Visitas

miércoles, 8 de febrero de 2012

Cazavampiros

Lo ha demostrado en una innumerable retahíla de ocasiones y sigue fiel a sí mismo. No se calla, no se coarta, no se contradice y no es políticamente correcto. Si no hubiera escogido los caminos del Señor, su labor social estaría en la política. Y posiblemente desde aquella valentía y sagacidad de la que hizo gala Calvo Sotelo, no habríamos tenido a un prócer mejor que él. Y no habla “ex catedra” como el Sumo Pontífice, pero el pontífice granadino tiene la cátedra de la verdad y de la valentía cada vez que se ajusta el solideo a la cabeza y se agarra a los bordes del cíngulo para decir realidades como puños. Lo podéis leer vosotros mismos pinchando aquí... cuando terminéis, espero que me digáis que no opináis igual. Que no estáis hartos de ver esto a diario. 

Provengo de una carrera donde no el 80 %, sino el 98% de los estudiantes tenían como último objetivo en la vida acabar con una jornada laboral de 20 horas semanales y un contrato blindado de por vida; se ha primado la ley del mínimo esfuerzo, hemos hecho funcionarios a más de los necesarios y hemos dejado que los trabajadores por cuenta propia, la inmensa mayoría de los que seguimos sin conocer el parón laboral y cada vez nos reinventamos, día a día, minuto a minuto, con nuevas ilusiones y con mayores riesgos, carguemos con el peso de la economía de este país. 

Les dijeron nuestros padres a sus hijos un día que el mejor camino para ser alguien de provecho era cursar una carrera facilita que en cuatro o cinco años te avalara para unas oposiciones más facilitas todavía y a chupar de alguien. Sin más. Que otro agache el espinazo, que otro se remangue en una tubería o con más carreras, títulos e intelectualidad, sea cosido a impuestos, a trimestres, a retenciones y a mil vericuetos de la política económica actual. Y algunos nos hartamos el mismo día que vimos la falta de profesionalidad, de productividad y de esfuerzo de una cuantiosa cantidad de funcionarios. 

Algunos que nunca hemos tenido ayuda estatal, administrativa o institucional alguna, que pagamos sanidad privada, que pudiendo estudiar gratis lo hicimos bajo pago, que no recibimos beca alguna y que ni hemos pillado ayudas de todo tipo ni “las pagas de Papá Estado” por ningún sitio, se nos inflan las narices cuando a nuestro alrededor ni Tato ni Malena son capaces de mover un dedo, mientras llueve el mucho o poco dinero que Papá Estado está dispuesto a dar mensualmente. Y no me malinterprete nadie, porque hay casos y casos, hay excepciones y excepciones, pero lo cierto es que cada vez conozco a más gente que prefiere vivir achuchado con lo que Papá Estado le da que rebajarse laboralmente hablando a trabajar algo, algo digo, en lo que sea y como sea. 

El Señor Arzobispo de Granada se ha atrevido a decir en una homilía lo que decenas de miles de indignados, de los que sostienen negocios a duras penas, de los que madrugan día a día sin vacaciones, bajas ni cubriciones sociales de ningún tipo, pensamos. ¿O no Álvaro Barea? ¿O no Manuel Peregrina? ¿O no Manuel Pizarro? Los que nos pegamos horas y horas diarias esperando parir proyectos que si salen aseguren un sueldo decente (decente, nunca extraordinario) y trabajamos en programas donde la excelencia, la cultura y la reinvención diaria te exige más que las decenas de títulos que acreditan tu formación vasta y curtida. Y ojo, formación sin becas, sin ayudas, sin que nada más que el hogar familiar te proporcionó y nunca jamás sabrás agradecerlo. 

Vivimos en la cultura de la subvención, tan cierto como que en España entra un tonto más y se caen cuatro por la orilla del Mediterráneo. Alquileres, niños, estudios, planes para incentivar a los que no quieren hacer nada, para reinsertar a los que nunca lo hicieron y ahora se han quedado en paro, para premiar a los que no trabajan ni dándoles la oportunidad y para comprar papel higiénico si se tercia; ayudas para todo a cargo de unos pocos; de los que pagamos retenciones, de los que perdemos en cada factura de servicios que presentamos una barbaridad, de los que ya tenemos las narices como las chimeneas de las azucareras. 

