Visitas

martes, 31 de enero de 2012

Las verdades del comunismo.

Ceaucescu fue un cruel dictador como pocos ha tenido la humanidad, protagonista de una represión ejercida sobre el pueblo rumano entre 1965 y 1989, año en que fue asesinado por los rumanos a quienes condujo a la ruina y que sometió con férrea mano. El dirigente comunista controlaba todas las facetas de la vida, desde la libertad de expresión o prensa, la vivienda o incluso el número de hijos que habían de tener las mujeres rumanas. Fue en uno de sus ataques de locura donde concibe un plan para aumentar la natalidad de Rumanía creando una policía femenina encargada de controlar periódicamente los partos de sus compatriotas.

No sólo se trataba de prohibir el aborto, sino de obligar a las familias a una considerable multiplicación. Sus palabras son elocuentes: “Cualquiera que evite tener hijos es un desertor que renuncia a las leyes de la continuidad nacional.” De esta manera, una brigada del partido, convertida en policía para asuntos natales, controlaba a las mujeres realizándoles pruebas de embarazo y anotando los resultados. Aquella fémina que no se quedara embarazada con cierta regularidad era multada y obligada a pagar una multa considerable que estimuló rápidamente el crecimiento de la natalidad, de forma que Rumanía se multiplicó por dos, poblacionalmente hablando, en tan sólo un año.

Las prácticas de esta ideología, como pueden verse, han sido con diferencia las más totalitarias y enfermas de la política histórica. Y lo malo de todo es que muchos hoy día siguen prodigando las excelencias de esta dictadura de izquierdas.

4 comentarios:

Santi dijo...

no hay que irse a la rumanía comunista, baste mirar las leyes obscenas de las menores con barra libre de aborto en españa de las mano del psoe. o que con siete años se naufrague en determinados conocimientos esenciales pero sepan los niños las relaciones sexuales de cualquier tipo (hetero/homo).
con guante de seda pero lo mismo de aberrante que la policía rumana que comentas.

J. Carlos Medina dijo...

Decir que la ideología comunista es históricamente la más totalitaria creo que es decir demasiado. Seguramente lo será en un periodo de tiempo muy concreto de la historia reciente de la humanidad. La única y verdadera ideología que desde siempre, por siempre y para siempre, ha matado, mata y matará más personas es la ideología del dinero en todas sus mutaciones. Tan fuerte es el poder del dinero que es capaz de revestir su tiranía de decencia. Tanto es así que el comunismo fue una respuesta, mala respuesta, a un mundo muy pero que muy desigual.

La prueba la tenemos en China. Antes era la tiranía del comunismo la que mataba a sus ciudadanos ahora es la del capitalismo la que provoca tantas muertes.

Infinidad de muertos en accidentes laborales por la explotación a la que están siendo sometidos. Aumento espectacular de las enfermedades laborales por las condiciones de insalubridad en las que están envueltos. Acoso laboral convertido en suicidios, etc., etc., etc.

Creo que fue el mismísimo Karl Marx el que dijo que todas las guerras de todos los tiempos de todas las civilizaciones tienen un trasfondo económico.

Es curioso como los muertos en los países comunistas se les asigna a un dirigente (bien asignados por cierto) pero a los de los países capitalistas al asesino se le llama “el precio del progreso”.

Anónimo dijo...

Brillante comentario de J. Carlos Medina. Una verdad tras otra.

cañadu dijo...

Decir que el capitalismo mata resulta excesivo.
Que los trabajadores han sufrido o sufren las consecuencias de un capitalismo despiadado puede deberse a un mal ejercicio de la profesión de empresario.
Son muchos los que se esfuerzan para que sus trabajadores estén amparados por las mas elementales normas de seguridad así como por una remuneración justa.
¿No será que los sindicalistas andan más preocupados de su sustento y cómoda vida que de preocuparse por las condiciones laborales de quienes en teoría representan? ¿No han sido ellos cómplices de esta situación actual y de volver la cara ante el totalitarismo comunista?
¿No es totalitarismo manifestarse contra el Tribunal Supremo porque juzga a uno de los suyos? ¿Qué entienden Cayo Lara y Llamazares por independencia del Poder Judicial?
Los comunistas entienden por "hacer justicia" que se les dé la razón. Todo lo contrario es fascismo.
Por último: el Papa León XIII ya daba advertía a través de sus encíclicas de los peligros del capitalismo y es con él cuando se empieza a acuñar la Doctrina Social de la Iglesia


saludos,

Emilio.