Visitas

lunes, 20 de febrero de 2012

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Fátima de Guadix

El arte contemporáneo tiene más detractores de los que a priori merece; y quizás su problema estribe en que no siempre se aplica debidamente. Esto es lo que viene a ocurrir en la Iglesia de Fátima de Guadix, una aportación del año 1962 que al cumplir 50 años, se ha decorado de una manera absurda y muy fácil de caer casi en la blasfemia. Al menos con los títulos de algunas de sus obras. Lo cierto es que el que suscribe, conocedor de la capacidad intelectual y el buen tino del Delegado de Patrimonio de la Diócesis, se sorprende que éste haya transigido con una aberrante apuesta artística de estas dimensiones. La foto de arriba da perfecta idea de lo que expongo... El Altar Mayor no tiene catálogo posible, donde la interpretación libre de cada uno desde luego se aleja de los propósitos que desde el siglo VIII la Iglesia ha concedido para el arte.

El párroco Manuel Amezcua está muy contento con las obras realizadas por Javier Alonso. A mí me encantaría que me explicaran por qué a la obra de la foto de arriba, se le llama “El átomo primigenio”. El título es mucho más provocador que otra cosa; o dicho de otro modo: venciendo cualquier duda al respecto del debate entre el creacionismo y el evolucionismo, lo cierto es que ningún católico puede cosechar tamaño atrevimiento con algo así. Aplaudimos la evolución y las teorías científicas, pero estamos convencidos que no hay átomo alguno primero y primitivo, principal ni primigenio, porque antes de Dios no había nada. Luego espero que si no desde Patrimonio, desde las delegaciones oportunas de la Diócesis alguien intente arrojar un poco de luz a esta atrevida y casi blasfema apuesta.

Lo que me parece flagrante al buen gusto es la decoración mural del baptisterio. El espacio supera la concepción naif, vence las apuestas artísticas de la no figuración, sobrepasan el expresionismo alemán y el nuevo expresionismo neuyorkino... para simplemente, convertirse en los garabatos infantiloides de cualquier niño de jardín de infancia. Que la pureza de líneas y la correcta simbiosis entre la rocosidad del Barrio accitano de las Cuevas y la Iglesia de Fátima queden aplastadas (por cierto, arquitectura premiada a niveles nacionales en su época) por esta descocada forma de ejecutar la pintura, no tiene cabida alguna.

Al fin, me permito exponer un modelo infinitamente más arriesgado, más contemporáneo pero todo ello con más lucidez y por supuesto más gusto. Se trata del ábside del Santuario de Aránzazu. Este en concreto, obra de Lucio Muñoz y curiosamente, inaugurado el mismo año que se consagró la Parroquial de Fátima, en 1962. Las diferencias son alarmantes. La capacidad de sugestión cromática y los guiños a la naturaleza del contexto geográfico donde está el Santuario Vasco, también. En Aránzazu todo tiene un cómo y un por qué. En este Guadix de un patrimonio exclusivo que lo compara a muchas capitales de provincia y que en el plano sacro es sinónimo de genialidades inigualables, Fátima quedará como el monumento al mal gusto y a la falta de delicadeza, a la incapacidad de usar el arte con los valores estéticos y de llamada a la compunción con los que está al servicio de nuestra fe ya hace 1.700 años.

Al fin, espero que Obispo, Delegado de Patrimonio y un puñado de mentes lúcidas, haga lo debido... Y aunque sea de gotelé y gresite, acabe con la Capilla Sixtina del parvulario. 

8 comentarios:

J. Carlos Medina dijo...

....¿Y que le parece la ejecución?.. - ¡Hombre! Para matarlo no es pero dos "guantás" si que tiene el muchacho.

José Miguel Moreno Sabio dijo...

Realmente espantoso lo de esa iglesia.
Al hilo de la cuestión, te comento que hasta hace unos años cada vez que pasaba por la Almudena de Madrid en sábado o domingo solía entrar un rato pues, aunque ha sido su arquitectura tan criticada, encuentro que es un tipo de arte un tanto neutro que no me molesta demasiado. Además, y esto es lo que más me atraía, solía haber conciertos en el grandioso órgano donado, según creo, por la antigua Cajamadrid. El año de su inauguración hubo un ciclo Bach de campanillas. El caso es que tras un tiempo sin acudir por haber decaído bastante los conciertos de órgano, se me ocurrió volver hace un par de años. No sabía nada de las pinturas que había hecho en la catedral Kiko Argüello, pero al ver aquello salí despavorido del templo y nunca más volveré a entrar en él mientras que adornen sus paredes semejantes bodrios.
¡Ah! no tengo absolutamente nada en contra de las labores religiosas de este señor.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

José Miguel, al menos se entiende lo que pintó kiko Argüelles para la Almudena... Esto... En fin...

