Visitas

jueves, 22 de marzo de 2012

Como los mercaderes del Templo

Empiezo a estar bastante harto que usen la Semana Santa como reclamo político y que vendan de esta sus posibilidades turísticas y sus armas como elemento dinamizador de la economía de la ciudad. Y empiezo a estar bastante indignado, primero porque nadie quiere darse cuenta que este “Teatro” imponente y espectacular que no tiene parangón alguno ni con la puesta en escena de la más cuidada ópera, no es un acontecimiento cultural sin más, ya que su objeto primero y primordial, es echarse a la calle con fines catequéticos y evangélicos. La fe es la madre de nuestra Semana Santa, aunque tenga en la familia al arte, a la historia, al folclore, la antropología y mucho de economía.

Ayer supimos que el Partido Socialista granadino quiere fomentar la Semana Santa porque al fin se da cuenta que mueve dinero. Antes, la Federación Hostelera de la ciudad denegaba cualquier tipo de ayuda. Antes también (en 2004), este mismo partido progresista quiso que prosperara una ley que eliminara la religiosidad popular de las calles españolas amparándose en el mal entendido aconfesional de nuestra Nación. Y para remate, hace poco nuestro alcalde hablaba de la Semana Santa y se dirigía a los más de ciento cincuenta cofrades que asistimos a la Presentación de Gólgota, sugiriendo las posibilidades económicas y los atractivos turísticos que aseguran las estaciones de penitencia que llevamos a cabo.

Que miren la Semana Santa granadina como el conjunto social más dinámico de la ciudad, aún todavía por encima del fútbol y de nuestro querido Granada de primera, me parece fabuloso. Cuando acabe la liga, aquella cuantificación idealista de millones de euros por visitas de seguidores a los Cármenes, verá cómo en una sola semana, los cofrades aportamos más riqueza y trabajo. Es una realidad... La misma que asevera que Granada ha sido la ciudad española con mayor ocupación hotelera durante la Semana Mayor estos tres últimos años y que vamos por ese mismo camino para 2012.

Hace años, Paco Estarli acuñó una frase que se la he escuchado ya (la dijo en la entonces radio cofrade más seguida de la provincia) hasta a los mudos. “¡La Semana Santa de Granada está por encima de la ciudad!” Esta máxima, veraz y certera, nos viene ahora envuelta en oropel. Muchos han visto en nuestra manifestación religiosa un negocio; pero contribuir a que esta “actividad lucrativa” no decaiga y si acaso aumente, parece que no es responsabilidad del que se llena los bolsillos. Yo, por si las moscas, en Semana Santa consumo en las tabernas cofrades, así me muera de sed, de hambre o tenga imperiosas necesidades fisiológicas. Con mi dinero no gana uno de estos sitios nada. Porque les importamos lo que ellos me importan a mí.

Es de vergüenza que un partido laico y en muchas ocasiones combativo con la fe católica, vea ahora la tajada de melón en forma de paso de palio; es muy triste que el Partido Popular vaya también por estas directrices. Es para mear y no echar gota que las federaciones que se ponen las botas en esta ciudad a nuestra costa, no den ni para encender un cirio. Y es vergonzoso que hayamos estado 15 años sin saber nada de la Diputación, a cargo de un PSOE que ahora ha hecho buena la máxima: “si no puedes con tu enemigo...”. La cara de piedra de Sierra Elvira de algunos, no tiene parangón.

Para empezar, yo me sumo a las ideas del grupo socialista local. No es que me sume, es que están redactadas desde el año pasado. Todo lo que sea fomentar la máxima manifestación social de la ciudad, con 471 años de historia y piezas patrimoniales que tienen ya 491 años de antigüedad, me encanta. Me seduce mucho porque no hay un contenedor cultural, histórico, artístico y tan personal y seductor como el cofrade. No hay una reunión patrimonial tan amplia como la que ponen en la calle nuestras Hermandades. Y no hay nada que sume más de 20.000 personas y que sea capaz de movilizar a más del 80% de la población.

De modo que la idea es muy buena; pero hago dos apuntes: el primero es que dejen de mirarnos como la gallina de los huevos de oro. Para nosotros, la Semana Santa es la rememoración de la Vida. Es nuestro pilar, nuestro sostén vital. Es Cristo, Hijo del Hombre, por las calles de Granada. Y como segunda apreciación, ya está bien de hipócritas, caraduras, aprovechados y demás: para como nos tratáis, para como nos miráis, no sabe uno si desear que el turismo cofrade emigre a otras ciudades. A lo mejor allí, la sinvergonzonería de hoteles y establecimientos hosteleros no es tan grande como la de esta tierra. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Supongo que esto sera idea del nuevo asesor de los socialistas granadinos,un cofrade ateo muy conocido en el mundo de la semana santa.Un saludo y enhorabuena por vuestro nuevo programa en Cana21

Santi dijo...

La propuesta de los ediles socialistas reflejan lo que son: unos sinvergüenzas que para las autonómicas si tienen que arrimarse a un paso, lo hacen; si hay que coger un báculo, lo cogen. No hay más historia.
David, que no te engañen. Que son propuestas para recabar votos, al coste que sea...
El problema es que los miembros de la Junta no se limitan a la recepción cortés, sino que habilitan espacios para la foto y el mítin. Y baste ver Sevilla años atrás con el exAlcalde sostenido por el tío la cachimba. Foto y más fotos con Pasos, en Parroquias...
Y el PSOE no es laico; quizás como ideario, pero entre sus dirigentes son laicistas anticlericales. Que es distinto... camuflados con algunos que van de católicos e incluso se codean con cardenales (Vg. Bono et Cañizares).

Por otro lado, que el PP tenga cierta inspiración cristiana... pues vale, aceptamos pulpo como animal de compañía. Y a los hechos me remito.

Anónimo dijo...

En Alemania no se dedican a vestir santos, prefieren dedicarse a la alta tecnología. Así nos va a unos y a otros.

http://www.youtube.com/watch?v=R7BZqiuvWfU