Visitas

martes, 13 de marzo de 2012

Real Federación de Hermandades y Cofradías de Granada

Quiso el destino que naciera un 11 de marzo, 77 años antes de aquel instante en que a España le estalló el presente en las manos. Pero lo cierto es que antes de ayer, cumplía 85 años nuestra Federación de Hermandades, la segunda más antigua del Mundo y a quién le correspondió organizar el Primer Pregón cofrade del Mundo, o sacar el segundo cartel oficial cofrade más antiguo del planeta, ahí es nada. Nadie va a poner en duda que estamos hablando del órgano más cuestionado, no sé si acaso, con una contundencia excesiva y rayana en lo intolerante.

La Federación granadina se ha equivocado muchas veces. Innegable. Ha protagonizado escenas momentos que más parecían una burla surrealista, una broma literaria, que una realidad. Pero no ha errado más que muchas de nuestras hermandades y colectivos, solo que a nuestras Cofradías podemos disculparles muchas cosas por el mero hecho de realizar actividades y proyectos bajo el amparo de unas Imágenes bendecidas, Titulares y que promueven a la devoción. La Federación no tiene el respaldo ferviente de un Cristo o de María Santísima que la defienda, que la exculpe, que mitigue si acaso las críticas, a veces constructivas, la mayoría de las veces iracundas.

Claro que me sigue pareciendo improcedente la manera de elección que tuvo nuestro Arzobispo sobre nuestro actual Presidente; no por él, ni mucho menos, sino por nuestro Prelado, que dicho sea de paso, ya saben casi todos los asiduos de esta Alacena las enormes simpatías que despierta en mí, aunque sé que don Javier no es perfecto. Pero quizás ha llegado el tiempo de romper una lanza por el ente de la Plaza de los Lobos y exculparlo de todo lo malo que siempre le echamos sobre sus espaldas, desde elección de pregoneros (que seamos sinceros, se equivocan más las Hermandades con los suyos), edición de carteles (Granada entre Varales, Cuarto Varal, por supuesto Bar León... ¿alguno más que de verdad este año sobrecoja? ¡Y eso que hay carteles de casi todas las Hermandades!)

La crítica es muy fácil. Con esta defensa, dos o tres maliciarán un interés por mi parte; crean que yo sí me visto por los pies y a mis treinta y un años, no necesito méritos ni deméritos más que los que me den los míos, los hermanos míos. Pero sí que me abotarga esa continua crítica falta a veces de argumentos con la que adornamos cualquier labor federativa. Y pocos vocales de prensa como Luís Javier López (siempre el admirable Eugenio Almohalla) o como José Manuel R. Viedma en su actual designación (mi tristemente dimitido Cecilio Cabello, llamado a hacer historia en Real Federación, pero eso para otro momento) y por supuesto, las progresivas conquistas que vamos haciendo. No se puede haber tenido más tino en los dos pregoneros que llevamos oídos y que ha designado el actual Gobierno Federativo, el estreno de la Carrera Oficial, la remodelación del tramo de Pasiegas, los acuerdos y ampliaciones del Plan Parihuela, las mejoras y añadidos al Centro de atención del costalero, la consecución de un verdadero Vía Crucis y no aquel antiguo, sentado e inmóvil, la adecuación de horarios de todos y cada uno de nuestros cortejos... ¡Habrá que alabar todo esto, digo yo!

Gólgota rezuma cuidado estético y se recupera contenidos como aquellos donde la cultura iba de la mano de la fe. La atención a medios de comunicación (hablo de la parte que me toca) no puede ser más inmediata, más solícita, más servicial ni más cercana. Aumentamos palcos; conservamos ingresos y potenciamos nuevas vías de subvención. Y sobre todo y ante todo: 85 años de historia dan para muchos parabienes y muchas conquistas, logros y buenas sensaciones.

Cumple todo este tiempo un Órgano complejo; yo introduciría mejoras; yo haría cambios. La Federación no ha de convocar a nadie a cultos, a misas, a imposiciones de ceniza ni a charlas de formación. Porque todo esto y más hay en cada una de las 32 hermandades que la conforman. Yo también cambiaría el ritual de ingreso a Catedral, porque ralentiza y sirve de poco. A lo mejor no es culpa de Federación todo lo dicho, sino de una Autoridad Eclesiástica inmovilista y cabezona en este sentido. Y yo echaba a la calle, otorgaba mayor dinamismo al ente cofrade con más actividades y citas culturales a lo largo del año. Por esos derroteros se quería mover Cecilio Cabello desde su parcela de Cultura y me da la sensación que nos hemos perdido muchas cosas.

Pero a mí me agrada presumir de una Federación que es la segunda más antigua y que ha sido pionera en tantas cosas, o al menos de las primeras en la historia cofrade mundial. Y quiero pensar que por estos caminos continuará, eso sí, remando todos a una, porque Federación no es la mesa y las sillas de cuatro, sino la institución representada y obligada a trabajar para y por más de 20.000 granadinos.

Felicidades, y que sean al menos otros 85 más. ¡Al menos!

P.D. Para los que no les gustará esta entrada: las críticas son necesarias... Acordarse de los logros y de lo bueno, también. Tomando nota.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ni nos gusta, ni nos deja de gustar la entrada. Dices bien las cosas buenas de la REal Federación. Cierto. Precisamente son las cosas que se le deben exigir a la misma: Un buen Pregón, un buen Cartel, una buena gestión de lo que de común a las 32 _Hermandades hay (recorrido oficial, atención a medios de comunicación ), etc.
Siempre, que yo sepa, se la ha criticado que se convirtieran en la Hermandad 33 (creación de un grupo joven de la Real Federación, Triduo de la Real Federación, por mucho que le llamen charlas precuaresmales; Procesión de la Real Federación, o vigilia de la Inmaculada;, etc. Siempre que he visto una crítica ha sido por estas ultimas cosas, y creo que la crítica siempre ha ido con razón. Les falta hacer lotería de Navidad.
De los logros en la primera parcela de esta Junta, no podemos hacer caso omiso.
Del resto, siguen excusandose en "mientras lo digan nuestros estatutos". Señores, pues si viene en los estatutos, cambienlos, hagan una propuesta de modificación.
Cecilio se fué, seguramente porque el inmovilismo de muchos que continuan de la etapa anterior, es enorme. Que de la federación tiran intelectualmente unos pocos, cierto.
Pero por muchas cosas buenas que hagan, jamás podran quitarse la etiqueta de Federación legal (porque así lo determinó el Arzobispo) pero no legitimada (por haber sido burlada su elección al Pleno).
ADiós, chiquitin.
Francis.

Santi dijo...

Legal y legítima, lo es.
Tan legítimo como una Gestora al frente de una Hermandad. El problema es que la democracia parece ser que es el nuevo becerro de oro por el que hay que tragar. No comparto la forma de designación pero, como en otras tantas cosas de la Iglesia, para eso hay una estructura y una forma de gobierno dada. Trasladado al extremo, ¿pensáis que cada cierto número de años votáramos cuestiones del depósito de la fe? ¿o del Magisterio?

Dicho ésto, comparto la cuestión de que deben potenciar los actos culturales, a ser posible, fuera del tiempo fuerte de Cuaresma, para no coincidir con las HH. y CC. y, salvo Via Crucis oficial y quizás, una Misa de apertura/cierre del curso cofrade, desistir de cualquier actividad cultual adicional a las HH. y CC.

Lo del "protocolo de Pasiegas" urge revisión; Estación, y rezo y meditación, con el Titular al pie del Altar Mayor y punto, aunque a pie de rampa el Sr. Arzobispo se disponga para acompañar a las corporaciones en su entrada.

Un abrazo.

PS: Lo que es legítimo, aunque de chiste, la firma de panfletillo en la Pza. de los Lobos y que, cuando aparezca el Sr. Arzobispo a posteriori, nadie dijera esa boca es mía (coronaciones, extraordinarias, HM prorrogados...). Y eso, por muy todopoderosas que fueran las Hdades. de los "alguno-firmantes"...

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Santi, en todo de acuerdo