Visitas

jueves, 26 de abril de 2012

William Shakespeare

Hoy hace 448 que nació el más célebre de los escritores en lengua inglesa y el más importante dramaturgo de todos los tiempos, desde luego el más leído, el que más veces y en más países se ha representado sus obras y el que forma junto a Miguel de Cervantes la dupla perfecta de las letras. Su padre era un prestamista que abusó en más de una ocasión de sus “clientes”, de forma que se las tuvo que ver con la justicia entre otras, por prestar dinero con un interés de hasta el 25 %. Un pariente suyo, por parte materna, intentó un asesinato contra la reina inglesa Isabel I, por lo que fue arrestado y ajusticiado en la famosa torre de Londres.

A Shakespeare se le atribuyen 37 obras teatrales y 154 sonetos. Dicen que suyos no eran todos, convirtiéndose tal vez en el autor que más veces ha sido puesto en entredicho por la crítica. Pero fuera real o no su vasta y acertada obra, las curiosidades que dejó para la historia son más que interesantes, como la cantidad de veces que recurre al suicidio para sus personajes... nada menos que 13: Romeo, Julieta, Casio, Bruto, Ofelia, Lady Macbeth...

A algunos les ha llamado la atención que haga tantas referencias a las aves, citándolas en sus textos más de 600 veces. El ave que más veces ha traído a uno de sus escritos fue el cisne, y quizás no sea ninguna casualidad, teniendo en cuenta que un amigo suyo, Ben Johnson, le puso como apodo “El cisne de Avon”, en referencia a sus exquisitos modales, sus cuidadas formas, su elegancia natural y por supuesto, su pueblo, donde naciera: Stratford-upon-Avon.

El genio nunca vio publicadas ninguna obra. Pero tal vez, lo curiosidad que mejor adorna al excelso dramaturgo y poeta sea su propio epitafio. Lo mandó él mismo redactar y se trata de un simple poema de cuatro versos en el que lanza una “maldición” para quien ose remover sus huesos y perturbe su eterno descanso en el interior de la Iglesia de la Trinidad de su pueblo natal.

Buen amigo, por Jesús, abstente
de cavar el polvo aquí encerrado.
Bendito sea el hombre que respete estas piedras
y maldito el que remueva mis huesos.

Murió a punto de cumplir los 52 años, el mismo día que lo hizo el otro gran genio de las letras, el Príncipe de los Ingenios don Miguel de Cervantes y Saavedra. Y los dos son los más incontestables autores literarios de la historia de la Humanidad. 

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto que la Unesco, haciendo una excepción, permitió que se diera por buena la fecha de la muerte de Shakespeare coincidiendo con la de Cervantes, el 23 de abril de 1616, pero no es la realidad. Cervantes murió el 23 de Abril de 1616, según el nuevo Calendario Gregoriano que en la actualidad utilizamos y que en ese momento España ya había adoptado, pero Inglaterra no lo había hecho de modo que Shakespeare murió realmente 10 días después que Cervantes. La coincidencia es muy publicitaria pero...

Beltrán...

Anónimo dijo...

Prácticamente en todas las obras de Shakespeare la trama proviene de la obra de otros autores. Así como la compañía Disney toma clásicos de diferentes culturas y los recuenta a su modo, Shakespeare tomó hechos históricos y la ficción de otros autores y las hizo suyas. Es conocido que Romeo y Julieta, una de las obras más famosas de Shakespeare, fue traducida por Arthur Brooke de una novela italiana.


La famosa intriga de “Hamlet” (1601), tampoco es una obra original de Shakespeare, es una copia de la “Historia de los daneses”, escrita a principios del siglo XIII por Saxo Grammaticus y adaptada por primera vez por Thomas Kyd, e incluso existe una versión de Belleforest mucho antes que el Hamlet de Shakespeare.


Otro clásico “Otelo” fue robado de su fuente italiana, que no había sido publicado en inglés. Es una copia de “Un Capitán Moro” (Un Capitano Moro) de Cinthio, un discípulo de Boccaccio, y que fue publicada en 1565.


En cuanto a "El Rey Lear"(1606), desciende en línea directa de 'Gorboduc', tragedia en verso blanco representada en 1562 por Thomas Sackville.


El clásico de los clásicos “Macbeth” es del dramaturgo Thomas Middleton, cuya obra “La Bruja” (The Witch) tiene una total afinidad con Macbeth.

Beltrán...

Anónimo dijo...

Ciertamente Shakespeare es uno de los grandes nombres de la literatura universal, pero no podemos perder de vista en lo que al drama se refiere al español Lope, que en muchos aspectos supera al inglés... y es que los ingleses han sabido vender mejor que nadie su historia y sus tradiciones hasta el punto en el que muchos escolares del mundo conocen a más personajes de la historia de Gran Bretaña que de su propio país, y España no es una escepción. Saludos David y mucho ánimo para continuar con este estupendo blog.
Jesús de Graná

Santi dijo...

Pues si los datos de Beltrán son ciertos, que no los pongo en duda, comparar a "Chespir" con Cervantes es como a Dios con un...

Mariana Busch dijo...

Pero querido Beltrán! lo que decís es una tontería... Si Shakespeare no pretendía ser autor de la trama de sus tragedias! él justamente adopta tramas arquetípicas y las dotó de una dialéctica propia y de un drama singular. No es plagio de ninguna forma, es un género.
Cómo la historia de Don Juan, hay varias versiones de diversos autores... está el Don Juan de Zorrilla, el de Tirso de Molina, o el libretirsta de Mozar, Lorenza Da Ponte, con su "Don Giovanni", incluso Moliere escribió su Don Juan (Dom Juan ou le festin de Pierre)... Como dije, son historias arquetípicas.
La gracia está justamente en la adaptación... y Shakespeare ha sido genial... nada puede objetársele... y mucho menos esta tontería que dices.

Y hay multitud de mitos, leyendas e historias arquetípicas versionadas por distintos autores en distintas épocas. El Barbero de Sevilla... que es el mismo libreto base de Las Bodas de Fígaro. Hay decenas de Antígona, y de cualquier mito griego.
Shakespeare escribió sus versiones, abiertamente! de eso se trataba!

Mariana Busch dijo...

Pero querido Beltrán! lo que decís es una tontería... Si Shakespeare no pretendía ser autor de la trama de sus tragedias! él justamente adopta tramas arquetípicas y las dotó de una dialéctica propia y de un drama singular. No es plagio de ninguna forma, es un género.
Cómo la historia de Don Juan, hay varias versiones de diversos autores... está el Don Juan de Zorrilla, el de Tirso de Molina, o el libretirsta de Mozar, Lorenza Da Ponte, con su "Don Giovanni", incluso Moliere escribió su Don Juan (Dom Juan ou le festin de Pierre)... Como dije, son historias arquetípicas.
La gracia está justamente en la adaptación... y Shakespeare ha sido genial... nada puede objetársele... y mucho menos esta tontería que dices.

Y hay multitud de mitos, leyendas e historias arquetípicas versionadas por distintos autores en distintas épocas. El Barbero de Sevilla... que es el mismo libreto base de Las Bodas de Fígaro. Hay decenas de Antígona, y de cualquier mito griego.
Shakespeare escribió sus versiones, abiertamente! de eso se trataba!

Mariana Busch dijo...

Pero querido Beltrán! lo que decís es una tontería... Si Shakespeare no pretendía ser autor de la trama de sus tragedias! él justamente adopta tramas arquetípicas y las dotó de una dialéctica propia y de un drama singular. No es plagio de ninguna forma, es un género.
Cómo la historia de Don Juan, hay varias versiones de diversos autores... está el Don Juan de Zorrilla, el de Tirso de Molina, o el libretirsta de Mozar, Lorenza Da Ponte, con su "Don Giovanni", incluso Moliere escribió su Don Juan (Dom Juan ou le festin de Pierre)... Como dije, son historias arquetípicas.
La gracia está justamente en la adaptación... y Shakespeare ha sido genial... nada puede objetársele... y mucho menos esta tontería que dices.

Y hay multitud de mitos, leyendas e historias arquetípicas versionadas por distintos autores en distintas épocas. El Barbero de Sevilla... que es el mismo libreto base de Las Bodas de Fígaro. Hay decenas de Antígona, y de cualquier mito griego.
Shakespeare escribió sus versiones, abiertamente! de eso se trataba!