Visitas

viernes, 17 de agosto de 2012

El Centro Federico García Lorca

Cierto; es el caos personificado, o dicho de otra manera: si esta plaza estuviera en algún otro lugar granadino, y no en las postrimerías de una de las arquitecturas religiosas más imponentes de España que inspiró a otras 8 catedrales más del Mundo, a escasos cien metros y pico del lugar de enterramiento de los 4 primeros Reyes de España o casi lindero al edificio Curial, vecina de la primera Universidad Granadina con más de 600 años de antigüedad... Pues estaríamos hablando de otra cosa.



Sí, cierto. Si uno se detiene en algunas de las arquitecturas del emplazamiento, sale encantado. Hay edificios de corte historicista, del llamado “revival” del gusto del siglo XIX y principios del siglo XX que especialmente por la continuación de la Calle Cárcel Baja hacia Trinidad (no deja de ser la Romanilla, vale, pero fuera del concepto de plaza propiamente dicho), presentan una buena planta, una imagen (falseando históricamente la realidad, todo sea dicho) que concita las fotos de miles de visitantes y de propios, por qué no.

El caso es que estamos en uno de los enclaves históricos más cuidados y más notorios de Granada. ¿Es el sitio por tanto para ubicar el Centro encargado de recoger todo el legado del inconmensurable Federico García Lorca y con una apuesta tan contemporánea? Desde luego, Granada necesita que en los polos de atención del turismo, se ubiquen los lugares destinados a ensalzar el rico patrimonio histórico y cultual que posee la ciudad. Lo que me parece paradójico es que un edificio como el extinto Banco de España no sea digno de un Museo, y sí se consienta que, con este mismo criterio (buscar el centro histórico, fomentarlo, enriquecer los lugares más transitados con sitios para la cultura), Lorca ocupe el corazón de Granada y además dentro de una arquitectura que apuesta por una contemporaneidad aplastante.

De la idea original que ganó ese concurso en cuyo jurado estaban, entre otros, Rafael Moneo y Alberto Campo Baeza, al resultado final, aunque aún no concluido pero externamente evidente, hay un trecho.

Y pueden ver el folleto que dieron en su día... Yo lo tengo claro; no es el lugar ni el edificio que debe ocupar. Pero bastante tenemos con los años de retraso, los más de 24 millones de euros que va a costar (si no aumenta, como ya lo hizo de casi 18,5 millones iniciales) sólo el edificio para luego equiparlo. Y mientras, el Museo de la Ciudad, con los fondo suficientes como para sorprender a propios y extraños, abandonado. Bien, bien. Pero la inoperancia de la clase política es tan manifiesta que el Centro Lorca es ya el monumento a la estulticia. Y como su problemática arroja, va a resultar que sí está en el sitio adecuado: en la plaza del caos de la Granada más céntrica e histórica.

Para que luego digan que “TODO ES POSIBLE EN GRANADA”


No hay comentarios: