Visitas

sábado, 21 de julio de 2012

El templo de Artemisa

El mismo día que venía al Mundo el Magno Alejandro, un perturbado incendiaba el Templo de Artemisa o de Diana, una de las joyas más exquisitas de la arquitectura universal de todos los tiempos que había sido construido por el arquitecto griego Quersifrón y era considerado una de las 7 maravillas del Mundo. Medía 115 metros de longitud y tenía 55 de anchura. Se sostenía mediante 127 columnas de 18 metros de altura y con un altar de 22 x 32 metros. Todo de mármol, aquel 21 de julio del año 356 antes de Cristo, el mismo día que nació el mítico Alejandro Magno, Eróstrato quería a toda costa destruirlo con el inentendible fin de para pasar a la historia como el destructor del más hermoso y grande de los templos griegos. Y lo consiguió, aunque a duras penas.

Porque los habitantes de Éfeso, en la actual Turquía, prohibieron bajo pena mencionar siquiera la destrucción del Templo para que, precisamente, no se cumpliera al menos el sueño del loco Eróstrato de pasar a la historia. Pero la noticia acabó trascendiendo y fue dada a conocer por Estrabón. Decían los griegos que la diosa Artemisa estaba tan ocupada haciendo posible que naciera el inigualable Alejandro Magno que ni se preocupó en salvar su propio Templo. Y en agradecimiento, 28 años después Alejandro le ofreció a los efesios la posibilidad de reconstruir el templo costeándolo él. Pero encumbrado como estaba el imparable militar, la respuesta de los habitantes fue cuando menos sorprendente: ¿cómo un dios va a construirle un templo a otro dios? Fuere como fuere, se iniciaron las obras contratándose al prestigioso Dinócrates, el mismo que había dado los planos y medidas para la fundación de la ciudad de Alejandría en el actual Egipto.

De esa reconstrucción poco queda, porque el templo nuevo fue también destruido, esta vez por parte de los godos en el año 262 de nuestra era. La columna de la imagen de arriba es lo único que persiste. Y al leer el Nuevo Testamento, en el Libro de los Hechos de los Apóstoles 19:24-28, encontramos cómo este Templo se cita en el mismo, lo que da idea de su importancia y por qué un día fue llamado a formar parte de las siete maravillas del Mundo.

Aunque quizás lo más curioso es que La Selçuk Artemis Culture, Arts and Education Foundation tiene prevista la construcción del Artemision por tercera vez en la historia. El nuevo templo, que mantendrá el mismo tamaño de su antecesor, se construirá en una zona llamada Kurutepe, a 1500 metros de la ubicación original del templo y cuenta con un presupuesto de 150 millones de dólares.

No hay comentarios: