Visitas

martes, 17 de enero de 2012

Manuel Fraga

No culpo a los que están en las redes sociales y en algunos blogs ya riéndose de la muerte de Manuel Fraga porque llevo años yo esperando que haga lo propio Santiago Carrillo, con la diferencia de que Fraga no pegó un tiro en su vida y jamás se manchó de sangre sus manos mientras que el comunista no puede decir lo mismo.

Lo cierto es que cualquier juicio hacia el desaparecido fundador del Partido Popular ha de ser cauto. Si algunos quieren tildarlo con el recurrido insulto progresista que viene a decir FACHA, quizás se pierden que don Manuel era dos veces licenciado, doctor, sacó oposiciones como letrado de las Cortes, tenía nada menos que dos cátedras y 60 años de trayectoria política. Quizás también conviene contarles que don Manuel Fraga fue el más cuestionado de cuantos altos cargos tuvo el franquismo por su postura aperturista y sus intentos reformistas en el seno del Régimen, llegando a enfrentarse a los tecnócratas de Carrero Blanco.

Ganar cinco elecciones autonómicas avalan además su grandeza política. Pero si todo ello no bastara algunos y siguieran haciendo oídos sordos y ojos ciegos a lo que se expone, nadie olvide que uno de los textos constitucionales que más sorpresa sigue causando en todo el Mundo, el español de 1978, es obra entre otros del que hoy ocupa estas páginas y acaba de dejarnos.

Sigo leyendo a los que le dedican como epitafio la palabra FACHA, pensando que el trasnochado insulto afecta hoy día a alguien. Fraga no fue perfecto ni de sus trajes cortaremos reliquias ni buscaremos sitio en los altares para una futura canonización. Pero nadie olvide que su inicial franquismo ya estaba extinguiéndose cuando el General seguía vivo, que es un padre de la Patria y de su Máximo Texto y que a preparación académica e intelectualidad, no le ganan los que así lo recuerdan. Y a la postre, espero que la retahíla de insultos sea exponencialmente mayor cuando agache la cabeza, definitivamente, el asesino Carrillo.

Descanse en paz, don Manuel Fraga Iribarne.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un politico menos. Descanse en paz.
Francis, un amigo.
Se lo estan poniendo facil a Quiñones.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Parece que, últimamente, la salud de don Santiago ha empeorado. Tal vez no le quede mucha vida. Puede que la muerte los iguale pronto. Pero la vida los hizo tan distintos que sólo un imbécil o un malvado pondría, por delante del estadista Fraga, al criminal Carrillo.