El Arzobispo de Granada no ha sido políticamente correcto porque es un mileurista más, con más formación que todos los ministros de Zapatero y de Rajoy juntos. Porque a lo mejor tiene presente a Unamuno y como a él, “le duele España”. Y porque ningún político, ni los electoralistas de la izquierda ni los acomplejados de la derecha se atreven a decir lo que él no se calla. Porque ningún tertuliano sectario lo dice, ni ningún agente social; y porque partiendo de la base que hay funcionarios cumplidores que dan más de lo que deben (y por Dios que mi madre es la primera que conozco), ninguno de los miles y miles de enchufados, de interinos que quieren ser chupadores de teta ni por supuesto los que tiene carrera en esto de la subvención y la “paguica” de Papá Estado va a hacer ni reconocer.

Hace dos días supe de una conocida que tiene reconocida una minusvalía pero trabaja. Al parecer una cosa no quita la otra. Cuando en su trabajo la quisieron contratar a jornada completa, se ha despedido. Es preferible trabajar lo justo y tener seguro lo que el Gobierno te da que agachar la raspa en lunes, en miércoles y hasta en domingo si se tercia. Se sumaba a una lista que tengo confeccionada de “Chupópteros Oficiales”; y es larga. Si pudiéramos retratar a los millones de españoles algunos se llevarían las manos a la cabeza. Y más de uno estaría desde ya pidiendo el asilo en Irán. Por lo menos allí los ladrones se llevan puestos un muñón y no un diploma de funcionario o su ayudita de cada mes. 

Monseñor, es usted lo mejor que ha pasado por esta silla episcopal desde hace muchos años. Y que sean por muchos más.  

17 comentarios:

David García dijo...

Una golondrina, amigo mío, no hace verano. Un comentario acertado no justifica los males, aberraciones y abusos morales que ha hecho ex cátedra D. Javier. Te recomiendo lectura de "El teatrillo de Don Javier", que pulula por la red para que recordemos todos sus ex abruptos. Me parece muy acertado toda tu exposición salvo el elogio final...

J. Carlos Medina dijo...

Uf! Mucha tela que cortar con Monseñor. Desde luego es una persona, que como los grandes, genera polémica y tiene sus claroscuros. Pero supongo que la diana no es Monseñor sino que, una vez más, una persona de renombre, carga contra los andaluces.

A estas alturas no me jode tanto que se hable así de Andalucía como que no se hable así del resto de España.

¿Andalucía subvencionada? ¡Cojones! Que se lo digan a una empresa catalana que se llama Spanair, que ha recibido una mansalva de millones y que ha tenido que cerrar. ¡Cojones! Que se lo digan al pésimo cine español que recibe una "porrá de millones para hacer no sé qué coño de cine" ¡Cojones! Que se lo digan a la minería de la cornisa cantábrica que si cerraran las minas y le dieran el sueldo integro a los mineros hasta el día de su muerte no se estaría despilfarrando tanto dinero como el que se despilfarra por el puñetero empeño de tener abiertas unas minas a todas luces nada rentables. ¡Ah! Eso sí, al campo andaluz le hacen que se metan sus pepinos y tomates por el culo para que marruecos pueda vendernos sus productos hortofrutícolas al resto de Europa para que a su vez el resto de Europa le venda su maquinaria.

Por cierto Monseñor, hablando de la cultura del funcionariado, para cuando vamos a ver a los curas con actitud funcionaria ir a buscar fieles sin esperar que los fieles vayamos a buscarlos a ellos. ¿Deberían cobrar los curas por una ratio de fieles que van a misa? ¿No cree como actitud funcionaria la del cura que le da lo mismo que su iglesia esté cada vez mas vacía? Total su paga está asegurada. ¿No cree que va siendo hora de salir a predicar a la calle? Es pura demagogia, ya lo se, porque soy el primero que defiende la labor eclesial, pero puñetas, siempre acuestas con los andaluces. Que nos dejen en paz que bastante tengo yo con los problemas de mi Andalucía para que venga otro a terminar de hundirme la moral.

Mejor nos callamos todos que estaremos más bonicos. Que es muy fácil ver un ladrillo en ojo ajeno y no mil viviendas a medio construir en el propio. Y que conste que Monseñor siempre ha gozado de mis simpatías precisamente por eso, por ser como es, que equivocado o no, habla sin pelos en la lengua. Obviamente el que juega con fuego acaba quemándose y hoy le toca pasar a Monseñor por la unidad de quemados.

A todo aquél que critique a lo andaluz sin darse cuenta que en su casa ocurre lo mismo, permítanme que les parafrasee al humorista José Mota: "austed a la mierda".

monaguillo dijo...

Conste que yo no me muevo demasiado en la línea de pensamiento del Sr. Arzobispo, pero es lógico que comparta en este caso su reflexión. Otra cosa es que me parezca acertado hacerla en una homilía durante la festividad del patrón... Yo creo que la política tiene su espacio y la religión el suyo propio... y mezclarlas emborrona la pureza de ambas.

Estoy de acuerdo con él en la "cultura del pelotazo" y en la "funcionariitis" que hemos tenido instalada, pero repito: no creo que hacer polémica ayude en demasía a mejorar su imágen. Puede que él sea mileurista: pero no tiene hipotecas y vive con los gastos pagados... y eso ya no lo pone en el mismo estadio que otros muchos.

Al igual que te han escrito en el comentario anterior, yo tampoco estoy de acuerdo con el elogio final.

Que Dios nos ayude...

Anónimo dijo...

El Arzobispo de Granada, dice más tonterías que verdades. Lo siento, aún por el respeto que me merece el cargo que ocupa. Lo siento de verdad. David, comparar a D. Antonio Cañizares con este Arzobispo, me parece de venda en los ojos, carromato y fuste.
Y por lo demás, aun cuando sea el deporte nacional, nadie, ni siquiera D. Javier, va a hacer que me sienta miserable por haberme ganado ( repito, ganado), en un proceso selectivo, ante otros 10000 opositores, una de las 200 plazas que en su día se presentaron en oferta pública, para aquel que quisiera presentarse. Nadie me paga gratis mi trabajo. Me lo gano yo, en unas condiciones laborales que, lo puedo jurar, son las que deseo para el 100 % de los trabajadores. un horario que permita conllevar vida laboral, y familiar. El deporte nacional en España es pensar que el de al lado no este mejor que yo, en vez de pensar que el de al lado este igual de bien que yo.
Es de ignorantes, no ver que la Administración pública también colabora en el crecimiento económico de un país. Por supuesto que todo es mejorable, pero una reorganización no tiene por que suponer el insulto gratuito para los que ejercemos una profesión.

David, desconozco el origen del patrimonio económico, que te ha permitido mantener tu sanidad privada, tu educación de pago, etc, porque desconozco la profesión de tus antepasados. No se si fué una rica herencia familiar, o un sueldo de Papa Estado. Solo se que mi patrimonio no llega a tanto. Sin becas para estudios, no hubiera podido estudiar; ni yo ni mis cuatro hermanos. Eso en su momento me sirvió para hacer ver que no podía estar más años estudiando de lso necesarios, porque mi padre no podia ya más. Asi lo hice y hoy tengo el trabajo que escogi. Escogí un sueldo fijo, más bajo que los sueldos de trabajadores liberales, que como tales, sufren la fluctuación del mercado. A veces cobran doscientos euros menos que yo, y a veces han ganado cinco veces más que yo. Tampoco los empleados de empresas privadas que cobraban el doble que yo, por hacer el mismo trabajo que practicamente hago yo a diario, pero con menos formación. Yo no les miraba con envidia, ni ahora quiero que ellos lo hagan conmigo.
No les pedía, ni les pediré en el futuro, que compartan conmigo el beneficio de su trabajo, pero que no me toquen los coj... Cada uno escogio un camino. El mio fue el del estudio durante cuatro años de mi vida, mientras otros vivian la juventud desaforadamente.
Por cierto no te equivoques, en mi humilde nómina de funcionario, que actualmente esta sujeta a la voluntad de unos partidso políticos, ignorantes y apesebrados en el poder, también hay una deducción para impuestos, y para sanidad. Tan grande como la que tu deduces en la factura de servicios que presentas.
Tu fiel servidor público en el Catastro de Granada.
Francis.
Pd: Tiene guasa que la homilía la dijera una persona, cuyo horario de trabajo, vivienda y SUELDO FIJO Y SEGURO, lo quisieran muchas personas.

guardabrisas dijo...

A pesar de la multitud de veces que te he dado la razón, creo que esta vez no te la voy a dar tanto, siempre desde mi humilde punto de vista. Lógicamente porque soy funcionario, y no veo las cosas tal y como las has expuesto. Es cierto, y mucho, que muchos de los funcionarios en este país aprovechan para rascarse la barriga y explotar al máximo las ventajas de tener un trabajo seguro para el resto de su vida. Pero no olvides que tan sólo un mínimo porcentaje es así, que hay muchos funcionarios que se juegan la vida a diario por cuatro duros mal pagaos, y a muchos, muchísimos kilómetros de sus hogares y familias, por mucho trabajo seguro que tengan, no siempre compensa.
Por eso no nos quedemos con la imagen del típico funcionario de oficina, con una ventanilla al público, que vive al lado de la oficina y aparece a media mañana con las bolsas del Mercadona, porque te aseguro que ni por asomo somos la mayoría así.

Aún así, no hay mañana que no agradezca al de arriba la suerte que tengo por tener un sueldo fijo a final de mes para poder alimentar a mi familia, que tal y como está el país, las oportunidades de trabajo y la nefasta gestión de sus políticos, no me extraña que haya funcionaritis, una pena. A pesar de que también sufro en primera persona los riesgos que conlleva el tener un negocio propio a día de hoy.

Con respecto al señor Arzobispo, ha habido ya tantas cosas que no me han convencido y que han salido de su boca, que no me pronunciaré sobre su persona.

Un abrazo amigo.

Anónimo dijo...

Hermano David La honorabildad de la iglesa en sus opinones sobre "SUBVENCIONES" desde luego está más que en duda siendo la empresa más soportada por el estado. Llamar a D. Javier "mileurista" no deja de ser una broma de mal gusto cuando se sienta en un A7 con chofer incluido,con servicio de "camara"....etc... Andalucia siempre la "hermana" pobre y abandonada de pais, no dejo de acordarme de la reconversion industrial de los 80, que pasó por alto todo lo "andaluz". Unicamente la designación de Sevilla con sede la Expo'92 trajo algo de desarrollo en comunicaciones...,vamos la A'92 pa ir a SEVILLA..., y el AVE pa ir aaaaaa SEVILLA.
D. Javier a dar mítines pero sin sotana, en una lista electoral.... Y por cierto la iglesa ya dió muestras de su inoperacia con "CAJASUR" como para soportar lecciones morales desde los púlpitos.
Vicente Royo Collado

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Vicente, hermano... aunque lo cierto es que todo esto pudiera ser perfectamente aplicable a otros comentaristas de esta entrada, que antes no pude responder como el asunto merecí (mil perdones, Francis...)

Que es mileurista no es menos verdad que es ta mañana temprano por poco pierdo la cara del frío. Las cuentas son revisables perfectamente. Que no va en A7 también; aquí "a 7" va el Madrid... pero del Barça. Que suele acudir a ciertos lugares en un coche, digamos protocolario, por supuesto. No es de él sino la representación lógica del poder eclesiástico de la metrópolis nada menos. Para hacer demagogia servimos todos: ¿qué han hecho los presidentes socialistas y OBREROS de este país viviendo nada menos que en un Palacio? Pues eso, para tal cargo tal dignidad en funciones de representación.

Sobre las subvenciones estatales a la Iglesia vuelves a dejarte llevar por lecturas inciertas y deshonestas. La Iglesia recibe en las mismas proporciones que cualquier institución de utilidad pública, ni más ni menos. La diferencia es que sus partidas suenan mucho, pero tal vez por dos motivos: el primero que su actividad es la mayor de todas las instituciones, organismos y demás hierbas de toda España, y en segundo lugar, porque interesa promulgarlo, sin embargo no se dice que la función social y humanitaria de la Iglesia ahorra al Estado la friolera anual de unos pocos de cientos de millones de euros, que en román paladino se dice "una pasta gansa y para los nostálgicos, es nada menos que cientos de miles de millones de pesetas anuales en el sostén de hospitales, colegios, comedores sociales, asilos, residencias, centros de atención a drogodependientes... ¿Sigo?

No, voy a seguir practicando el deporte nacional... La demagogia: ¿por qué subvencionar a los sindicatos? La utilidad de la Iglesia la está dejando clara nada menos que la misma crisis: todos los días, el pueblo de Cristo da de comer en España a 850.000 personas que no tienen qué llevarse a la boca. ¿Y UGT? ¿Y CC.OO.? Si aplicamos las cosas con justicia, más de uno se tiene que exiliar o ingresar en prisión.

Sobre CajaSur, de nuevo yerras, hermano. Porque fue don Javier el que se granjeó enemistades y enfrentamientos por decir verdades como puños sobre los desmanes de la entidad ahorrista. Pero que convendría citar las Cajas (además de esta que dices, es muestra de inoperancia eclesial) que han arruinado los gobiernos autonómicos socialistas. Lo digo más que nada no sea que siempre ataquemos a los mismos y no nos atrevamos con los cercanos a nuestra cuerda.

Y por último, te recuerdo que como ciudadano español, está legitimado a decir lo que crea oportuno. Más, teniendo en cuenta, que todavía ninguno de los que me habéis hecho comentarios aquí o en facebook,. me habéis puesto delante ni un argumento sobre lo que se denuncia: que hay demasiados funcionarios, que no podemos sembrar en los jóvenes como último recurso la salida del funcionariado y que este país es absolutamente inmoral con tanta subvención.

Pero que repito, me parece que las quejas anticlericales no caben aquí... y menos si no se ajustan a la verdad.

Por cierto, me he enterado de su estado de salud bastante tarde; he de llamarlo para que me ratifique su mejoría. Con todo, un millón de besos, hermano.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Por cierto, estimado y fiel servidor del catastro (no te cabe ná): el patrimonio familiar, créeme que bastante escueto, se ha labrado trabajando como marranos, sin más. Y creedme tú y mi estimado guardabrisas, que la cosa de la denuncia no va en contra del funcionariado, que no termináis de entenderlo. No, va en relación al inoperante, sea funcionario o carpintero. Y va en contra del improductivo, sea funcionario o butanero. Y va en contra del caradura, sea funcionario o panadero. Y va en contra del que recoge una y mil veces dinero público. Pero luego no agacha la raspa. Tú no entras en ese grupo, porque la inversión pública ha fructificado en un trabajador más de esta sociedad. Tú y yo conocemos múltiples jetas que viven de la "res publicae". Y hasta aquí.

Pero vamos, que más que nada va de algo más importante: yo nada más que le debo algo a mi madre. Y ni a Papá Estado ni a nadie; luego moralmente, nada más que mi contribución ha de ser para con ella, no para con la "pila de jetas" de este país.

Y sobre las excelencias de puesto que pregonas del Arzobispo, Francis, metiéndonos la mano en el corazón, ni tú ni cien mil millones de criaturas jamás aceptarían el ministerio sacerdotal. Los esfuerzos, sacrificios, dedicaciones, vinculaciones, labores y exigencias no las querríamos. Pero eso sí, son blancos fáciles.

Ah, maldita demagogia...

Anónimo dijo...

Ciertamente David, que si de representaciones se trata, no veria yo Felipe Gonzalez pot ponez un ej. recibiendo a ningún mandatario extranjero en su antigua morada del madrileño barrio de la Estrella. Igual tú como español te sentirias dignamente representado si así fuera.....
Sobres gestión de "cajas" las nefastas de todos los colores...., vease el ejemplo Caja Castilla la Mancha. Banco de Valencia.... etc... No soi de los que dejan llevan por "siglas" facilmente...
En este caso el habito si hace al monje, pues eso, a dedicarse a predicar que es lo suyo.
Sobre subvenciones prodiamos acercar posturas. Cierto es que la iglesia hace una labor social importantisima, pero no es menos cierto que "otras" organizaciones tambien hacen magnifica labor social y no se le con tán buenos ojos desde Madrid.
Vicente Royo Collado

Anónimo dijo...

El problema de la función pública no es que tengan más o menos carga de trabajo, sino que hay mucho recurso inaprovechado. Y ejemplos, como los que tenemos familiares en la misma, hay a millares. A cada cual más curioso.

Y, también, que el que no cumple no lo ponen en la calle. Y, como no hay purga, el sistema colapsa.
La inspección no funciona... y hasta ahí llegamos.

Yo no discutiré los funcionarios de carrera, pero esos que el PSOE-A ha colocado en estos meses para aferrarse al poder... en la puta calle, pero mañana mismo.

