela de juicio que este que suscribe estaría encantado que la pequeña lengua de tierra de la que hablamos, pasara a manos españolas, pero hay motivos mucho más allá de los políticos, de los legales o de los sentimentales/patrióticos que evidencian a veces la realidad más absoluta, que no es otra que, por mucho que nos disguste, Gibraltar es inglesa y forma parte del Reino Unido.

Quizás sea el tiempo el que juegue a favor de la posesión. Si hacemos cuentas, hoy, se cumplen 308 años de dominio inglés sobre Gibraltar, luego, si repasamos la historia del Peñón, seremos capaces de darnos cuenta que lleva más tiempo siendo inglés que lo que fue alguna vez español. Pongamos como nacimiento de nuestra España la fecha del 2 de enero de 1492, la que todos reconocen formalmente   como acta de fundación del primer Estado Moderno del Mundo, que es, pese a quien pese, España. Desde ese día al 4 de agosto de 1704, España contó con Gibraltar por espacio de algo más de 212 años. No es menos cierto que pasó a manos reales, es decir, que dejó de ser un lote de propiedades aristócratas, en 1501. Lo fue del Ducado de Medina Sidonia desde 1462 hasta este año de 1501 que cayó en manos de los soldados de Isabel I, la Reina Católica. Si sostenemos que España nació en 1492, no deberíamos contar a partir de 1462 como la fecha en la que Gibraltar es español, y si además somos exquisitamente veraces con la historia, no podríamos hacer cuentas hasta que se tomara por la Corona, garante de la unidad española, desde 1501. Luego todavía las cuentas serían más reducidas: 203 años en manos españolas por los 308 que lleva siendo inglés.

Gibraltar era del Reino de Granada. Y Granada hasta 1492, no era España. Fue tomada en 1462, en ese lento pero seguro camino de desintegración del mítico pueblo nazarí que se precipitó él sólo a su desaparición. Aunque fuéramos generosos y creyésemos que España fue dueña del Peñón desde 1462, las cuentas son fáciles: 242 años en manos españolas... o lo que es lo mismo, lleva más tiempo siendo inglés que lo que un día fue español.

Es cierto que aquel 4 de agosto de 1704, Gibraltar no fue tomada por los ingleses, sino que se rindió a las tropas del pretendiente al trono español de la rama de los Habsburgo. Y también es cierto que en el Tratado de Utrech de 1713, los españoles dieron la soberanía a los ingleses, aunque las Naciones Unidas incluyera esta lengua de tierra en la “lista de territorios sometidos a descolonización”, y que repitiera el 20 de diciembre de 1966 y el 19 de diciembre de 1967 que la Potencia administradora (Inglaterra) tenía que desocupar el territorio y reintegrarlo a España.

Pero más allá de cuestiones legales que desde luego, y más teniendo en cuenta que favorecen a España, no voy a cuestionar, lo cierto es que Gibraltar ha sido eminentemente musulmana, ha estado menos de un siglo en manos castellanas, dos siglos como parte de España y mayoritariamente, siendo del Reino Unido. Y la historia a veces es más demoledora que cualquiera de las legislaciones. Además, casi el 99 % de sus habitantes se siente inglés, que es suficiente como para entender que ese pedazo de la costa peninsular se obceca en no tener nada que ver con nuestra Nación.

Ahora bien... ¿queremos realmente que ondee la bandera rojigualda en el Peñón? Y entonces, ¿por qué en ese ejercicio de cinismo absoluto no cortamos las relaciones vecinales, restringimos la frontera y recrudecemos los intercambios laborales y comerciales? O acaso, ¿si que nos interesa que Gibraltar aporte economía y trabajo a centenares de vecinos del Campo, gaditanos y españoles pues, que tienen en Gibraltar su sustento? Difícil decisión: o la reclamación formal va pareja a una reclamación moral, o simplemente, España ha de aprender y entender que por mucho que nos duela, aquello no es ni tiene visos de que sea algún día parte de nuestra Nación.  

Y todo ello en base a la historia, que ha marcado con los colores británicos sus piedras. En base a que en un Tratado, el fustigado y vencido Imperio Español decidió que era mejor perder Gibraltar que no desangrarse territorialmente hablando, por lo que nuestros antepasados, ya cejaron en cualquier empeño y concedieron carta inglesa al Peñón. Y al fin, porque el que algo quiere, algo le cuesta. Y aprovechándose de su condición de paraíso fiscal (presunto, ojo), de sus exenciones de impuestos y de su economía movida y ágil, cientos, cientos de españoles viven de Gibraltar y con este hecho reconocemos a todas luces su soberanía, pero somos capaces luego de reclamarla para nosotros.

Mientras, siempre nos quedará el orgullo de decir, medio en broma y medio en serio: ¡Gibraltar español!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es el mismo argumento de los que defienden Al Andalus como parte del mundo islámico; ocho siglos no se borran así como así... dicho sea de paso.

Santi.

PS: No te veo fino este fin de semana, así que descansa, cervecitas, y pásalo bien.

Anónimo dijo...

El argumento que utiliza del tiempo de posesión de Gibraltar es el mismo argumento que utilizan los ingleses para justificar su no devolución: que lleva más tiempo siendo inglesa que española. ¿ Y qué tiene que ver el tiempo de posesión?. Lo que hay que argumentar son las condiciones de la pérdida, y ahí sí que España tiene todas las de perder, pues mal que nos pese, España cedió Gibraltar no en principios de igualdad y de libre voluntad si no instada a aceptar un Tratado en contra de sus intereses. Por lo cual, el Tratado de Utrecht estaba "viciado" desde su concepción hasta la firma, pero lo firmamos y eso hay que aceptarlo, de otro modo España podría haber escogido la otra vía: continuar la Guerra.
Sobre el tiempo de posesión hay que hilar más fino: Gibraltar ha sido posesión de monarquías hispanas desde siempre a excepción de la época del Califato y eso incluye la España visigoda y desde el Califato cordobés. No hay que asociar España con Monarquía Católica, pues de ser así sí contaríamos el periodo que Vd expone. Exceptuando el Califato de Bagdad, Gibraltar y el resto de España han sido siempre posesión de reinos asentados en la Península.

Anónimo dijo...

El computo de años del articulista esta mal hecho, pues olvida los siglos del Primer Reino de España, bajo gobierno de reyes visigodos.

Luego: Gib. es más tiempo española que inglesa

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Querido comentarista... como historiador he intentado en algún momento yo también aferrarme a una historia de España antes de 1492, pero lo cierto es que bajo el juicio de la historia, lo cierto es que es imposible. Lo mismo que Francia cuenta como tal la conocemos desde Francisco I (después que España), Alemania desde el II Imperio e Italia desde su reunificación en 1868, España no puede contar su historia (entendiendo España como la conocemos hoy, ojo) más que desde 1492. Por cierto, esto ya supone que nuestra Nación es la más antigua del Mundo Moderno, ahí es nada. El Reino Visigodo desgraciadamente, no es el Primer Reino de España... ni siquiera sus límites se corresponden con los actuales y además, no se usaba el término España. De hecho, en el siglo VIII por ejemplo, al-Andalus utilizaba más desde Córdoba España que los reinos cristianos. ¡Qué cosas! ¿verdad?

Muy agradecido por la observación. Aquí tiene su Alacena. Desde septiembre, con renovadas ganas.