Visitas

jueves, 5 de enero de 2012

De un 5 de enero

El 5 de enero le ha dado a España grandes figuras. Una de ellas siempre presente en esta Alacena, vio hace 74 años la luz en la Roma de su exilio, el Rey don Juan Carlos I. A lo largo de sus 36 años de reinado hemos redescubierto la figura de la Corona y comprendido sus funciones y el papel que juega en la sociedad. Nadie puede dudar que gracias a la contundente y firme defensa de la democracia que hizo don Juan Carlos aquel 23 de febrero de 1981, hoy sus detractores pueden libremente despotricar sin instrumentos lógicos en contra de la Monarquía. Y estoy convencido que al expirar su Jefatura de Estado y su Reinado, espero que dentro de muchos años, aquellos que siempre tienen algo que decir y lo hacen con inteligencia, valorarán a nuestro Rey como uno de los más acertados y justos de cuantos ha tenido España. 



El republicano convencido sostendrá que prefiere otra forma de Gobierno, electa, dictada por el pueblo. La preparación, sacrificio y condición secular de nuestra corona supera a la clase política de lejos y a pesar de que algunos intenten relacionar a Urdangarín con la mayestática figura de nuestro Jefe de Estado y Soberano, el Rey de todos los españoles, con miles de argumentos que en varias ocasiones hemos expuesto en esta Alacena, sigue siendo figura imprescindible y demasiado barata a pesar de su sueldo, que directamente, es de 290.000 euros anuales, aunque mayor el coste de la Casa Real. ¡Pero es que le recuerdo a la izquierda que los presidentes del Gobierno cuestan mucho también y que el anterior, Zapatero, llegó a tener 600 asesores con prestaciones económicas en los astros. 


Y otro 5 de enero, pero de hace 268 años, nacía Gaspar Melchor de Jovellanos. Iba a hacer un resumen de su figura. Iba a glosar sus excelencias, o quizás comentar sus logros socio políticos. Pero de repente me he dicho que a Jovellanos no hay que estudiarlo, o acercarse a él a regañadientes, casi obligado por la amistad con el que escribe estos párrafos. El que no conozca a don Gaspar Melchor de Jovellanos, sólo he de decirle que ojalá hubiera una docena de españoles como él hoy día, y que es triste que las calles de nuestras ciudades se dediquen y consagren a ineptos mentales o a asesinos (como una en Motril, la de Narciso González Cervera), y no luzca cada rincón de este país una placa en su honor, un pedestal con su nombre y una arteria céntrica a su memoria. 


Bueno el 5 de enero.

2 comentarios:

J. Carlos Medina dijo...

Muy bueno el 5 de enero. Dios salve al Rey. Larga vida al Rey.

guardabrisas dijo...

Pues nos quedamos con las ganas de una de tus magistrales clases de historia sobre este personaje. Por cierto, irónico que nazca el 5 de Enero un personaje que se llama Gaspar Melchor, aunque imagino que no fue una casualidad, a sus padres no le debieron de gustar los reyes de color, jajajaja.

Viva España y viva el Rey!!!!