Visitas

martes, 20 de marzo de 2012

Tres Caídas de Granada

Es con diferencia la Imagen que ha entrañado mayores dificultades a la hora de ser catalogado, de referir sobre Éste un autor concreto e incluso de datarlo con veracidad. Considerado como talla anónima de finales del siglo XVI, desde hace años viene a recibir mis atenciones de las que cada vez creo estar más cerca. Ni por asomo sería este el lugar donde publicar y contrastar datos al respecto, pero sí donde adelantar posibles filiaciones y en todo caso, guardar un espacio de esta Alacena para tan querido e histórico Nazareno Caído granadino. De primeras, vamos a apuntar sus particularidades:

*Es hoy día la Imagen de la iconografía de la Caída de Cristo más antiguo que procesiona (al menos) en Andalucía.

*Su Hermandad se fundó en 1680; estuvo, como poco, hasta 1870, con culto. Atendiendo al Derecho Canónico y en concreto al canon 120, cuando fue incorporado a la Hermandad del Rosario en 1961, conservaba su antigüedad y prerrogativas, luego su actual Cofradía, legalmente, podía reclamarlas.

*Con este Bendito Simulacro se creó el primer Paso de Misterio de Granada en la Semana Santa de 1730, rompiendo la trayectoria granadina de procesionar a Cristos solos, individuales, sin figuras secundarias en torno a ellos. Fue la Tercera Caída de Granada, la primera escena y la primera recreación evangélica de la ciudad.

*Nació en el Convento de San Francisco, la “Casa Grande” del franciscanismo del sur de España. Y aquí arranca nuestras teorías e hipótesis en torno al Señor de las Tres Caídas:

Las crónicas franciscanas cuentan que la Imagen venía a venerarse en una Capilla del Claustro grande de los franciscanos, y cuando el Padre Guardián iba a sufrir una aparatosa caída, se encomendó a este Cristo que intervino para que del accidente, que podía haber sido mortal, saliera ileso. A raíz de este hecho extraordinario, decidió la Comunidad Seráfica pasarlo al interior de la Iglesia, cundiendo de inmediato la devoción por Él, de forma que al poco de llegar a una de las Capillas laterales del Templo franciscano, el gremio de los cocheros de Granada lo tomó como titular y lo convirtió en Imagen procesional. Me cuesta creer que en 1679 apareciera de repente una Iconografía del Señor Caído en un Convento que si algo tenía, era abundancia de imágenes que despertaban a la piedad popular. Me cuesta creerlos sobre todo teniendo en cuenta dos factores: que se trata de una devoción ajena al franciscanismo, y que habría de llegar para competir fervientemente con muy arraigadas tallas e iconografías de honda raigambre, caso de la Vera Cruz, la hagiografía seráfica en todos sus multitudinarios tipos y subrayo, por ser una implantación devocional que correspondía a otra Orden religiosa. Y aquí nace mi primera hipótesis:

            El Señor de las Tres Caídas provenía del Convento Carmelitano.

De todos es sabido que fue San Juan de la Cruz el que, toda vez que se le aparece Cristo, expande el Culto al Nazareno Caído. A raíz de aquella visión del místico y reformador carmelita, nace la iconografía que nos ocupa. En Cádiz, Huelva, Córdoba, Sevilla, Úbeda... todas estas Imágenes de la Caída de Cristo provienen de un cenobio carmelita. ¿Pudiera el Señor granadino venir del frontero Convento del Espíritu Santo, de Carmelitas Descalzas? Sabemos que las monjas carmelitas deberían ser atendidas espiritualmente por la rama masculina de su propia Orden. Ésta, se situaba en la Colina de los Mártires, que aún hoy está considerablemente alejada del espacio urbano que nos ocupa. De modo que no sería infrecuente que las monjas carmelitas quedaran desatendidas por sus homónimos y echaran mano (para confesiones, actos litúrgicos...) de los franciscanos, que además, era la comunidad más amplia de la ciudad y el Reino de Granada, superando el número, entre frailes y novicios, de 100 miembros. ¡Cien!

En algún momento la relación de vecindad (la separación entre ambos era de menos de diez metros) y la más que probable y verificable atención espiritual de los franciscanos sobre las carmelitas devengaría en una “deuda moral” de estas con los primeros, quizás satisfecha en una Imagen como la del Señor de las Tres Caídas. Aparecería el Nazareno en el claustro de la Casa Grande y bien por el hecho milagroso y fortuito que hemos contado, bien porque hasta no encontrarle el aposento devocional adecuado lo tuvieron el claustro, llega al culto público en fechas próximas a 1680. Lo cierto es que si con Él se funda la Hermandad en ese año, la talla, es anterior, como poco, un par de años. Es ahora que hemos precisado su posible origen, cuando nos toca hablar de su datación.

            El Cristo de las Tres Caídas de Granada (de 1667 a 1679).

Propongo esta horquilla temporal para datarlo. La primera de las fechas corresponde al comienzo del último tercio del siglo XVII y es una acotación propia de la Historia del arte. La segunda, con toda lógica, el año que a lo sumo se tuvo que concluir, dado que para 1680 ya estaba como Titular de una Hermandad y que antes hubo de haber estado en manos carmelitas, luego en el claustro de la Casa Grande y al fin, llegar hasta el espacio cultual que reforzaría su dimensión devocional. La primera de las fechas además recuerda la muerte del Racionero, del más completo y contundente de los artistas barrocos mundiales, el inconmensurable Alonso Cano. No la propongo por hacerla coincidir al albur con la desaparición del genio, sino porque con él desaparecería una corriente que sólo supo seguir Pedro de Mena y hasta que la fusiona con lo aprendido en el taller paterno. A la muerte de Cano, su arte, tan intelectual, ha expirado por la dificultad de emular y de imitar sus modelos y tipos faciales. Y ya nos queda acercarnos a la autoría.

            Tres Caídas de Granada. Taller de Pedro de Mena y Medrano.

Cuando muere el maestro Pablo de Rojas en 1622, el escultor más prolífico no sólo en Granada sino en todo el oriente andaluz y en buena medida, el sur del levante español, es Alonso de Mena. Con él trabajan, se forman y crecen artísticamente Bernardo de Mora y Cecilio López. Su hijo, el incontestable Pedro de Mena, nacerá en 1628 y de sus sesenta años de vida, pasa fuera de Granada 30, los que van de 1658 a 1688. Es cierto que en esta segunda mitad de sus días no abandona Granada ni deja de mandar encargos para su ciudad natal, pero de primeras voy a descartar su trabajo en este Cristo, no así la huella de su arte, que es reconocible en la zona palpebral que ya dejó perfectamente fijada Alonso de Mena, como vemos en el Retablo de Santa María de la Alhambra.

Mi labor es más exhaustiva pero no es este el sitio; concluyo pues apuntando dos nombres: Alonso de Mena y Medrano (1621-1666), que pudiera ser el que contratara esta Imagen; era el hermano de Pedro y responsable del taller en nuestra ciudad. Y a la postre, Cecilio López, tío de estos y que venía ya colaborando con los Mena de lejos. Descarto la hipótesis del también tío de los Mena, Bernardo de Mora. Y no alejo más allá de 1678 su ejecución, de forma que los sucesores de Pedro, estarían aún lejos de poder haberlo contratado.

            Nazareno del Realejo.

Ha pasado a la “vanagloria” cofrade por su imponente Misterio, el andar de su cuadrilla y la enorme capacidad de gestión y devoción de su Hermandad, cediendo buena parte del timón de la Hermandad a la dolorosa del Rosario. Lo que no cabe duda es que escribe una de las gestas más interesantes de los Titulares granadinos y que estamos cada vez más cerca de saber su fecha, su autoría y su procedencia. Yo al menos, así lo intento y así lo insinúo, sin olvidar que estamos en un blog, que lo pongo para el dominio público (y consciente del quebranto de cualquier propiedad intelectual) y que todo esto se basa en un ejercicio de heurística aunque con comprobaciones documentales a su alrededor.

Pero lo cierto es que el Cristo de las Tres Caídas de Granada, es, sin duda, buena parte de la esencia de nuestra Semana Santa. 

11 comentarios:

JUAN PEDRO dijo...

http://www.nuestropadrejesus.com/

un dia visitando este web, al ver fotografias antiguas del nazareno de jabalquinto (Jaen), no se me recordo a vuestras tres caidas... tu como lo ves?

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Juan Pedro, eres un pozo sin fondo de cultura cofrade... He visto por vez primera las imágenes de este Nazareno que relacionan con José de Mora o su círculo. Es mucho más retardatario en sus facciones; pareciera deudor del hieratismo del renacimiento castellano. Sin embargo no dejaría de ubicarlo en la órbita de la segunda mitad del siglo XVII, si acaso a finales de siglo.

Tal vez en todos los autores jiennenses que arriban a Málaga a la par que Pedro de Mena pudiera estar su filiación; es complicado a simple vista relacionarlo con exactitud viendo fotos de la Imagen, pero casi que descarto cualquier relación con el Tres Caídas de Granada...

Tendremos ocasión de seguirle la pista. Pero eso sí, fíjate en el Caído cordobés. Ahí veo nexos de unión interesantísimos.

Un grandísimo abrazo.

Santi dijo...

El otro día Salva y yo estuvimos hablando de esta talla, y me comenta que quizás lo datas más tardíamente de lo que él supone. A ver si se anima...

Un abrazo.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Pues Salva tiene buen ojo, estudios y capacidad para todo esto, así que hay que ponerse manos a la obra, a ver si entre todos hacemos algo con sentido en Granada...

¡Anímalo!

Santi dijo...

Si ya lo animo... pero es que no es el mismo desde que Alonso Cano le retiró el saludo...

JUAN PEDRO dijo...

no es que vea similitudes muy claras, pero el giro de la cabeza de ambos si se me quedó.

Anónimo dijo...

Muy interesante, pero lo de Nazareno del Realejo no se yo. Un Cristo que pasa trescientos cuarenta días en otro barrio... No puede tener mas arte que llevar por bandera Albayzin y Realejo, pero vamos, lo que no es, no es.

Y hablando de esto, ¿cuando fue trasalado el Señor a Santa Isabel la Real? por curiosidad, ¿como llega allí al Albayzín?

Anónimo dijo...

Buenas tardes, me ha parecido muy interesante tu articulo. Pero creo que el cristo de las tres caidas de triana se data como anterior al año 1600, con lo que el magnífico caído de Granada no seria el mas antiguo que procesiona. ¿estoy en lo cierto?
Un saludo.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Las posteriores intervenciones que el Santísimo Cristo de las Tres Caídas de Triana ha sufrido, numerosas, han pervertido la originalidad de la concepción de Marcos Cabrera, que podría fecharse hacia 1585, lo que como resultado deja al Señor de las Tres Caídas de Granada como el más antiguo con la original primigenia procesionando por nuestras calles, si el de San Isidoro del Viernes Santo sevillano no tiene nada que decir.

Un saludo.

Anónimo dijo...

No había pensado en ese matiz, el señor de las tres caídas de San Isidoro debe estar rondando el año 1700 con lo que debe estar cercano al de Granada.
Gracias por la aclaración.
Un saludo.

Juan Evaristo Callejas Jerónimo dijo...

Hola. Te sigo desde hace tiempo, y he visto una foto del antiguo Nazareno de Salobreña que se parece bastante al Señor de las Tres Caídas de Granada. El Nazareno de Salobreña fue destruido en 1936.