Visitas

jueves, 29 de marzo de 2012

Perdiendo tradiciones

Soy de los que consideran que la renovación que va a sufrir el paso de Santa María de la Alhambra le va a otorgar carácter; que no portaría un paso si no es a costal y que tras descubrir Sevilla hace más de 20 años, desde entonces se ha convertido en una constante de inspiración. Dicho todo esto, sospechoso de animadversión hacia lo que venga de fuera, no me considero. Ni puedo ser juzgado como alguien receloso de las influencias de otras ciudades, aunque lo que desde luego no seré, es el que olvida sus tradiciones y las sustituye por otras que ni son tan buenas ni aportan nada mejor que las ya existentes.

Una de ellas es la pérdida de los guiones tradicionales granadinos, los escudos y armas heráldicas de nuestras hermandades que a imagen y semejanza de aquel primer escudo de la ciudad regalado por la Reina Isabel la Católica en 1494, sigue custodiado en el Edificio Consistorial, en el Ayuntamiento, como memoria viva. Pues bien, la foto de arriba ilustra a la perfección cómo algunas hermandades quisieron emular este corte de guión para procesionarlo como todavía hoy en la Fiesta del Corpus y en las demás procesiones civiles suele hacer la Corporación Municipal.

Me parece en todo punto que para llevar el guión de una hermandad, no hace falta hacerlo con forma de bacalao y sí con la personalidad que tenía Granada. Me parece que si alguna Hermandad tuviera un poco de valentía, un poco de conciencia y estuviera formada por hermanos con sentido de la responsabilidad histórica, se estaría rescatando del olvido este modismo y estética tan nuestra, igual de útil que la que tan extendida, usamos hoy día y que nos aportaba una personalidad y una identidad única. Porque no hace falta a veces renunciar a todo lo de uno o abrazar todo lo de fuera. En el término medio está la virtud. Y en la historia, la originalidad.

¡Ánimo!


P.D. A mi hermano David Moreno por su colaboración y empatía. 

1 comentario:

Santi dijo...

Grandísima idea...