Visitas

martes, 28 de febrero de 2012

La Roldana

Poco vamos a descubrir de la escultora real hija del genial Pedro Roldán. La controversia acerca de la posible autoría de Luisa sobre la nada menos que Esperanza Macarena y la que el prestigioso Instituto Andaluz de Patromonio Histórico (IAPH) le otorgó en 2010 tras la restauración de la Estrella de Triana ya dice bastante sobre su valía artística. Entre otras imágenes que pudieran estar en la órbita de su gubia, la Virgen de Regla de los Panaderos de Sevilla y su participación en el Misterio de los Caballos de Santa Catalina que firma su marido Luís Antonio de los Arcos.

Y precisamente sobre el esposo gira esta entrada a caballo entre el arte y lo cofrade por la vinculación de la Roldana con las Hermandades de la Baja Andalucía. Porque ya el matrimonio empezó de manera extraña, en tanto que Pedro Roldán se negó a concederle a Luís Antonio de los Arcos la mano de su hija. Era este discípulo del gran Pedro, especializado en la policromía de las obras del taller roldanesco. Y además, poco cumplidor en su trabajo. Ya tuvo problemas con la Hermandad de la Carretería cuando contrata con los de la Calle Valflora del Arenal sevillano el Misterio que hoy día sigue imponiendo su deliciosa estética cada Viernes Santo. Era 1677 y su mujer y suegro tuvieron que hacerse cargo de la obra nunca satisfecha por Luís Antonio.

La historia nos ha contado que el marido de la Roldana era un borracho empedernido, poco edificante, ligero de manos con su mujer y acostumbrado a que esta lo mantuviera; en 1692, Luisa era ya nada menos que escultora del Rey, en cuyo cargo estuvo al servicio del último Austria, Carlos II y del primer Borbón, Felipe V. Fue la esposa de Carlos II, la reina Mariana quién le encargase para el Monasterio del Escorial un San Miguel aplastando al demonio que aún hoy se puede contemplar en la Iglesia escurialense.

Y como después reconociera la propia Luisa, antes de fallecer en 1704, el Arcángel Miguel es un autorretrato suyo mientras que el demonio al que aplasta, vence y domina con la espada, es su propio marido, que habría de fallecer en esos años, dejando bien claro que la muerte de Luís Antonio de los Arcos le supuso toda una liberación a la escultora que, si las atribuciones que le dan fuesen ciertas, es la autora nada menos que de dos de las más espléndidas dolorosas de la Semana Santa española, una de ella, Reina como ninguna... LA ESPERANZA MACARENA.

6 comentarios:

Saturnino José dijo...

Siempre sabe usted transmitir el arte y la emoción en contadas palabras. Siga así.

republicano dijo...

A ver cuando escribimos de cosas verdaderamente interesantes, como el caso que va a liquidar a la corona: "Urdangarín".

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Estimado Republicano: estoy enormemente satisfecho de saber que cuento con usted para el consejo de redacción de este blog y para consultarle que he de poner en mi propio espacio, en mi blog personal...

Por cierto que un poco de arte y de historia, no le viene mal a nadie. Conociendo un poco más la historia es cuando media España vería que la opción republicana es bastante mala y su bandera, el monumento a la ridiculez; pero republicanismo y cultura no se han dado habitualmente la mano.

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
RAFALCALA

roldanesco dijo...

Cuando Luisa nació en 1652, la hermandad de la Macarena ya llevaba unos cuantos años con la imagen actual(30 o 40 aprox) hecho documentado y que desmonta la teoría de que la gubia de Luisa creara a la Esperanza Macarena, es innegable la presencia y los grafismos del estilo roldanesco, pero no por ello tiene que ser obligatoriamente de Luisa, me inclino más a que Pedro Roldán pudiera haber efectuado alguna remodelación o restauración, creía que ya habían pasado los años en que cuando alguna talla era anónima ,tenía que ser atribuida a Martínez Montañés, Mesa, o los Roldanes.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Estimado rodalnesco: si se da cuenta, empiezo esta entrada diciendo textualmente "la controversia acerca de la posible autoría de Luisa sobre la nada menos que Esperanza Macarena"... en efecto yo tampoco creo que Luisa tuviera algo que ver con la Imagen de la Esperanza.