Anónimo dijo...

El átomo primigenio se refiere al primer atomo por Dios creado es decir a la primera materia ya que el alma y por ende Dios hasta antes de su inmaculada concepcion en el seno virginal no es materia atómica sino algo de diferente naturaleza. No se contrapone. Usted mejor dediquese a estudiar cuadros y deje que los inteligentes se ocupen de la ciencia

José Miguel Moreno Sabio dijo...

David, no suelo replicar, pero es que no puedo callármelo: ¡las pinturas de la Almudena tendrán todos los significados que puedan y deban tener, pero son horrorosas!

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Querido comentarista, si le tengo que hacer caso según lo que me ha escrito, lo primero es negar que sepa mínimamente de nuestra fe... ¿Dios concebido sin mancha en el seno de la Virgen?

¿Dios, materia atómica, otra naturaleza? Pero a ver, ¿qué capítulo de la Guerra de las Galaxias con San Miguel Arcángel y San Pancracio me he perdido?

y sí, de pinturas sí sé, pero me voy a ahorrar los tecnicismos: MENUDA MIERDA.

P.D. José Miguel, ¿te das cuenta cómo hay que morderse a veces? Por eso, tú replica sin problemas, y un gran abrazo. amigo.

Anónimo dijo...

la unica concebida sin pecado original fue la virgen? te equivocas, Jesucristo también. ¿O es que va a tener mancha el creador y no la criatura?
La inmaculada concepcion de Jesús es una base de nuestra fe o a lo mejor tu prefieres creer que fue engendrado entre maria y jose. Yo soy sacerdote y físico así que por pocos sitios (menos pro el del arte) me podrá pillar.

Dios no es materia atómica por la cual esta formado todo lo físico que conocemos ¿lo comprende? ¿sabe usted lo que es un átomo?

Nuestro alma tampoco es materia atómica

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Sobre la dualidad de Cristo, entendiendo su personalidad divina y humana, podemos debatir a la manera que mi Padre San Agustín procuró en su día entender la Santísima Trinidad.

De átomos creo haber estudiado algo, pero ruego sepa disculpar acerca de la física a este bachiller de letras puras y licenciado en las humanidades.

Al cabo, pillarlo no es mi intención; si Dios es materia atómica será una reflexión que desde luego ni la teología, ni la escolástica ni los Sagrados Evangelios, por ejemplo, atañen ni interesan. Porque verá, aquí se trata de usar el arte para lo mismo que en su día nació, y para lo que nuestra Madre Iglesia bendijo hace la friolera de doce siglos, acabada la disputa iconoclasta: conmover al pueblo y servir al estímulo devocional.

¿El átomo mueve al estímulo devocional? ¿Cree como sacerdote cumplida la función evangélica y pastoral mediante estas propuestas estéticas?

Podemos hablar de física en un partido de fútbol. Pero al final, si su interlocutor es don Alfredo di Stefano, hágame caso y dé por perdido el corpus de leyes que justifique su teorema. Aquí se trata de poner el arte al servicio de la devoción y de la difusión de nuestra fe, no de explicarle a los habitantes de las Cuevas de Guadix si el átomo es primigenio, si Dios no es materia atómica (¿dónde queda aquello de "a imagen y semejanza"? ¿Dónde San Pablo y la resurrección en cuerpo y alma? A ver si llevan mis agustinos y directores espirituales 31 años engañándome) o si nuestra alma es una solución algodonosa con extracto de aloe vera.

Le recomiendo menos física y más arte. Porque la entrada que nos ocupa, va precisamente de los postulados estéticos y de la filosofía del arte...

Lo dicho, si uno está comentando una corrida de toros, lo menos oportuno es hablar de los fluidos gástricos de la digestión de "Machaquito", del hierro de los Domecq, con 530 kilos de peso.

Si uno habla de arte, de para qué sirve en el seno de la Iglesia, ha de saber a dónde va dirigido ese arte y si conmoverá el átomo primigenio o lo hará antes la Virgen de las Angustias, Reina de los amoríos accitanos.

Y créame, soy hijo de mi Iglesia y el primer defensor de mi Santa Madre.. Así que a sabiendas que los dos estamos en el mismo barco, usted como Ministro, yo como torpe seguidor de Cristo, ahora me parece más oportuno que reflexionemos menos sobre la ciencia y que echemos más nuestra fe a la calle. Y el camino no es haciéndolo mediante sesudas experiencias artísticas tan controvertidas como esta.

Y de corazón, lo que necesite... Pero hablemos menos de materia y de átomos, que vino a decir Aquel cosas muy entendibles... ¿En Guadix alguien que no haya hecho ingenería química nota el amor de Dios y las virtudes de sus santos en esta obra? ¿Identifica un Descendimiento si no en el genial simulacro de Elías Rodríguez Picón?