Visitas

martes, 19 de junio de 2012

Atentado de Hipercor

"Hacia las tres de la tarde, uno de los miembros del grupo realizó desde cabinas telefónicas públicas tres llamadas, comunicando en nombre de ETA que tendría lugar una explosión en el establecimiento entre las 15,30 y las 15,40, a la Guardia Urbana, a “Hipercor” y al diario “Avui”, llamada que se participó a los “Mozos de Escuadra”, quienes a su vez dieron cuenta, a las tres y media, a la Sala de Seguridad Ciudadana... Las fuerzas policiales que acudieron al lugar y el servicio de seguridad del establecimiento no consideraron conveniente la evacuación del edificio y, sobre las 15,55 horas, visto que no se había localizado la bomba y que había pasado ya con creces el tiempo del aviso, se adquirió por la dirección del centro comercial la convicción de que se trataba de una falsa alarma...” (Sentencia dictada el 23 de julio de 2003 por la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional).

Aquel 19 de junio de hace 25 años, 21 muertos, 45 heridos y muchas indemnizaciones por omisión de la responsabilidad de actuación de parte de los responsables, siguen sin cobrarse. A mí me interesa menos saber si el Estado, en letras mayores, en líneas generales, tiene una responsabilidad directa y sí que tres asesinos fueron los primeros y principales actores de una masacre sin precedentes en la historia de España, hasta los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

Ahora que ha pasado un cuarto de siglo, seguimos comprobando la débil memoria del pueblo español, pero especialmente de sus políticos. Ahora que han pasado 25 años, un informe de la Policía Nacional habla de la seguridad del chivatazo de la cúpula del Ministro Socialista Rubalcaba para que unos terroristas pudieran escapar en el famoso caso Faisán. Y el PP, que antaño creíamos que estaba en la línea acertada (al asesino, ni agua), ningunea a los colectivos de víctimas.

Ahora que Barcelona y el Centro Comercial Hipercor son historia, para muchos remota, no deja de ser menos cierto que hubo un periodo de 40 años en España, donde vivir a veces, y según en qué lugares, no era más que un ejercicio de valentía y de persecución. Pero como siempre, nuestros dirigentes políticos no estarán del lado de la razón y de la lógica sino del “resultado electoral” y del provecho personal.

Ahora que 66 familias llevan 25 años con una vida destrozada, cada vez que sigo atento noticias y reclamaciones sobre acercamiento de presos y demás disparates, no puedo dejar de pensar que una Nación como la nuestra, incapaz de resolver sí o sí el problema del crimen terrorista, jamás será capaz de hacerle frente a la prima de riesgo, a los rescates financieros y a la corruptela política, porque ni siquiera, anda unida en algo tan primordial como la defensa de la vida.

Ahora, me doy cuenta que el socialismo y la centro derecha de este país, lleva años usando a las víctimas y a los que todavía nos parece increíble que en el Primer Mundo, en la cuna de la civilización occidental, pasen estas cosas y se olviden tan pronto. 

No hay comentarios: