Visitas

viernes, 6 de abril de 2012

Viernes Santo en Granada

La personalidad de Granada sólo con su urbanismo y la arquitectura patrimonial que confecciona el marco a nuestra Semana Santa es más que suficiente; pero el Viernes Santo además se subraya cualquier otra carga de granadinismo y se regresa al verdadero sentido y el origen cierto de nuestras Hermandades y sus salidas: la fe. Porque acontece algo único y exclusivo a las tres de la tarde, cuando ante el Cristo de Piedra del Campo del Príncipe, miles, miles y miles de granadinos, callan durante un minuto justo en el instante en que Dios ha muerto, configurando una de las más emotivas escenas de la piedad popular andaluza y de un sabor granadino único. Fe para arrancar la jornada donde 5 hermandades, una del Realejo, otra de San Lázaro y tres del centro, cruzarán la ciudad. Y sobre todo: el día de las dolorosas, porque ninguna otra jornada tiene cinco Vírgenes de tal calidad en la suma de todas.

Ferroviarios pone en la calle un singular cortejo donde el farol, de mano o sobre vástago, insiste en esa personalidad granadina en franco retroceso y que la Hermandad que nos ocupa, nacida del seno de la Acción Católica española camino ya de sus seis décadas, tiene el magnífico acierto de conservar. Colección de añejos bordados con más de 50 años a las espaldas en las técnicas del realce barroco granadino. Tallas y alabastros (original combinación) en el paso del crucificado. Una invitación al buen gusto, creo, afianzándose cada año.

Detrás la Dolorosa del Amor, una de esas obras de nuestra escuela, dieciochesca, admirablemente presentada, con un bordador hermano (y devoto) a su servicio y la colocación de flor más exquisita de los últimos años en Granada. Manda la economía y el palio aguarda aún poder realizarse tal y como uno de los más capaces diseñadores que ha tenido jamás Granada, soñó. Apunten, porque la colección de nombres, asusta: Paco Garví en vestimenta, Jesús Arco en bordado y Álvaro Abril en la flor y la estética.

Favores. Con el nombre basta. Una de las más grandes hermandades de penitencia. Historia, patrimonio, devoción y saber hacer los avalan. De nuevo el Realejo. Cristo de Pablo de Rojas, ahí es nada. Una de las mejores muestras de imaginería de formato pequeño en el programa iconográfico del paso, la probablemente, mejor Agrupación Musical de estos últimos tiempos detrás y un andar siempre severo y fiel.

Y la Virgen de la Misericordia; está coronada canónicamente, tiene manto de Trinidad Morcillo, una de las devociones más secundadas y una historia que se arraiga ya a los escritos del inmortal Ángel Ganivet. Buen gusto el de sus orfebrerías, especialmente el sabio respiradero del granadino Salazar, una joya de hace décadas. El palio, de perseguido bordado, no dejará a nadie indiferentes. Y siempre recordando el que durante tantos años fue su capataz. El maestro PEPE CARVAJAL.

Cuando uno habla de Escolapios lo hace de una Hermandad que tiene en el Señor de la Expiración al crucificado contemporáneo más interesante de todo el oriente andaluz, pero desde hace unos años, a esa Virgen que consiguió la proeza de procesionar por Roma y presidir la Eucaristía que en San Pedro Vaticano, en su plaza barroca, ofició el Santo Padre. A doce años de aquello, con el manto más rico y proporcionado de la ciudad, las incomparables vestimentas que viene gozando desde hace años y el buen sabor que dispensa, es de ley su contemplación.

La Hermandad del Sepulcro es la segunda más antigua de Granada. Se fundó en 1615 y tiene una urna de carey y plata de 1675. Ha vivido tiempos mejores, pero es referente de una historia que hemos de cuidar y legar intacta.

Y Ella, la Virgen de la Soledad que en 1673 el genio indiscutido e indiscutible José de Mora labró. Talla completa y calidad artística como para desnudar a la que lo pretenda. Sólo ver esta joya del arte, merece la pena.

Al fin, la primitiva, la más antigua de nuestras Hermandades. Es Granada en estado puro. Es nuestras tradiciones como ninguna otra. Es digna de conservar porque se ha parado en el tiempo en sus personajes históricos, en la escenificación teatral y barroca del Descendimiento/Traslado de Cristo, en el personaje de las “Chías”, en la belleza de sus Titulares...

...Pero siempre, siempre, con la Virgen de la Soledad, la que cerrará el día, la que lo hace grande, la que convierte a Granada en la privilegiada de poseer una de las dolorosas de vestir de mayor mérito de la historia de la imaginería. Con sus casi 340 años a las espaldas, sus bordados románticos de más de 130 años y su corona efectista y su vestimenta siempre perfecta, resume, reinventa y reconcilia esta Hermandad de San Jerónimo. 


Las fotos, como siempre, de los geniales Manuel Puga y Sergio Aguayo.

2 comentarios:

Santi dijo...

Siento discrepar de la escenificación teatral del traslado de Cristo de la Hermandad de la Soledad. Creo que es indudable que hay que mantener esos personajes vivientes, pero que la Hermandad y su Primer Titular merecen ser "dignificados" y un paso, ajustado a las dimensiones disponibles, tipo catafalco, podría ser la solución. Baste ver en la vecina Málaga el resultado...

Lo mismo ocurre con la Soledad del Santo Entierro. Mucha, muchísima calidad atesorada en la Imagen que en el Paso se difumina... a ver si los tiempos mejoran y la estética cambia; ¿o es antes el huevo que la gallina? embarcarse, poco a poco, en un paso digno de Ella para que llame a la gente y crecer en "ingresos" para afrontar sucesivas etapas.
Otro más. Sábado Santo, recogiéndose en Santa Ana sobre las 10,00 para que no interfiera con la Vigilia Pascual. Y participando todas las Hermandades, por lo que éste día quedaría algo más completo con dos cofradías en la calle.
Y, puestos a reorganizar, el hueco del Viernes podría ser cubierto por alguna del Miércoles... pero ya eso si que es imposible.

Bueno, que el tiempo respete que es lo importante y que podamos disfrutar mucho todos esta noche.

José Ramón dijo...

Interesantes imágenes.
Saludos desde
Creatividad e imaginación fotos de José Ramón