Visitas

sábado, 21 de abril de 2012

San Bartolomé

Si hay un campanario en Granada que seduce como pocos es el de San Bartolomé. Debió acabarse hacia 1524 y a juicio de muchos es la obra de albañilería más bonita de la ciudad. Pero su especial interés radica en que en una de sus caras, se superponen los estilos que vinieron a darse en el siglo XVI en España, desde el gótico al renacimiento a la italiana, la versión de este estilo según nuestra nación (el plateresco) y al final, como si fuera una locura no acabarlo así, el mudéjar con esas albanegas de cerámica y esos discos vidriados (16, cuatro por cada cara) que en las esquinas, convierten el viejo campanario en un faro sobre el Albaicín.

Convertido en el mejor “tratado de la arquitectura española del siglo XVI” sin pretenderlo, San Bartolomé tuvo tiempos mejores, antes de la década de los 70 del pasado siglo, cuando cerró al culto y se dejó a su suerte. Ojalá como en tantos otros edificios históricos y patrimoniales de esta ciudad, no tengamos que lamentar males mayores. Porque nadie olvide, que el peor enemigo de una obra de arte es la desidia de un pueblo. 

No hay comentarios: