Visitas

lunes, 16 de abril de 2012

Semana Santa en Granada 2012: música.

Lo más normal es que en casi todas las disciplinas o aspectos artísticos y estéticos que vienen a conformar nuestra Semana Santa, haya una tónica general mantenida de un año para otro salvedad hecha de la música procesional, la única de las especialidades, la única asignatura que fluctúa y de qué manera. Porque cuando un año una banda alcanza un nivel más que aceptable, ello no quiere decir que al siguiente lo mantenga o no se vea absorbida por otra; responde la situación a muchas preguntas. Tal vez a un cambio de dirección que escoge un estilo diferente al que se venía sosteniendo, cambio no para mejor. Esto le vino a suceder no ha tanto a la de Jesús Despojado, que intentó contentar musicalmente a todo tipo de Hermandad, perdiendo un ápice de su personalidad, felizmente recuperada. Por otro lado, las Bandas cambian de integrantes como ningún otro colectivo, y mientras ayer un conjunto de extraordinarios músicos solían interpretar marchas en una formación concreta, al siguiente lo hacen en otra distinta.

Del blog La Ventana del Abuelo.

Lo cierto es que una rivalidad, a veces insana y desde aquí denunciada, ha terminado por elevar al alto y distinguido nivel que hoy disfrutamos a nuestras bandas. La realidad es que en la ciudad disfrutamos de tres bandas de cornetas, tres agrupaciones y dos de música, y todas ellas salvan con sobranza los muebles  (en algunos casos), y en otros ofrecen niveles envidiables. A ellas, hay que sumar las que desde el Área Metropolitana son fijas y activas: la Agrupación de Churriana, la Banda de Música del Carmen, las de Otura o Padul. Y de fuera nos vienen otras que afortunadamente ya no son como antaño, el referente, sino el complemento. Me explico: hace años, una formación foránea llegaba a Granada revestida de calidad y de mérito y dejaba notar su diferencia respecto a las de la ciudad. Hoy, sin menoscabo de sus cualidades, suman pero no abren una brecha.

Lo que sí se ha puesto de manifiesto es que muchas veces nuestras Bandas se dejan seducir por las Hermandades; y si me apuran, por el dictado de nuestras cuadrillas de costaleros. Cada vez es más difícil escuchar aquellos clásicos imperecederos que sin necesidad de tener 100 años, les basta y sobra sus 30 al menos para constituir la memoria viva de la música cofrade española. El paso de palio que escoja la afamada marcha “Nuestro Padre Jesús” está abocado a ser señalado como poco innovador, arcaico y antediluviano. En cambio, aquella “chicotá” que venga a producirse a los sones de lo más último, lo más reciente, suena simplemente a frescura, a cultura musical por parte del responsable que ha escogido la marcha. Triste realidad que hace que esas composiciones incuestionables de siempre estén en franco retroceso y sean difícilmente oídas en Semana Santa. Y la virtud, estoy convencido, está en el término medio, dependiendo de la Hermandad, del carácter de esta y si me apuran, hasta de la jornada procesional.

Donde parece haberse conseguido la cuadratura del círculo es en el estilo de las cornetas. Bien es cierto que las bandas cada vez se parecen más a las agrupaciones. La cantidad y diversidad de instrumentos les conferirá riqueza musical, no nos cabe duda. Pero los iguala irremisiblemente al estilo de la Guardia Civil. La pureza casi añeja de las bandas de antaño se ha perdido. Los compositores hoy requieren cada vez más notas, más sonidos, más pluralidad de voces. No sé hasta dónde llegará el modismo, pero lo cierto es que andamos en la senda de perder el estilo y a los que seguimos rendidos a esa histórica y fidedigna manera de hacer música de “Bomberos de Málaga”, o de la “Centuria”, nos entristece que un día todo suene igual. Con todo, hay que volver a hablar de la Banda del Gran Poder y del exultante trabajo que nos ha traído en 2012. Muy camaleónicos, capaces de adaptarse a la diversidad de maneras del estilo (de Triana a Presentación y otras tantas), suenan con fineza y con fuerza.

Jesús Despojado se planteó un estilo propio pero según las bases del sonido clásico a la manera de “Cigarreras”, tal vez de “Sol”. Venía dado si me apuran por la propia Hermandad. A ello volvieron en 2011 y felizmente en estos empeños continúan. Ha de entender Granada que no todas las bandas tienen que tocar ni el mismo repertorio ni las mismas formas, más que nada porque en la variedad está el gusto. Así las cosas, desahuciada la de Fígares por enésima vez, la única ocasión que pudimos escucharla dejó claro que ni de lejos está dispuesta a bajar de nivel, ganando y mucho en compostura y evidenciando su exquisita presencia detrás de un paso.

Del blog Tres Caídas y Rosario. 

Y Tres Caídas ha sonado con un argumento demoledor: armonía. Si otras confían en la fuerza, en la cantidad de sus componentes o en la capacidad de interpretar marchas de casi todas las bandas afamadas del panorama musical, los del Realejo persisten en una línea y sobre todo, en la pureza de sonido que los distingue.

Foto de Ser Cofrade, de Radio Granada.

En Agrupaciones Musicales Estrella marca una tendencia; no me puede la pasión de la amistad sino la realidad constatable que dice que desde el Albaicín hace años que se dijo que era necesario tener un estilo propio, muy propio, combinado con lo clásico y hacer de estas armas la identidad de la Banda. No cabe duda alguna que decantarse entre Estrella y Dulce Nombre es cuestión de gustos, porque los de la Hermandad de la Humildad hacen las cosas bien y con tino. La conclusión no se hace esperar: estamos ante dos sólidas y competentes formaciones que son las culpables de la recuperación del estilo en la ciudad; por su parte, Churriana de la Vega necesita urgentemente revisar el repertorio. Se nota que las marchas de cierta complejidad se les escapan. Y un voto de confianza, porque prácticamente acaba de nacer, a los del Cautivo. Son músicos experimentados que seguro acabarán por compenetrarse y elevar más si cabe la buena senda que ya tenemos en el estilo de la Agrupación.

Foto de Carlos Alcántara.

La mejor de las noticias musicalmente hablando la traen las llamadas (no sé si bien o mal) “bandas completas”, aquellas destinadas a los pasos de palio o de Virgen. Hace unos años, la soledad de Mayor Dolor (hoy Dolores) era rotunda. Hubo intentos fundacionales que no terminaron de arraigar: el Ave María, Misericordia Coronada... Pero parece que la flamante de los Ángeles sí que viene para quedarse. Desde luego, en las manos de su director musical, Manuel Elvira, hay algo contagioso: el ánimo y las ganas de superarse. Poco hemos podido escuchar, pero lo que nos han brindado pinta muy bien.

Foto del Blog Incienso y Oro

Esto no quiere decir que la de los Dolores se haya debilitado. Antes de ello, estamos frente a una Banda que ha sonado con fuerza, con diversidad interpretativa y que si me apuran, ha tenido mejores argumentos de calidad que otros años, de lo que nos alegramos poderosamente. Otras de la provincia, se han visto este año sin posibilidad de tocar por la lluvia.

De fuera, venían dos que llevan años marcando el camino a seguir. Una se ha quedado en blanco. La otra, simplemente, deja boquiabierto. Por su profesionalidad, su incansable manera de tocar, su calidad, su capacidad de integrarse con la cuadrilla de costaleros y la afabilidad musical y personal de sus integrantes. Que en Granada toque la de Torredonjimeno, simplemente es un privilegio que suma enteros para nuestra Semana Santa.

Y yo tengo que descubrirme ante una. Y además (advierto que es mi opinión) proclamar mi predilección hacia la misma. Suenan con una calidad que en la provincia, excepción hecha de la Municipal de Granada, pocas pueden alcanzar. Saben cuál ha de ser su repertorio. Es de agradecer que no claudiquen ante la dictadura de la costalería y de las exigencias de los Cabildos de Oficiales y por el contrario, se empeñen en un repertorio cargado de clasicismo y de altura compositiva. Es triste que estemos condenados a escuchar una y mil veces las últimas marchas recién paridas y sin embargo, las de siempre se queden en el baúl de la memoria. Porque el equilibrio perfecto reside en una mezcla ponderada entre lo novedoso y lo tradicional. Sonarían de una manera única tras el palio de los Reyes, por ejemplo. O con Ferroviarios, o con el ansiado de Jesús Despojado... Son, un referente y un conjunto armonioso y meritorio. Por supuesto, estoy hablando de la Sinfónica de Ogíjares.

Foto de Manuel Puga

Y la conclusión es que seguimos progresando adecuadamente. Unos años destacan unas; al siguiente, encontramos a la que el año anterior nos había dejado fríos, como la más relevante. Sus componentes tienen un mérito que no todos aprecian. Y hacen que esta Semana Santa siga creciendo como lo hace. Pero no quisiera terminar sin una breve reflexión: las capillas musicales son el cuarto género de acompañamiento cofrade. Y no por estar conformadas por tres o cuatro, merecen cierta conmiseración. Porque llevamos años observando cómo, ofrecidas por una honrosa cantidad, creen que por hacer que suene el oboe o el clarinete, las rigurosas y severas Hermandades que las contratan no nos damos cuenta que nos venden gato por liebre. ¡Hay que mejorar y mucho!

5 comentarios:

Carolina Fernández. dijo...

Buena entrada, subrayo todo lo que expones salvo una excepción. Llegado el tema a las Capillas Musicales, tienes razón en parte, y es que algunos intentan tomar el pelo a las Hermandades, y lo hacen (con las Hermandades que se dejan llevar por un precio irrisorio)... Pero no todas las que tenemos en Granada son así. Aplaudo la labor de la Capilla de Jesús de las Tres Caídas por la alta calidad que han demostrado esta Cuaresma y Semana Santa, pero no solo de esta Capilla, sino también la Capilla de la Banda de los Dolores. Por tanto, no se debería meter a todas en el mismo saco... Un abrazo.