Sobre lo que gana cada uno, en la empresa privada y fuera, también habría que ponderar la carga de trabajo real y responsabilidad y otros factores.

Sobre la población en paro, ¡qué quieres que te diga! Con lugares con más del 50% de paro, con población juvenil casi 75% parada... y que no haya ni un movimiento es que hay mucha bolsa de fraude; en El Salvador me lo contó un jesuita norteamericano, muy parecido a lo que les ocurrió a la clase negra en los EE.UU. en el siglo pasado y lo que ocurre en paises pobres; el Estado sostiene precariamente a los individuos que subsisten con poco esfuerzo pero con necesidades básicas cubiertas y no se preocupan en progresar (intelectual, laboralmente). Así, esa masa acrítica, es fácilmente manipulable. Y es un calco, salvando las distancias, El Salvador con Andalucía, es decir, la aplicación práctica de esas políticas: trabajas unos meses luego PER, luego ayuda familiar, más un minisueldo de un cónyuge... se llega a fin de mes, raspado, pero tampoco hay que esforzarse más.

PS: Hay más de uno y de dos que se les ha buscado un trabajo a media jornada o como complemento a épocas estacionales y han dicho no... ¿curioso no?

Santi

El porculero de izquierdas dijo...

No se pueden decir más mentiras y tonterías en menos tiempo. Te jactas de haber tenido sanidad y educación privada y claro, es que por el dinerito familiar nunca has pasado mas hambre que la que te pueda dar a las 6 de la mañana de un dia de copas. Pero donde ya no he podido reir más es cuando denominas al Monseñor, más conocido en los ambientes como "Monse", de mileurista.... se puede tener menos vergüenza?... Atrévete y publicas esto que ultimamente no te escribo porque paso de guerras contigo pero es que dices cosas que me levantan el estómago.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

La diferencia entre mi hambre o mio hartazgo se resume en que no le debemos, desde bisabuelos a hoy, nada a nadie, y menos a las partidas económicas estatales, luego me puedo permitir el lujo de decir esto. Ahora bien, nadie ha dicho que la posición económica sea extraordinaria. Es la que es y cada generación familiar se la ha ganado agachando la espalda una y otra vez. ¿Puede todo el mundo decir eso?

Y la verdad, oiga, si no sabe, debería callarse. Porque tiene la posibilidad de consultar la asignación mensual de Su Excelencia. Así vería que no sólo se equivoca, sino que su formación e información dista de lejos de ser reconocida y reconocible.

Y se lo he dicho en otras ocasiones: aquí guerras ya hubo una y todavía se llora desde un bando. Yo no soy de armas y no entiendo de esos conceptos que me dice, porque con el arma de la intelectualidad lo derroto a cada intervención.

Y me despido. Para el estómago no sabría qué aconsejarle... Para la desinformación y prisas a la hora de opinar sin saber, que lea más. Que no sea tan raudo a la hora de escribir, porque se retrata usted una y otra vez. Y añado que mi atrevimiento está fuera de toda duda; el suyo... ojú el suyo.

¡Lo dicho! ¡Retratado!

El porculero de izquierdas dijo...

Me encarta chincharte y que alardees de esa verborrea tuya, pero eso no hace que tengas razón, acuérdate. Eso sí, valoro que hagas publicas las cosas que te digo, pero imagino lo que estarás pensando cuando escribes, y es que en esos momentos no vale tu demagogia. Monarquico y franquista ¿no puedes ser?... no me hagas reir. El Arzobispo mileurista, con hipoteca a punto de ser desahuciado y seguramente con miedo a que lo despidan. Lo mejor que ha pasado por ese sillón.... eso se lo dirás a todos. Saludos.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Créame, ni me chincha ni me produce la acidez que al parecer la verdad sí le hace a usted padecer. Le invito a que compruebe el salario del arzobispo, y así verá su error. Pero que la entrada no va de dignidades eclesiásticas ni de nada parecido. Se lo digo por si puede aportar luz a la misma...

¿Cree que en España el 80 % de los futuros trabajadores debe ser funcionario? ¿Considera que el funcionariado en España resulta excesivo en cuanto a número?

¿Supone positivo que este país otorgue tanta ayuda y tanta subvención y si es tolerable y admisible (o mejor, asumible por la otra parte de la población activa)?

Y esta ya para usted y para mí: ¿cree que leyendo un poco más dejará de participar de criterios poco efectivos, errados y falsos?

Un saludo (esto termina en amistad acuérdese)

El porculero de izquierdas dijo...

Me gusta cuando me hablas de usted. Por otro lado pecas de pedantería cuando insinuas que leo poco, evidentemente menos que tú. Hombre, y no se si amistad pero el dialogo nos lleva a ser mejor personas y eso, estarás de acuerdo conmigo, es bueno. Un saludo.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

A menos que nos conozcamos (¿he de descartarlo?) para mí la corrección en el tratamiento es sinónimo de educación, luego la pongo en práctica.

Y se lo digo en serio... estaremos en las antípodas del pensamiento uno respecto al otro, pero convencido que no muy desencaminados en lo que los autores determinaron "los clásicos inmortales". A veces la problemática cuya solución le demando (anonimato fuera, careta descubierta) obliga a este tipo de actitudes y más aún: establece barreras.

Me encanta el debate, el diálogo y más aún con argumentos y soportes fidedignos. Fíjese... en la tarde de hoy mantenemos una relación epistolar supuestamente enfrentada pero con algo cierto: usted aún no me ha podido reclamar más que apreciaciones suyas, jamás contradecir mis realidades.

En una y otra entrada (esta y la de la Entrevista de Hendaya) no me ha enmendado la plana; la riqueza hoy la habríamos acariciado con otro tipo de argumentos. Por eso me gusta esta Alacena y por eso la mantengo; no para mi provecho personal (créame, ni da dinero ni beneficio alguno, se convierte si acaso en una condena actualizada día a día) sino como intercambio de datos, hechos históricos, panoramas culturales y debates o generación de opinión.

Si sirve para que entre los dos por lo menos, aclaremos que dos puntos de vista no han de estar nunca defendidos virulentamente, la Alacena ha cumplido su función.

Por eso le decía yo que con soeces e insultos iba poco lejos. El diálogo con raciocinio, como usted dice, nos hace mejores.

Un saludo, anónimo (sea valiente, en serio... será agradable).

el teatrillo de d javier dijo...

Es de sobra conocido

por tanto gasto superfluo

en marchas, sin rumbo cierto,

y tanto inventar chanchullos

para meter a los suyos

en remunerados puestos,

con nóminas sustanciosas

a cargo del presupuesto.

De recibir a los curas

no tiene tiempo ni ganas

pues su agenda está repleta

de senderismo y yincanas;

y si le queda algún tiempo,

se pone a hacer filigranas

promocionando pestiños

o de canguro de niños

en los fines de semana.

Su actitud es sorprendente

pues pasa olímpicamente

de aquellos que por encima

de ideas y de colores,

por el hecho de ser curas,

son sus colaboradores.

Su arrogancia es prepotente

engreída y excluyente,

tan seguro de sí mismo,

que cree saberlo todo

y desprecia al que disiente.

Y a todo el que no se ajuste

a su peculiar talante:

lo ignora, lo discrimina

o lo toma por delante;

y si la cosa se agrava,

lo elimina, lo suspende,

lo fulmina o lo machaca;

y si el asunto no cambia,

o la discordia persiste,

a la psiquiatra Cristina,

sin dilación lo remite.

Pues según cuentan las glosas,

esta tal Cristina Rojas,

por ser kika destacada,

es la mujer designada

para cuidar con esmero

la salud mental del clero.

Y todo aquel candidato

para acceder al curato

o entrar en el seminario,

rellenará el cuestionario

y ella hará un discernimiento

que le indicará al momento,

quien da la talla y la altura

para llegar a ser cura.

En la procesión del Corpus,

el ridículo es total

pues hace de saltimbanqui,

rompiendo el ceremonial;

sus apretones de manos

con frases emocionadas

y bendiciones sin cuento,

a niños y embarazadas,

son causa de cachondeo

en tertulias y veladas.

Y es que donde el se encuentre

siempre ha de ser el centro,

incluso aunque esté presente

el muy Santo Sacramento.

En curias y en sacristías

mandó colgar su retrato

lo cual sirve de alegato

y en prueba de sus manías;

y demás con este dato,

nos confirma con certeza,

sus delirios de grandeza.