Visitas

viernes, 13 de enero de 2012

Profecías en el arte

En la entrada de ayer Savonarola había contagiado con sus ideas a todo el espectro cultural florentino y sus prédicas son las responsables del cambio de estilo y de percepción artística que sufrirá nada menos que Sandro Botticelli, que abandona esas pinturas sublimes como “El nacimiento de Venus”, o “La primavera” para abrazar apasionadamente la esfera de lo religioso, conmocionado por si realmente el fraile dominico estaba en lo cierto y el fin de los días de la Humanidad venía de camino.

Muy afectado el genial pintor por la muerte espantosa que tuvo el mendicante, empieza a dar muestras de una sensibilidad religiosa fuera de lo común. Ya no le importa tanto la proporción y la corrección del dibujo como llegar al espectador mediante códigos morales ocultos en sus obras. Es el caso de su “Natividad mística”, que a simple vista parece una adoración del cuerpo recién nacido de Cristo como otra cualquiera. Lo sorprendente se encierra en el plano inferior, donde unos ángeles bailan unidos a unos mortales, mientras que del suelo maniatados se empiezan a percibir demonios que dan la sensación de quedar libres.

El cuadro se entiende prestando atención a la leyenda que el pintor introdujo en la zona superior del lienzo: “lo pinté yo Alessandro, en 1500, a la mitad de los tiempos [...] cuando el demonio estuvo suelto por tres años”. Si tomamos el Capítulo 11 del Apocalipsis de San Juan, Botticelli ha interpretado al Evangelista y viendo que 1500 era fecha redonda para que llegara el Juicio Final, imaginó que haría falta el nacimiento de alguien para paralizar el Armagedón. Luego si hacemos caso al capítulo 12 del libro mencionado, se nos dice que “nacerá un nuevo hijo, una nueva mañana que desterrará al demonio y traerá la paz transcurridos tres años”. El pintor estaba convencido que iba a llegar en 1503 ese nacimiento, esa novedad que cambiaría al Mundo. Y su profecía artística no fue del todo mala: Italia tuvo paz y en 1503 murió Alejandro VI, el Papa que tantos errores cometió, luego nacería otro nuevo Papa, en concreto Julio II, el enemigo de los Borgia, creador de la Guardia Suiza, mecenas de Rafael y Miguel Ángel y fundador de la Basílica de San Pedro como hoy la conocemos.

¿Creen en las profecías? ¿Y si estas se hacen mediante el arte?

1 comentario:

Santi dijo...

Dmitri Shostakóvich.
Sinfonía No. 12, El año 1917. Último movimiento: "Hacia una nueva humanidad".

A casi 100 años de la revolución rusa vemos que como vidente no tiene precio...