Anónimo dijo...

De la antigua banda Misericordia Coronada (Hoy el Carmen) siguen siendo hermanos de esta hermandad (Favores) 12 músicos de la misma. Pero claro, pesa más que un conocido capataz granadino hermano de esta hermandad sea cuñado del director de la banda de los Dolores... aún así la banda del Carmen actúa en semanas santas tan importantes como Córdoba, Málaga, Linares o Vélez-Málaga y sigue progresando con paso firme y asentando una importante cantera que garantice su continuidad en el tiempo.

Anónimo dijo...

Desde mi humilde punto de vista,y quedandonos dentro de la provincia
me quedo con municipal de Ogijares y San Sebastian de Padul,la primera por su caracter claramente definino y clasico,que hace que el palio de la Merced se enbriague de clasicismo total,sin haber cuajado en la Amargura por obiamente no adaptar su repertorio a lo que la hermandad precisa,ellos tienen un estilo unas marchas y eso es lo que ofrecen.
La de Padul sin haberla escuchado el jueves santo pero haberla disfrutado en algun acto de la cuaresma ,con gran experiencia en la Semana santa por la variedad de hermandades que acompaña por toda la provincia y de fuera presenta una versatilidad mas que interesante,leido su repertorio(del cual mi hermandad tenemos en mano)va desde lo mas clasico a lo mas actual con gran
brillantez,tienen repertorio variado y de calidad,y an ganado en empaque con el actual uniforme.

otras...
Otura en calidad/precio pues bueno no esta mal para hermandades que cualquier otra banda le cobraria mucho mas.
Armilla pasa de actuaciones de 40 musicos a actuaciones con 70,eso crea desconfianza,pero en una linea que ni arriba ni abajo se mantiene con un gran director al frente.
los angeles an dejado gran sabor de boca deberan echar raices como se dice y consolidar plantilla.
despojado magnificos
tres caidas en su linea
gran poder mucho mejor que año pasado
estrella en su linea
dulce nombre los mejores con diferencia
la salud no hay por donde cojerlos,quizas volvemos a la calidad/precio...¿con lo que pagas que mas quieras?
es solo opinion pero eso si,las bandas las de granada y ayundadoles tendremos formaciones de calidad

Miguelito dijo...

Ay Hermano... lo que hubieran disfrutado tus oidos el Martes Santo si le cielo lo hubiera permitido...

Un abrazo, y enhorabuena por las crónicas.

Anónimo dijo...

Pues discrepo en varios puntos con vuestras opiniones. Ante todo decir que el nivel de música cofrade en Granada por lo general es bastante bueno, mejorable, pero bueno en grandes rasgos.
Mi opinión sobre cada una de las bandas de palio es la siguiente:

Ogijares. Gran banda o mejor dicho “grandísima banda”. Pero no la mejor. Muy afinada, con marchas clásicas, solemnes y en una dirección clara, sobriedad. Pero unas carencias marcadas. La percusión revienta todo lo realizado por el resto de la banda, tocan demasiado fuerte sin medir las posibilidades de sus compañeros que se caracterizan por no tener demasiada potencia. De ahí que no incluyan otro tipo de marchas en su repertorio, se diga lo que diga y a la Amargura del año pasado me remito.

Los Ángeles. Banda con un gran futuro. Buen repertorio y muchas ganas, contagiadas por un director que ama la semana santa, pero todo no puede ser cornetas y tambores. Bien que se lleven pero no se puede basar toda la banda en estos dos punto. Le queda mucho por recorrer, pero ojito con ella.

Otura. Claros-oscuros. Tuvo momentos brillantes junto con otros de ejecución pésima y afinación malísima. Posiblemente tengan el peor repertorio de todas las bandas. Pero tiene oficio y muchas veces pesa más y sobre todo no se arrugan.

Padul. No opino ya que no se pudo oír en Granada y no me guio por videos.

Armilla. Grandísima banda. Junto con la Banda de los Dolores las mejores de Granada. Lo que pude escuchar en la Puerta del Perdón fue extraordinario, enlazando el Himno con una marcha demostrando muchísima fuerza. Formación estable y de gran calidad, muy compensada en los últimos tiempos y con un repertorio amplio y sobre todo y que llama la atención “repertorio propio”. Lastima no haberla visto el jueves con marchas de coronación.

Los Dolores. Como he dicho, junto con Armilla las mejores bandas de Granada. No cejan en su trabajo y todos los años aunque los abandonen parte de sus componentes resurge y demuestra su calidad. Tiene su punto cofrade. A pesar de que la lluvia no los ayudo, lo que pudieron interpretar en condiciones demostró su alto nivel.

Cúllar Vega. Profesionalidad. El Miércoles sonaron de lujo tras las Penas. Repertorio clásico, que no solemne, con grandes marchas muy bien interpretadas.

Sobre el resto me reservo la opinión, o por no haberlas podido escuchar o por no ser objetivo con alguna otra.
Un saludo y a disfrutar de este buen blog.