Visitas

miércoles, 18 de enero de 2012

Diputación de Granada

La Diputación de Granada ha dado un giro rotundo a su línea cultural haciendo apuestas arriesgadas y desde luego contundentes en cuanto a exposiciones se refiere. Al menos esta es su carta de presentación al poco de establecerse el nuevo gobierno provincial, con la muestra de arte “Et in terra pax”, que más allá de conceptos y pesares ideológicos o religiosos, es toda una demostración de maestría expositiva a cargo de su comisario, el eminente profesor titular de nuestra Universidad, el Doctor en Historia del Arte Lázaro Gila Medina, con toda probabilidad el más sensible de los especialistas en arte que campan por estos lares y el que ha terminado por convertirse en el primus inter pares a la hora de hablar del gran escultor granadino Pedro de Mena.

La Diputación cuenta además con un conocido del mundo cultural y artístico de esta ciudad, Joaquín Abrás. El maridaje es perfecto: Lázaro dictando y Joaquín poniendo la largueza de sus conocimientos para abrir las puertas del Palacio de los Condes de Gabia, una muestra refinada y áulica de la arquitectura granadina más aristocrática. Ya valdría la pena por sí sola ver una exposición que acontece en un espacio escénico como este, además en el corazón del Realejo. Pero cuando hablamos de Pedro de Raxis, Mena, Risueño, Gaviria, Rojas, Alonso Cano, Cieza, Moya, Bocanegra... Hablamos de reunir en un mismo discurso iconográfico lo mejor de dos siglos y medio del arte granadino, reputado como pocos durante todo el periodo moderno.

La exposición estará ofertada hasta el 29 de enero. Vencer cualquier condicionamiento sería más que interesante. Por encima de creencias y credos, acercarse a piezas artísticas de difícil emulación, es ya de por sí la mejor manera de demostrar la apertura intelectual a la cultura. Y lo que queda de manifiesto es que hemos tenido que esperar muchos años, muchos, para que la Diputación de Granada se ponga las pilas y traiga al calendario de sus actividades, eventos de primer orden como este de “Et in terra paz” que a nadie con la dosis más menguada de sensibilidad, puede dejar indiferente.

Ojalá este sea el comienzo de un nuevo periodo para los de Diputación y sigan por el camino emprendido en diciembre, el de apostar por la cultura y el arte con mayúsculas. Y si lo hacen con personalidades tan indiscutibles como Lázaro Gila o Joaquín Abrás, estaremos convencidos del éxito de la empresa. 

No hay comentarios: