Visitas

sábado, 14 de julio de 2012

Gustav Klimt

Nació un 14 de julio, un día marcado por los cambios del mundo, como el arranque de la Revolución Francesa, la proclamación oficial de Venezuela como país independiente o el último partido que jugó de manera oficial Maradona. Y el caso es que Gustav Klimt andaba lejos de convertirse en uno de los referentes pictóricos de la Humanidad, en virtud a varios conceptos: renovar por completo, como un antes y un después la pintura, convertirse en uno de los mejores artistas del Modernismo, destacar como pintor de símbolos con códigos concretos y dar rienda suelta a la decoración, al gusto por la ornamentación y al empleo de técnicas mixtas para confeccionar lienzos y murales nunca antes vistos y nunca después igualados.

Klimt  pintó cuatro de las quince obras más caras del Mundo, siendo en concreto de la que destacamos la que fue adquirida en junio de 2006 por 135 millones de dólares, convirtiéndose hasta la fecha en la cuarta más cara de la historia: “Adele Bloch-Bauer”. Y precisamente en el desnudo femenino es donde encontrará su inspiración más rotunda, de forma que se ha considerado que su fama es debida al talento que siempre tuvo para la interpretación de los desnudos, puesto que tal vez pueda ser considerado como el maestro del erotismo pictórico.

Es muy interesante que no existan autorretratos suyos; la clave nos la da el mismo Klimt con este comentario: "no existe ningún autorretrato mío. No me interesa mi propia personalidad como objeto de un cuadro, sino más bien me interesan otras personas, en especial mujeres, otras apariencias…estoy convencido de que como persona no soy especialmente interesante. Soy un pintor que pinta día tras día de la mañana a la noche...Quien quiera saber algo de mí,(...) debería mirar cuidadosamente mis cuadros".

Como miembro de la Secesión Vienesa realizaría las pinturas murales alegóricas de la Universidad de Viena que suscitaron duras críticas; el artista abandonó el proyecto antes de finalizarlo y ya no volvería a recibir encargos oficiales, centrándose en esas telas donde destaca su particular concepción de la perspectiva y en los que predominan las tonalidades verdes, pro especialmente, llevando a cabo la temática de sus figuras femeninas, que constituyen lo más conocido y valorado de su producción.

Realismo, simbolismo, decorativismo extremo. No cabe duda que Klimt fue un renovador, un autor descomunal cargado de inventiva que hoy día es reconocido, por obras como la de arriba, como uno de los más grandes autores del arte universal. 

No hay comentarios: